Bill Cosby com­pa­re­ce por pri­me­ra vez an­te el juez por agre­sión se­xual

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

res pa­ra su li­ber­tad con­di­cio­nal y la re­ti­ra­da del pa­sa­por­te.

La vis­ta de ayer es un pa­so pre­vio al co­mien­zo real del jui­cio. En ella, los abo­ga­dos del ac­tor in­ten­ta­ron que el juez desis­tie­ra de la idea de se­guir ade­lan­te. Y pa­ra ello uti­li­za­ron la de­cla­ra­ción de Bru­ce Cas­tor, que era el fis­cal cuan­do pre­sun­ta­men­te se co­me­tió el de­li­to. Lo que hi­zo Cas­tor ayer a pe­ti­ción de los de­fen­so­res de Cosby fue ex­pli­car por qué en­ton­ces no se juz­gó al có­mi­co.

En el 2005 An­drea Cons­tand de­nun­ció a Cosby. Bru­ce Cas­tor abrió, como fis­cal, una in­ves­ti­ga­ción que se ce­rró sin jui­cio pe­ro con un acuer­do eco­nó­mi­co en­tre Cosby y la jo­ven. Se des­co­no­ce la cuan­tía pe­ro sí que una de las con­di­cio­nes era que Cons­tand no po­día ha­blar de sus tér­mi­nos ni vol­ver a de­nun­ciar a Cosby.

Lo que ex­pli­có ayer Cas­tor du­ran­te la vis­ta pre­via es que en el 2005 du­dó «de la cre­di­bi­li­dad de Cons­tand». In­sis­tió en que la jo- ven no ex­pli­có con­ve­nien­te­men­te por qué ha­bía tar­da­do un año en de­nun­ciar la pre­sun­ta agre­sión se­xual y por qué acu­dió a un abo­ga­do an­tes.

Dro­ga­ba a sus víc­ti­mas

Pe­ro des­de en­ton­ces más de cin­cuen­ta mu­je­res han he­cho afir­ma­cio­nes pú­bli­cas de que tam­bién su­frie­ron agre­sio­nes se­xua­les por par­te del có­mi­co. Prác­ti­ca­men­te to­das coin­ci­den con la des­crip­ción que ha­ce Cons­tand de lo ocu­rri­do. El ac­tor pri­me­ro las dro­ga­ba y des­pués abu­sa­ba de ellas. La ma­yo­ría de esas agre­sio­nes ha­brían pres­cri­to y por eso las mu­je­res ya no pue­den de­nun­ciar­lo. Pe­ro el fis­cal del con­da­do dón­de, se­gún Cons­tand, Cosby la ata­có en el 2004, re­vi­só el año pa­sa­do el ca­so y, se­gún ex­pli­có en di­ciem­bre, en­con­tró evi­den­cias que le per­mi­ten acu­sar al ac­tor. Ese tri­bu­nal aho­ra de­be de­ci­dir si el pro­ce­so con­ti­núa o no.

Si el juez de­ci­de se­guir ade­lan­te las evi­den­cias con­tra Cosby pue­den ser de­mo­le­do­ras. No so­lo por­que to­das las víc­ti­mas pue­den tes­ti­fi­car sino por­que el pa­sa­do mes de ju­lio se hi­zo pú­bli­ca una de­cla­ra­ción del ac­tor que reali­zó an­te la fis­ca­lía en el 2005 en la que re­co­no­cía que ha­bía es­ta­do en po­se­sión de fár­ma­cos ca­pa­ces de anu­lar la vo­lun­tad con la in­ten­ción de uti­li­zar­los pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con, al me­nos, una mu­jer.

KE­NA BE­TAN­CUR

Bill Cosby, a la iz­quier­da, lle­ga al tri­bu­nal de Pen­sil­va­nia cus­to­dia­do por la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.