Có­mo es el ca­mino pa­ra re­cha­zar un le­ga­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía -

La re­nun­cia a una he­ren­cia so­lo se pue­de lle­var a ca­bo una vez que ha fa­lle­ci­do el tes­ta­dor. Y tie­ne que for­ma­li­zar­se le­gal­men­te me­dian­te una es­cri­tu­ra pú­bli­ca an­te no­ta­rio. Por tan­to, no ha lu­gar a ha­cer­se en vi­da del cau­san­te ni sin que me­die un fe­da­ta­rio pú­bli­co.

ASE­SO­RA­MIEN­TO Im­pac­to fis­cal.

A la ho­ra de va­lo­rar un po­si­ble re­cha­zo de los bie­nes la per­so­na de­be sa­ber o te­ner en cuen­ta que las consecuencias fis­ca­les va­rían en fun­ción de si la re­nun­cia se ha­ce en fa­vor de otra per­so­na o no, y si se ha­ce an­tes o des­pués de que pres­cri­ba el pla­zo pa­ra pa­gar el im­pues­to de su­ce­sio­nes (seis me­ses des­de el fa­lle­ci­mien­to); de ahí que el ase­so­ra­mien­to en un no­ta­rio sea cla­ve.

SU­PUES­TOS Re­nun­cia to­tal o par­cial.

Los ex­per­tos ex­pli­can que pue­de ser que ha­ya so­lo uno o va­rios herederos, o que la re­nun­cia sea lle­va­da a ca­bo por uno o por todos ellos. Si uno de los herederos re­nun­cia a su par­te del le­ga­do, sal­vo que el fa­lle­ci­do hu­bie­ra es­ta­ble­ci­do una cláu­su­la de sus­ti­tu­ción en el tes­ta­men­to, la he­ren- cia se re­par­ti­ría en­tre los que la han acep­ta­do.

LÍ­NEAS SU­CE­SO­RIAS Problema com­ple­jo.

Los pro­ble­mas sur­gen cuan­do los herederos si­tua­dos en la pri­me­ra lí­nea re­nun­cian. En ese ca­so, pues­to que la he­ren­cia no des­apa­re­ce, con­cu­rri­rían las su­ce­si­vas lí­neas es­ta­ble­ci­das por la ley: hi­jos de los herederos, nie­tos o ul­te­rio­res des­cen­den­tes, as­cen­dien­tes, si los hu­bie­ra, her­ma­nos, so­bri­nos o pri­mos del fa­lle­ci­do. Si todos es­tos re­nun­cia­ran, es­ta co­rres­pon­de­ría al Es­ta­do, se­gún el ré­gi­men del Có­di­go Ci­vil, o a la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma (11 tie­ne la Xun­ta de­po­si­ta­das), se­gún los re­gí­me­nes ci­vi­les es­pe­cia­les.

UNA AL­TER­NA­TI­VA La «he­ren­cia a be­ne­fi­cio in­ven­ta­rio».

La ley re­co­ge es­ta fi­gu­ra por la cual un be­ne­fi­cia­rio so­lo res­pon­de de las deu­das de la he­ren­cia has­ta don­de al­can­zan los bie­nes in­clui­dos en ella. Es­to per­mi­te al he­re­de­ro pro­te­ger sus bie­nes par­ti­cu­la­res, de for­ma que no que­dan afec­ta­dos por las deu­das del fa­lle­ci­do. Sin em­bar­go, es una vía com­ple­ja, que con­lle­va cos­tes no­ta­ria­les, y que a ve­ces no com­pen­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.