La re­nun­cia a he­ren­cias bate un ré­cord en Ga­li­cia pe­se a la me­jo­ra eco­nó­mi­ca

El 2015 se ce­rró con ca­si 2.300 ca­sos, en su ma­yo­ría por las deu­das que de­jó el fa­lle­ci­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía - MA­RIO BERAMENDI

Una he­ren­cia pue­de su­po­ner un im­por­tan­te desaho­go eco­nó­mi­co pa­ra la per­so­na be­ne­fi­cia­ria, pe­ro tam­bién un re­ga­lo en­ve­ne­na­do. Ga­li­cia ce­rró el pa­sa­do año 2015 con ca­si 2.300 re­nun­cias (2.294 en con­cre­to), la ci­fra más al­ta de la se­rie his­tó­ri­ca, se­gún los úl­ti­mos da­tos que ha ac­tua­li­za­do el Con­se­jo Ge­ne­ral del No­ta­ria­do. Es­to su­po­ne que du­ran­te un año de me­jo­ra eco­nó­mi­ca, el nú­me­ro de ca­sos ha cre­ci­do un 12 % res­pec­to al 2014. Y que, a día de hoy, el nú­me­ro de ne­ga­ti­vas es cua­tro ve­ces su­pe­rior al que se con­ta­bi­li­za­ba al ini­cio de la cri­sis.

El des­em­pleo, la de­va­lua­ción sa­la­rial, el em­po­bre­ci­mien­to de los ho­ga­res y, so­bre to­do, el en­deu­da­mien­to, son fac­to­res que ayu­dan a ex­pli­car el he­cho de que si­ga cre­cien­do el nú­me­ro de per­so­nas que re­cha­za re­ci­bir un le­ga­do. En con­tra de la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da, es­to tie­ne más que ver con la si­tua­ción pa­tri­mo­nial del fa­lle­ci­do, es de­cir, del cau­san­te de la he­ren­cia, que con las di­fi­cul­ta­des que pue­de te­ner un he­re­de­ro pa­ra ha­cer fren­te a los im­pues­tos, el se­gun­do mo­ti­vo en or­den de im­por­tan­cia. Quien es be­ne­fi­cia­rio de una he­ren­cia se ha­ce con los ac­ti­vos del fa­lle­ci­do, pe­ro tam­bién con el pa­si­vo.

«Hay que par­tir del prin­ci­pio de que uno res­pon­de con su pa­tri­mo­nio de las deu­das del cau­san­te, del fa­lle­ci­do; es­te es un im­por­tan­te fac­tor de re­cha­zo», pre­ci­sa Víc­tor Vidal, vi­ce­de­cano del Con­se­jo No­ta­rial de Ga­li­cia.

«A es­to ha­bría que aña­dir que en oca­sio­nes no es­tá cla­ra la can­ti­dad de la deu­da, y no es­tá bien cuan­ti­fi­ca­da, al exis­tir acree­do­res des­co­no­ci­dos», pre­ci­sa.

La cri­sis tam­bién ha pro­pi­cia­do un au­men­to del nú­me­ro de ciu­da­da­nos que es­tán más en­deu­da­dos en el mo­men­to de su fa­lle­ci­mien­to, bien por­que han con­traí­do una deu­da per­so­nal o por­que han ava­la­do a sus em­pre­sas o fa­mi­lia­res.

Pin­cha­zo de la bur­bu­ja

Tam­bién es un su­pues­to fre­cuen­te que uno he­re­de una vi­vien­da so­bre la que pe­sa to­da­vía una car­ga hi­po­te­ca­ria. Y pue­de dar­se el ca­so de que el hi­po­té­ti­co va­lor de la venta, da­da la des­va­lo­ri­za­ción de los in­mue­bles des­de el pin­cha­zo de la bur­bu­ja, no lle­gue pa­ra sa­tis­fa­cer esa deu­da y pa­gar el im­pues­to de su­ce­sio­nes. La fal­ta de li­qui­dez pa­ra ha­cer fren­te a las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias es el se­gun­do fac­tor en im­por­tan­cia que lle­va a los be­ne­fi­cia­rios de una he­ren­cia a re­cha­zar los bie­nes. «En oca­sio­nes no es ya que se ven­da por un va­lor in­fe­rior, sino que cues­ta mu­cho ce­rrar las ope­ra­cio­nes», acla­ra Vidal, no­ta­rio del concello pontevedrés de Ni­grán.

El di­fe­ren­te tra­ta­mien­to que dan las co­mu­ni­da­des al im­pues­to que gra­va las he­ren­cias se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de dis­pa­ri­dad te­rri­to­rial. De he­cho, el nú­me­ro de re­nun­cias su­be más en aque­llos te­rri­to­rios que tie­nen una fis­ca­li­dad más al­ta, como es el ca­so de As­tu­rias, Mur­cia o An­da­lu­cía. Por ejem­plo, si un hi­jo re­ci­bie­ra aho­ra de su pa­dre un le­ga­do va­lo­ra­do en 800.000 eu­ros (con 200.000 de vi­vien­da ha­bi­tual), en Ga­li­cia, des­de es­te mes de enero, so­lo ten­dría que abo­nar en con­cep­to del im­pues­to de su­ce­sio­nes al­go más de 15.000 eu­ros. En As­tu­rias, Mur­cia y An­da­lu­cía, las co­mu­ni­da­des con la fis­ca­li­dad más al­ta, la can­ti­dad su­pe­raría los 160.000 eu­ros. Es de­cir, una ci­fra más de diez ve­ces su­pe­rior.

En el con­jun­to de Es­pa­ña, du­ran­te el pa­sa­do 2015, se con­ta­bi­li­za­ron 37.390 re­nun­cias a he­ren­cias, un 9 % más res­pec­to al 2014, y el tri­ple que en el 2007, an­tes de que se ini­cia­ra la más gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca en de­mo­cra­cia. Las ven­tas de co­ches de com­bus­tión dié­sel o ga­so­li­na arran­ca­ron el año a la ba­ja en Ga­li­cia (ca­ye­ron un 2 % en enero), pe­ro no en el seg­men­to de los vehícu­los hí­bri­dos (mi­tad com­bus­tión, mi­tad eléc­tri­cos) en don­de la de­man­da ha ex­pe­ri­men­ta­do un re­pun­te his­tó­ri­co. Se­gún los da­tos de An­fac, la patronal es­pa­ño­la de los fa­bri­can­tes de co­ches, en enero se ma­tri­cu­la­ron 103 tu­ris­mos o to­do­te­rre­nos hí­bri­dos, un 71 % más que en el mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do. Enero ha re­sul­ta­do un mes es­pe­cial­men­te bueno pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción de es­te ti­po de vehícu­los, ya que los con­ce­sio­na­rios ga­lle­gos des­pa­cha­ron 103 uni­da­des, fren­te a las 60 del mis­mo mes del 2015. Las ven­tas de vehícu­los cien por cien eléc­tri­cos se re­du­je­ron a tres uni­da­des en es­te pri­mer mes del año.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.