La Au­dien­cia de Se­vi­lla am­plía los car­gos con­tra el bé­ti­co Ru­bén Cas­tro y le atri­bu­ye nue­vas agre­sio­nes a su ex­no­via

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Se­vi­lla atri­bu­yó al de­lan­te­ro del Be­tis Ru­bén Cas­tro nue­vas agre­sio­nes a su ex­pa­re­ja. En­tre es­tas se en­con­tra­rían pro­pi­nar­le una pa­ta­da en el es­tó­ma­go o cau­sar­le un he­ma­to­ma en el ojo iz­quier­do, que po­drían cons­ti­tuir un nue­vo de­li­to de mal­tra­to ha­bi­tual, ya que, se­gún el au­to, «el uso de la vio­len­cia como mé­to­do de im­po­si­ción y de so­me­ti­mien­to de la vo­lun­tad ha si­do reite­ra­do y no ais­la­do». Así, la jue­za de Vio­len­cia so­bre la Mu­jer nú­me­ro 3 acor­dó pro­ce­sar al fut­bo­lis­ta por cua­tro de­li­tos de mal­tra­to y un quin­to de­li­to de ame­na­zas le­ves ha­cia su ex­no­via. La Fis- ca­lía de Se­vi­lla pi­de dos años y un mes de cár­cel pa­ra él.

La acu­sa­ción par­ti­cu­lar que ejer­ce la ex­no­via del ju­ga­dor ha­bía re­cu­rri­do la de­ci­sión de la jue­za de ar­chi­var la de­nun­cia in­ter­pues­ta con­tra Ru­bén Cas­tro por los de­li­tos de agre­sión se­xual y mal­tra­to ha­bi­tual, y aho­ra la Au­dien­cia Pro­vin­cial es­ti­ma par­cial­men­te el re­cur­so, aunque úni­ca­men­te en lo re­la­ti­vo al de­li­to de mal­tra­to ha­bi­tual, ya que «no exis­ten in­di­cios ra­cio­na­les» del de­li­to de agre­sión se­xual. En es­te sen­ti­do, el tri­bu­nal con­si­de­ra pro­ba­do que du­ran­te la re­la­ción «fue­ron fre­cuen­tes las dispu­tas ver­ba­les e in­clu­so fí­si­cas en­tre am­bos, lle­gan­do el impu­tado a ejer­cer fre­cuen­tes ac­tos de vio­len­cia» con­tra la víc­ti­ma.

En­tre es­tos, ci­ta que el 15 de oc­tu­bre del 2012, cuan­do se en­con­tra­ban en el do­mi­ci­lio del fut­bo­lis­ta, es­te gol­peó a su ex­no­via cau­sán­do­le un he­ma­to­ma en el ojo iz­quier­do. Ade­más re­la­ta que en mar­zo del 2013 la ex­no­via se en­con­tró con Ru­bén Cas­tro y que cuan­do es­te le pi­dió que le en­se­ña­ra el mó­vil y, al ne­gar­se ella, le co­gió fuer­te­men­te por el cue­llo. El ter­cer he­cho es que el 1 de ma­yo de ese año, la ex­no­via se per­so­nó en el do­mi­ci­lio del fut­bo­lis­ta y, una vez den­tro, se pro­du­jo una dis­cu­sión y un for­ce­jeo en el que él le pro­pi­nó una pa­ta­da en el es­tó­ma­go.

MA­NUEL MA­RRAS

Ru­bén Cas­tro, du­ran­te su eta­pa en el De­por­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.