Se ejer­ci­ta­rá dos me­ses en Geor­gia y bus­ca­rá en ve­rano la tar­je­ta del LPGA Tour

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Mar­ta Sil­va vuel­ve a lu­cir su enor­me son­ri­sa en los cam­pos de golf. Ha­ce unos días se con­vir­tió en la pri­me­ra ga­lle­ga en con­se­guir un tí­tu­lo pro­fe­sio­nal. La ju­ga­do­ra san­tia­gue­sa, de 26 años, ga­nó una prue­ba de dos días en Re­ta­ma­res, en el re­cién crea­do Ye­ti Tour, y el triun­fo en­ce­rró un enor­me va­lor sim­bó­li­co, pues re­fuer­za su con­fian­za y en­tie­rra las di­fi­cul­ta­des que se to­pó en su sal­to al pro­fe­sio­na­lis­mo. Tras des­ta­car como una de las me­jo­res ama­teurs del mundo, le cos­tó el sal­to, aunque aho­ra dis­fru­ta de nue­vo de la mano de un mi­to, Mar­ta Fi­gue­ras-Dot­ti, ven­ce­do­ra del Bri­tish Open de Ro­yal Birk­da­le en 1982 aún como ama­teur, la pri­me­ra ha­za­ña de golf fe­me­nino es­pa­ñol.

«Ga­né un tor­neo pe­que­ñi­to, pe­ro siem­pre es­tá bien em­pe­zar así el año», ex­pli­ca Sil­va, afin­ca­da aho­ra en Ma­drid y car­ga­da de op­ti­mis­mo. «El golf pro­fe­sio­nal, si no es­tás ahí arri­ba, es du­ri­llo, es di­fí­cil, sí. Du­ran­te es­tos años con­se­guí al­gu­nas co­sas, pe­ro no ha si­do el co­mien­zo que me es­pe­ra­ba, tal como ha­bía ido mi ca­rre­ra ama­teur. Me fal­tó re­gu­la­ri­dad», ad­mi­te an­tes bro­mear: «Al me­nos no odio el golf».

Bri­tish y US Open

Sil­va de­bu­tó como pro­fe­sio­nal a fi­na­les del 2012. Y sal­pi­có el 2013 de mo­men­tos es­pe­ran­za­do­res, por­que lo­gró un sép­ti­mo pues­to en el Open de Es­pa­ña en el 2013 y se cla­si­fi­có pa­ra el Open Bri­tá­ni­co fe­me­nino de St. An­drews. Aunque no aca­ba­ba de en­con­trar la re­gu­la­ri­dad, ro­dea­da de una exi­gen­cia des­co­no­ci­da al ju­gar como pro­fe­sio­nal.

El ca­mino ter­mi­nó de com­pli­car­se en el 2014. Em­pe­zó a buen ni­vel en Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da e in­clu­yó la cla­si­fi­ca­ción pa­ra el US Open de Pi­nehurst, otro cam­po em­ble­má­ti­co. Pe­ro el año se fue recargado de de­ma­sia­dos com­pro­mi­sos. «Ha­bía em­pe­za­do fe­no­me­nal. Pe­ro po­co a po­co me vi so­la en Es­ta­dos Uni­dos, sin un en­tre­na­dor que me vie­se re­gu­lar­men­te, to­do el ra­to con la ma­le­ta de un la­do pa­ra otro, via­jan­do sin ami­gas. Lle­gué a com­pe­tir du­ran­te nue­ve se­ma­nas se­gui­das, al­go que no vol­ve­ré a ha­cer por­que ca­si no te­nía ni ga­nas. Me que­mé. Caí en un ba­che sin sa­ber ni como pe­gar­le a la bo­la. Nun­ca ha­bía te­ni­do nin­gún ba­jón y lle­gó en el mo­men­to más exi­gen­te», re­cuer­da aho­ra re­car­ga­da de su ener­gía po­si­ti­va.

«Sin es­tar con­ten­ta es im­po­si­ble ju­gar al golf. Me cos­tó vol­ver a com­pe­tir como an­tes. Por eso de­ci­dí vol­ver a Es­pa­ña al ini­cio del 2015 pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za y ju­gar aquí». Cambió Je­rez, don­de te­nía an­tes su re­si­den­cia ha­bi­tual, por Ma­drid, don­de coin­ci­de con más ju­ga­do­ras.

Ha­ce año y me­dio con­fió su pre­pa­ra­ción a Mar­ta Fi­gue­ras-Dot­ti, que ha­bía si­do su en- tre­na­do­ra en va­rios equi­pos na­cio­na­les y tie­ne una mo­chi­la lle­na de ex­pe­rien­cias de la que to­mar en­se­ñan­zas. «Pa­ra mí es per­fec­ta por­que es muy sim­ple, no se com­pli­ca mu­cho y nos trans­mi­te mu­cha con­fian­za por to­do lo que ha vi­vi­do y va com­par­tien­do con­ti­go», ex­pli­ca Sil­va, do­ta­da de golf pa­ra lu­cir en el cam­po pro­fe­sio­nal.

«El jue­go si­gue ahí y aho­ra es­toy me­tien­do más ho­ras de en­tre­na­mien­to que nun­ca, por­que cuan­do era ama­teur te­nía que es­tu­diar. Los re­sul­ta­dos sal­drán», co­men­ta la pro­fe­sio­nal san­tia­gue­sa, mo­ti­va­da tam­bién tras ini­ciar un más­ter on­li­ne en co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va que le per­mi­te li­be­rar la ca­be­za de tan­ta de­di­ca­ción al golf. Mar­ta Sil­va vuel­ve a cru­zar el Atlán­ti­co es­ta semana con el ob­je­ti­vo de entrenar dos me­ses en At­hens (Geor­gia). Vi­si­ta­rá la uni­ver­si­dad don­de hi­zo his­to­ria con tí­tu­los y ré­cords, y en la que es­tu­dia aho­ra su her­ma­na pe­que­ña, Isa­bel, que tam­bién in­te­gra el equi­po de golf.

Lue­go Mar­ta re­gre­sa­rá a Ma­drid en abril pa­ra com­pe­tir lo que pue­da como in­vi­ta­da en al­gún tor­neo del cir­cui­to eu­ro­peo prin­ci­pal y los del ca­len­da­rio al­ter­na­ti­vo, el LET Ac­cess Se­ries (Le­tas). En su pro­gra­ma po­dría in­cluir la prue­ba del Le­tas de Au­gas San­tas, en Fe­rrei­ra de Pan­tón.

En reali­dad, los tor­neos de pri­ma­ve­ra en Eu­ro­pa se­rán una es­pe­cie de pre­pa­ra­ción pa­ra su gran ob­je­ti­vo, ac­ce­der al cir­cui­to ame­ri­cano prin­ci­pal (LPGA) a tra­vés de la es­cue­la de cla­si­fi­ca­ción. Un ob­je­ti­vo en tres eta­pas: a fi­na­les de agos­to en el Mis­sion Hills Country Club de Ran­cho Mi­ra­ge, en Ca­li­for­nia; en oc­tu­bre en el Plan­ta­tion de Ve­ni­ce (Flo­ri­da) y en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre en el LPGA In­ter­na­tio­nal, en Day­to­na Beach (Flo­ri­da).

«Mi ob­je­ti­vo siem­pre fue ju­gar en Amé­ri­ca, pe­ro mien­tras tan­to fui bus­can­do don­de po­der ha­cer­lo, fui pro­ban­do, ad­qui­rien­do ex­pe­rien­cias, em­pe­zan­do des­de aba­jo. Al lle­gar arri­ba se apre­cia­rá to­do mu­cho más», co­men­ta con­ven­ci­da de sus po­si­bi­li­da­des fu­tu­ras en el me­jor cir­cui­to del mundo.

En Es­ta­dos Uni­dos le apo­yó en otras eta­pas su ami­go, ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y en­tre­na­dor Ra­món Bes­can­sa, tam­bién sa­li­do del Ae­ro­club de San­tia­go: «Con él me fue muy bien. Yo es­ta­ba pre­pa­rán­do­me pa­ra com­pe­tir y no era cues­tión de ha­cer gran­des cam­bios. Al ha­ber si­do ju­ga­dor, me po­nía prue­bas di­fe­ren­tes en ca­da sa­li­da al cam­po, pa­ra me­ter­me en si­tua­ción. En­tre­ná­ba­mos de una for­ma bas­tan­te di­ver­ti­da, na­da mo­nó­to­na».

MÓ­NI­CA IRAGO

Mar­ta Sil­va vi­ve aho­ra en Ma­drid, don­de coin­ci­de con más ju­ga­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.