Lu­ca Mo­dric

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Gas­par Ro­sety

Hay fut­bo­lis­tas que no al­can­za­rán el Sa­lón de la Fa­ma ni se­rán re­pro­du­ci­dos en el Mu­seo de Ce­ra y, sin em­bar­go, bri­llan con luz pro­pia, ejer­cen sus fun­cio­nes a las mil ma­ra­vi­llas y ofre­cen a sus clu­bes ren­di­mien­tos es­plén­di­dos. Lu­ca Mo­dric re­pre­sen­ta al ju­ga­dor que no bus­ca su lu­ci­mien­to per­so­nal sino la fuer­za pa­ra po­ner en mar­cha a su equi­po. Y el Real Ma­drid, en­tre tan­tos fi­cha­jes cen­te­na­rios en mi­llo­nes de eu­ros, ha en­con­tra­do un motor fan­tás­ti­co pa­ra el me­dio del cam­po con la apor­ta­ción de Lu­ca.

Sin áni­mo de cen­su­rar al pa­sa­do en­tre­na­dor, que no me gus­ta­ba por su em­pe­ño en en­cor­se­tar y dis­ci­pli­nar li­ber­ta­des y por aho­gar la crea­ti­vi­dad de cier­tos fut­bo­lis­tas, Mo­dric ha ga­na­do con Zi­da­ne un es­pa­cio de tra­ba­jo ex­ce­len­te pa­ra re­ci­bir el ba­lón, to­car, dri­blar, pa­sar en lar­go, ce­der, ser­vir jue­go pro­fun­do y me­ter­le una mar­cha más al es­pí­ri­tu glo­bal del equi­po, que se en­fo­ca en la ale­gría del gol. Per­te­ne­ce a ese gé­ne­ro de pro­fe­sio­na­les que no me­te rui­do por­que, como bien di­ce el ilus­tre ju­ris­ta Ma­nuel Me­di­na, so­cio fun­da­dor de Me­di­na Cua­dros Abo­ga­dos, el bien no ha­ce rui­do y el rui­do no ha­ce bien, fra­se que sus­cri­be en pú­bli­co Isi­dro Fai­né, pre­si­den­te de La Cai­xa. Lu­ca en­car­na la fi­gu­ra del me­dio­cam­pis­ta téc­ni­co, con buen fon­do fí­si­co y una idea in­te­lec­tual del fút­bol ofen­si­vo, un pen­sa­mien­to que siem­pre ca­mi­na ha­cia ade­lan­te en bus­ca del área con­tra­ria, del com­pa­ñe­ro des­mar­ca­do, del ami­go que mues­tra la vía ha­cia el gol.

To­do es­to po­dría lle­var­nos a pen­sar que estamos an­te un fut­bo­lis­ta es­ca­sa­men­te de­fen­si­vo pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. Su sen­ti­do tác­ti­co en­cie­rra una dis­ci­pli­na que so­bre­lle­va con bue­nas ma­ne­ras en me­dio de su fút­bol ele­gan­te. An­te las des­apa­ri­cio­nes de Kroos, Is­co o Ja­mes, an­te las es­ca­sa ayu­das de los pun­tas, Mo­dric ha sa­bi­do in­ter­pre­tar un pa­pel lleno de sa­cri­fi­cio y, al tiem­po, de apre­cia­ble ca­pa­ci­dad crea­ti­va.

Se­gu­ra­men­te, Zi­da­ne vea en él la per­so­na ade­cua­da pa­ra po­ner­se los ga­lo­nes y di­ri­gir el jue­go de un equi­po que se ha des­en­chu­fa­do de los par­ti­dos en al­gu­nas oca­sio­nes y al que le to­ca si­tuar­se, des­de aho­ra, an­te los gran­des de Eu­ro­pa. An­te ellos, no ca­ben dis­trac­cio­nes to­da vez que la li­ga es­tá a dis­tan­cia no­ta­ble y la Cham­pions se ha con­ver­ti­do en el sal­va­vi­das de un club que ha vi­vi­do de­ma­sia­dos vai­ve­nes en muy po­co tiem­po. Mo­dric po­dría ser, sin vi­to­la de ga­lác­ti­co, una pie­za cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.