El con­ve­nio en­tre ins­ti­tu­cio­nes que lo hi­zo po­si­ble no lle­gó a re­no­var­se

La Voz de Galicia (Ourense) - - Chequeo Protagonista -

El ob­je­ti­vo de la me­dia­ción pe­nal en se­gu­ri­dad vial no es pe­dir per­dón ni per­do­nar. En Ou­ren­se fun­cio­nó una ex­pe­rien­cia pi­lo­to —que fue pio­ne­ra en el Es­ta­do a la ho­ra de apli­car la me­dia­ción a ca­sos pe­na­les ori­gi­na­dos en ac­ci­den­tes de trá­fi­co con re­sul­ta­do de ho­mi­ci­dio o le­sio­nes im­pru­den­tes— pa­ra pro­pi­ciar un diá­lo­go re­pa­ra­dor en­tre víc­ti­mas y au­to­res. En el pe­río­do en el que es­tu­vo vi­gen­te —en­tre fi­na­les del 2013 y el pri­mer tri­mes­tre del 2014— el ser­vi­cio de me­dia­ción ou­ren­sano tra­tó cua­tro ca­sos de sen­dos pro­ce­di­mien­tos de­ri­va­dos por los juz­ga­dos.

Los me­dia­do­res, tras la co­mu­ni­ca­ción re­ci­bi­da por el juz­ga­do co­rres­pon­dien­te, se po­nían en con­tac­to con el au­tor del de­li­to y con los per­ju­di­ca­dos. La pri­me­ra en­tre­vis­ta se rea­li­za­ba so­lo con el cau­san­te y so­lo en uno de los cua­tro ca­sos tra­ta­dos, el ho­mi­ci­da de­cli­nó par­ti­ci­par en la me­dia­ción. En cuan­to a las víc­ti­mas, so­lo una fa­mi­lia (cón­yu­ge e hi­ja de la víc­ti­ma) lle­ga­ron a rea­li­zar la se­sión con­jun­ta, aunque no lle­ga­ron a un acuer­do. Sí acep­ta­ron par­ti­ci­par en el en­cuen­tro dia­lo­ga­do por­que que­rían sa­ber por qué el au­tor no se ha­bía acer­ca­do a los víc­ti­mas pa­ra in­tere­sar­se por los le­sio­na­dos o dar el pé­sa­me.

En otro de los ca­sos en que fue­ron in­vi­ta­dos los pa­dres de un fa­lle­ci­do en un ac­ci­den­te de trá­fi­co, es­tos co­mu­ni­ca­ron a los me­dia­do­res a tra­vés de su abo­ga­do que no acu­di­rían por­que iban a re­ti­rar la acu­sa­ción y así lo hi­cie­ron. En otro de los pro­ce­di­mien­tos, los per­ju­di­ca­dos de­cli­na­ron acu­dir a la se­sión con­jun­ta. Des­de el ac­ci­den­te, las víc­ti­mas acu­sa­do­ras no ha­bían ad­mi­ti­do nin­gún acer­ca­mien­to por par­te del cau­san­te y así con­ti­nuó cuan­do tres años des­pués se in­ten­tó me­diar.

El pro­ce­so te­nía que ser vo­lun­ta­rio pa­ra am­bas par­tes, acu­sa­do­ra y acu­sa­da. La me­dia­ción, se­gún se ex­po­nía en el in­for­me con­clu­yen­te, «es po­der re­unir en el mis­mo es­pa­cio a dos per­so­nas uni­das por el do­lor, una por ha­ber­lo su­fri­do y otra por ha­ber­lo ge­ne­ra­do, con el fin de ha­blar de ello». No todos lo ne­ce­si­tan pe­ro la me­dia­ción, sin ser la úni­ca so­lu­ción, se en­fo­ca des­de esa pers­pec­ti­va res­tau­ra­ti­va. El ser­vi­cio de me­dia­ción pe­nal pa­ra de­li­tos con­tra la se­gu­ri­dad vial se im­plan­tó en Ou­ren­se de for­ma ex­pe­ri­men­tal gra­cias a un con­ve­nio en­tre el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), la Xun­ta, el co­le­gio de abo­ga­dos de Ou­ren­se y la Fis­ca­lía de Ga­li­cia. Es­tu­vo vi­gen­te ape­nas unos me­ses con una apor­ta­ción de tres mil eu­ros por par­te de la Xun­ta y la co­la­bo­ra­ción con ma­te­rial y pro­fe­sio­na­les del co­le­gio de abo­ga­dos. Tras es­ta ex­pe­rien­cia, ni el CGPJ ni la Xun­ta in­ten­ta­ron re­no­var­lo. Se con­si­de­ró que Ou­ren­se era una pro­vin­cia pe­que­ña y con po­cos ca­sos pa­ra ex­tra­po­lar la ex­pe­rien­cia es­ta­dís­ti­ca­men­te, se­gún ex­pli­có el coor­di­na­dor del ser­vi­cio, el abo­ga­do Cán­di­do So­ria. Los juz­ga­dos pe­na­les re­mi­tían las cau­sas en las que las víc­ti­mas eran la acu­sa­ción par­ti­cu­lar re­pre­sen­ta­das por abo­ga­do. Los me­dia­do­res in­vi­ta­ban a am­bas par­tes a ir pri­me­ro a una se­sión in­for­ma­ti­va y, si acep­ta­ban, a una con­jun­ta.

PI­LI PROL

La me­dia­ción bus­ca ser una al­ter­na­ti­va re­pa­ra­do­ra pa­ra víc­ti­mas de ho­mi­ci­dios en la ca­rre­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.