La UTE de crí­ti­cos del PSOE po­ne los ojos en Mar­cos Blan­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Uno de los im­pul­so­res del mo­tín con­tra la cú­pu­la pro­vin­cial del PSOE es­ce­ni­fi­ca­da en la reunión que la eje­cu­ti­va ou­ren­sa­na ce­le­bró es­te lu­nes com­pa­ra­ba ayer al sec­tor de los crí­ti­cos con una UTE (Unión Tem­po­ral de Em­pre­sas). Aunque sus mo­ti­va­cio­nes pa­ra en­fren­tar­se a la di­rec­ción son muy di­ver­sas, ade­más de com­par­tir su re­cha­zo a los ac­tua­les lí­de­res pro­vin­cia­les, tam­bién ge­ne­ra con­sen­so en ese gru­po la fi­gu­ra de Mar­cos Blan­co pa­ra un even­tual re­le­vo.

A me­nos que el se­cre­ta­rio xe­ral del PS­deG, Gó­mez Besteiro, to­me una de­ci­sión más drás­ti­ca, pa­ra que el exal­cal­de de Ri­ba­da­via se pon­ga al fren­te del PSOE ou­ren­sano ha­bría que es­pe­rar a que se ce­le­bre un con­gre­so (que pue­de de­mo­rar­se de­bi­do al in­ten­so ca­len­da­rio elec­to­ral del fu­tu­ro pró­xi­mo). En to­do ca­so, Blan­co es­ta­ría a dis­po­si­ción del par­ti­do «pa­ra o que fa­ga fal­ta», se­gún el mis­mo de­cía ayer en de­cla­ra­cio­nes a La Voz. Des­de que de­jó la al­cal­día de Ri­ba­da­via es­tá en el pa­ro, aunque di­ce te­ner en men­te un pro­yec­to em­pre­sa­rial, y es uno de los po­cos ou­ren­sa­nos que Besteiro in­clu­yó en la eje­cu­ti­va na­cio­nal del PS­deG.

Blan­co es, por aho­ra, muy cau­to. «No mo­men­to que to­que, se to­ca, va­lo­ra­reino», di­ce. Ase­gu­ra que no tie­ne «as­pi­ra­cións», pe­ro ad­mi­te que no es­tá sa­tis­fe­cho con el rum­bo del par­ti­do a ni­vel pro­vin­cial: «Is­to ten que cam­biar, se­xa un­ha per­soa ou se­xa ou­tra, pe­ro ten que cam­biar». El exal­cal­de se mos­tró agra­de­ci­do a quie­nes apues­tan por él como fu­tu­ro lí­der del PSOE ou­ren­sano, aunque ase­gu­ra que de mo­men­to se tra­ta úni­ca­men­te de «ru­mo­res» y nie­ga que él ha­ya te­ni­do al­go que ver con la re­co­gi­da de fir­mas con­tra la ac­tual di­rec­ción. «Non fun o ar­ma­dan­zas de na­da», sen­ten­cia.

El ca­so es que ese do­cu­men­to es uno de los úl­ti­mos epi­so­dios de la di­vi­sión in­ter­na de los so­cia­lis­tas ou­ren­sa­nos. La eje­cu­ti­va de es­te lu­nes, que aca­bó pa­sa­da la me­dia­no­che en­tre re­fe­ren­cias per­so­na­les y gra­ves acu­sa­cio­nes cru­za­das, no ha ser­vi­do pa­ra cal­mar los áni­mos; más bien al con­tra­rio. El co­mu­ni­ca­do de la cú­pu­la pro­vin­cial acu­san­do a los fir­man­tes de «in­tri­gar» con­tra la di­rec­ción ac­tual ha mo­les­ta­do a los crí­ti­cos por su pro­pio con­te­ni­do, por­que fue di­fun­di­do an­tes in­clu­so de que ter­mi­na­ra la reunión y, so­bre to­do, por­que se arro­ga la re­pre­sen­ta­ción de to­da la eje­cu­ti­va pe­se a que quie­nes pi­den un cam­bio de rum­bo en el PSOE ou­ren­sano son ya ma­yo­ría en ese ór­gano.

MIGUEL VI­LLAR

Así lu­cía Ig­na­cio Gó­mez, por­ta­voz del PSOE en la Dipu­tación, an­tes de la reunión de la eje­cu­ti­va en la que la cú­pu­la pro­vin­cial del par­ti­do lo acu­só de uti­li­zar su car­go pa­ra «in­tri­gar» con­tra la di­rec­ción ac­tual en lu­gar de ha­cer su tra­ba­jo con­tra el «PP bal­ta­ris­ta». Él ayer no qui­so res­pon­der —«de te­mas or­gá­ni­cos só fa­lo no par­ti­do», di­jo— pe­ro reivin­di­có su tra­ba­jo en la ins­ti­tu­ción pro­vin­cial: «Es­tá máis que acre­di­ta­do».

M. V.

Blan­co es cau­to por aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.