El juez lla­ma a de­cla­rar como in­ves­ti­ga­da a la su­pe­rio­ra del con­ven­to de San­tia­go por el ca­so de las mon­jas in­dias

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - XURXO MEL­CHOR

El juez ha lla­ma­do a de­cla­rar como in­ves­ti­ga­da a la ma­dre su­pe­rio­ra del con­ven­to de clau­su­ra de las Mer­ce­da­rias de San­tia­go en el marco de las pes­qui­sas abier­tas tras la de­nun­cia de una ex­re­li­gio­sa de es­ta con­gre­ga­ción que ase­gu­ra­ba que ha­bía mon­jas de na­cio­na­li­dad in­dia que es­ta­ban allí re­te­ni­das en con­tra de su vo­lun­tad.

El nue­vo ma­gis­tra­do en el que ha re­caí­do el ca­so, An­drés La­go Lou­ro, or­de­na es­tas di­li­gen­cias «con el ob­je­ti­vo de po­der for­mar­se un me­jor cri­te­rio so­bre la exis­ten­cia de in­di­cios de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal en el asun­to in­coa­do por una de­nun­cia re­la­cio­na­da con el con­ven­to de las Mer­ce­da­rias de San­tia­go», se­gún ex­pli­ca el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia.

Ade­más de la de­cla­ra­ción como in­ves­ti­ga­da de la su­pe­rio­ra, el juez tam­bién ha ci­ta­do en ca­li­dad de tes­ti­gos a otras re­li­gio­sas de la con­gre­ga­ción. Se tra­ta de dos mon­jas de na­cio­na­li­dad me­xi­ca­na que re­si­den en el con­ven­to de clau­su­ra.

Con es­tas tres nue­vas de­cla­ra­cio­nes se­rán un to­tal de ocho de las diez re­li­gio­sas que ha­bía en el mo­nas­te­rio las que ha­brán tes­ti­fi­ca­do en los juz­ga­dos com­pos­te­la­nos por es­te ca­so. An­tes lo hi­cie­ron las tres in­dias que de­ci­die­ron aban­do­nar el con­ven­to cuan­do el sá­ba­do 23 de enero la po­li­cía y una co­mi­sión ju­di­cial fue a bus­car­las pa­ra co­no­cer su ver­sión de los he­chos. Ellas se­ña­la­ron que que­rían de­jar la co­mu­ni­dad, pe­ro que la su­pe­rio­ra las ame­na­za­ba di­cién­do­les que si lo ha­cían las en­via­rían de vuel­ta a la In­dia. Di­je­ron tam­bién que no te­nían ac­ce­so ni a su pa­sa­por­te ni a su DNI es­pa­ñol.

Sin em­bar­go, las otras dos mon­jas in­dias que tam­bién de- cla­ra­ron ese mis­mo día, y que qui­sie­ron re­gre­sar des­pués al con­ven­to, die­ron una ver­sión muy dis­tin­ta de los he­chos. Am­bas coin­ci­die­ron en que es­tán en el mo­nas­te­rio por de­ci­sión pro­pia y que na­die las re­te­nía allí en con­tra de su vo­lun­tad. En cuan­to a los do­cu­men­tos, ex­pli­ca­ron que ca­da re­li­gio­sa tie­ne una car­pe­ta con su nom­bre en el ar­chi­vo en la que se guar­dan es­te ti­po de per­te­nen­cias y que tie­nen ac­ce­so a ellos cuan­do los ne­ce­si­tan.

En ma­nos de la Fis­ca­lía

Una vez que el juez to­me de­cla­ra­ción a es­tas tres mon­jas del con­ven­to com­pos­te­lano de las Mer­ce­da­rias, que­da­rá en ma­nos de la Fis­ca­lía de área de San­tia­go el de­ci­dir si ac­túa o no de ofi­cio y so­li­ci­ta que se to­men ac­cio­nes pe­na­les. Se­gún han ido avan­zan­do los días, las acu­sa­cio­nes con­tra la con­gre­ga­ción han ido di­lu­yén­do­se por­que las su­pues­tas per­ju­di­ca­das no quie­ren de­nun­ciar y ad­mi­ten es­tar agra­de­ci­das a la su­pe­rio­ra. Ade­más, el Ar­zo­bis­pa­do ha con­fir­ma­do que una de ellas lle­gó a ser vi­ca­ria, el se­gun­do car­go en im­por­tan­cia en la co­mu­ni­dad, lo que le da­ba ac­ce­so a to­das las lla­ves y de­pen­den­cias del edi­fi­cio. Un he­cho que cho­ca con la po­si­bi­li­dad de que es­tu­vie­se re­te­ni­da en él en con­tra de sus de­seos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.