Así em­pe­zó la «leyenda» del Pe­que­ño Ni­co­lás

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

13 de agos­to de 2014, una fe­cha que Francisco Ni­co­lás Gó­mez Igle­sias no ol­vi­da­rá. Ese día via­jó a Ri­ba­deo pa­ra ce­rrar los úl­ti­mos fle­cos de un acuer­do con un em­pre­sa­rio que pre­ten­día se­llar esa mis­ma semana an­te no­ta­rio en Mar­be­lla. Pe­ro al­go fa­lló y co­men­zó su caí­da, don­de me­nos lo es­pe­ra­ba. To­do el en­tra­ma­do de esa vi­si­ta fi­gu­ra en el ins­truc­ción de la co­mi­sión ju­di­cial, de­ta­lles como los 253 eu­ros que pa­gó una ter­ce­ra per­so­na por la co­mi­da, has­ta la re­ser­va pa­ra tres co­men­sa­les que se­rían el su­pues­to em­bau­ca­dor, la víc­ti­ma y el rey Fe­li­pe VI. «Ho­la Fran, lo que me co­men­tas­te an­tes so­bre nues­tro acom­pa­ñan­te a la co­mi­da, es ver­dad? O es­tás de bro­ma», le pre­gun­ta un día an­tes el em­pre­sa­rio a Francisco Ni­co­lás por What­sApp. «Pe­ro no va a al­mor­zar, sim­ple­men­te ha­rá una vi­si­ta muy pe­que­ña y muy dis­cre­ta. Se to­ma­rá al­go rá­pi­do...», le res­pon­de. Se­ría de 15 a 20 mi­nu­tos, di­ce a con­ti­nua­ción. Y acla­ra: «Pa­ra se­guir cum­plien­do con com­pro­mi­sos».

Fe­li­pe VI no acu­dió a ese en­cuen­tro en el res­tau­ran­te San Miguel de Ri­ba­deo, en el puer­to de­por­ti­vo. Otra men­ti­ra más del jo­ven que an­te el res­pon­sa­ble de una em­pre­sa a quien le al­qui­la­ba co­ches de al­ta ga­ma como los cua­tro con que acu­dió a Ri­ba- deo, no du­dó en alar­dear de co­dear­se con to­do ti­po de au­to­ri­da­des y ofre­cer­le sus con­tac­tos pa­ra ha­cer ne­go­cios. Y en es­to, la ima­gi­na­ción se des­bo­ca: des­de al al­cal­de de Mia­mi, al pre­si­den­te de Mé­xi­co o in­clu­so Vla­di­mir Pu­tin.

Francisco Ni­co­lás se pre­sen­tó en Ri­ba­deo con una pues­ta en es­ce­na cui­da­da has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle, des­de la ves­ti­men­ta del per­so­nal que for­ma­ba par­te de la co­mi­ti­va has­ta los pin­ga­ni­llos apa­ga­dos que lu­cían, pla­cas fal­sas o la documentación que dis­traí­da­men­te mos­tra­ba, ob­te­ni­da en In­ter­net pe­ro con ano­ta­cio­nes y sub­ra­ya­dos que le da­ban cier­ta ve­ro­si­mi­li­tud.

Lle­gó a Ri­ba­deo con cua­tro co­ches (A6, A8, BMW7 y C5). A Jor­ge Cos­me ya lo ha­bía co­no­ci­do an­tes y el mo­ti­vo de su en­cuen­tro en el res­tau­ran­te San Miguel era el te­ma «pró­rro­ga». Por el cru­ce de men­sa­jes, la co­mi­sión ju­di­cial con­clu­ye: «To­do pa­re­ce in­di­car que lo que Francisco Ni- co­lás pre­ten­día ob­te­ner del em­pre­sa­rio era un acuer­do pa­ra ac­tuar como fa­ci­li­ta­dor, con­se­gui­dor y en­la­ce en­tre él y los ór­ga­nos a los que de­cía re­pre­sen­tar pa­ra ayu­dar­le en sus ne­go­cios. To­do ello, es de su­po­ner, se lle­va­ría a ca­bo ba­jo pa­go de co­mi­sio­nes ya que, có­mo si no, se pue­de en­ten­der to­do el em­pe­ño y es- fuer­zo que pu­so en cap­tar y lla­mar la aten­ción del em­pre­sa­rio».

En la tra­ma ca­si todos pi­ca­ron; des­de el al­cal­de de Ri­ba­deo, que acu­dió a sa­lu­dar­lo; has­ta el je­fe de la Po­li­cía lo­cal, que lo es­col­tó; el Club Náu­ti­co, que le en­tre­gó un ob­se­quio, y el je­fe de Puer­tos de Lu­go, quien ac­ce­dió a re­ser­var las pla­zas de apar­ca­mien­to que ha­bía so­li­ci­ta­do la co­mi­ti­va. So­lo el co­man­dan­te ac­ci­den­tal de la Guar­dia Ci­vil de Ri­ba­deo se ne­gó a par­ti­ci­par, por­que la es­col­ta no ha­bía si­do so­li­ci­ta­da por los con­duc­tos ofi­cia­les.

Des­cu­bier­to

Dos fac­to­res fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra des­cu­brir al im­pos­tor. Las sus­pi­ca­cias que le­van­tó en el em­pre­sa­rio, quien «po­si­ble­men­te con el fin pre­ven­to­rio de pro­te­ger y ges­tio­nar cau­te­lo­sa­men­te sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos», se­gún la co­mi­sión ju­di­cial, de­ci­dió com­pro­bar si Francisco Ni­co­lás real­men­te re­pre­sen­ta­ba a las ins­ti­tu­cio­nes que de- cía, y de­ci­dió lla­mar a Ma­ría Pi­co, je­fa del ga­bi­ne­te de Vi­ce­pre­si­den­cia del Go­bierno, y a Ja­vier Ayu­so, Je­fe de Co­mu­ni­ca­ción de Ca­sa Real. Así se des­cu­brió que to­do era fal­so. Ello jun­to a la re­per­cu­sión que tu­vo el sai­ne­te de Ri­ba­deo en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción hi­zo que se es­tre­cha­se el cer­co so­bre el Pe­que­ño Ni­co­lás, que ha lle­va­do al Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Ma­drid a abrir cau­sas por los su­pues­tos de­li­tos de mal­ver­sa­ción, usur­pa­ción de fun­cio­nes pú­bli­cas, cohe­cho, fal­se­dad do­cu­men­tal y es­ta­fa.

Un men­sa­je que Ni­co­lás man­dó de re­gre­so a Ma­drid, evi­den­cia lo equi­vo­ca­do que es­ta­ba. ¿La reunión? «10». Pe­ro de la ins­truc­ción de la vi­si­ta a Ri­ba­deo tam­bién se de­du­ce que Francisco Ni­co­lás man­tie­ne o man­tu­vo con­tac­tos reales que ali­men­tan to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes, como con En­ri­que Ver­de­guer, ex pre­si­den­te del Ad­mi­nis­tra­dor de In­fra­es­truc­tu­ras Fe­rro­via­rias (Adif); En­ri­que Pe­ña, je­fe del pre­si­den­te de Ren­fe, o Car­los Gar­cía Re­ven­ga, que fue se­cre­ta­rio per­so­nal de las in­fan­tas y quien a pe­sar de ne­gar ha­ber te­ni­do re­la­ción con el Pe­que­ño Ni­co­las, lo cier­to es que al­guien con su nom­bre cru­za­ba men­sa­jes con él.

En la ins­truc­ción del ca­so de la vi­si­ta a Ri­ba­deo se acre­di­ta que de sus mon­ta­jes na­die se li­bra­ba. Mi­nu­tos an­tes de su en­cuen­tro, Ni­co­lás re­ci­be un men­sa­je de su pa­dre, que le pre­gun­ta dón­de es­tá. «Con Ra­joy», le res­pon­de. Y su pa­dre con­tes­ta: «Cuan­do vie­nes?». Es­te he­cho no pa­sa des­aper­ci­bi­do pa­ra los ins­truc­to­res: «Su in­ter­lo­cu­tor, una vez más, le­jos de sor­pren­der­se por tal afir­ma­ción sim­ple­men­te le pre­gun­ta por su re­gre­so».

JUANJO MAR­TÍN EFE

Francisco Ni­co­lás es­tá acu­sa­do de los de­li­tos de mal­ver­sa­ción y cohe­cho, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.