Su afi­ción al vino cru­za el océano

El ca­so del ga­lle­go que lle­gó a los 107 años y que so­lo be­bió vino ca­si to­da su vi­da se con­vier­te en un fe­nó­meno vi­ral. Has­ta en Ca­na­dá se ha­cen eco de su his­to­ria

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - ALE­JAN­DRO MAR­TÍ­NEZ

A An­to­nio Do­cam­po la afi­ción al vino le ha he­cho cé­le­bre des­pués de muer­to. Es­te hom­bre de cam­po, na­tu­ral de Ri­ba­da­via, lle­gó a los 107 años des­pués de ha­ber be­bi­do so­lo tin­tos la ma­yor par­te de su vi­da. La Voz de Ga­li­cia se hi­zo eco de su fa­lle­ci­mien­to en Vi­go ha­ce dos se­ma­nas y su his­to­ria ha da­do la vuel­ta al mundo, con­vir­tién­do­se en un fe­nó­meno vi­ral. Uno de los úl­ti­mos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se han he­cho eco del ca­so de don An­to­nio ha si­do Le Jour­nal de Mon­tréal, uno de los dia­rios más im­por­tan­tes de es­ta ciu­dad de Ca­na­dá de más de 1,8 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. El pe­rio­dis­ta Mat­hiu Tur­bi­de ha rea­li­za­do un reportaje en el que in­clu­ye no so­lo la fo­to­gra­fía del di­fun­to, sino tam­bién de las bo­de­gas Do­cam­po, que con­ti­núan la sa­ga de es­te la­bra­dor, que de­di­có gran par­te de su vi­da a cul­ti­var uva y a ela­bo­rar vino.

El cen­te­na­rio so­lo be­bía un pro­duc­to ca­se­ro y siem­pre go­zó de una sa­lud de hie­rro. «Cuan- do es­tá­ba­mos en ca­sa, en­tre él y yo po­día­mos be­ber más de 200 li­tros al mes, el agua ni pro­bar­la», con­ta­ba su hi­jo Ma­nuel en el ta­na­to­rio. So­lo to­ma­ba vino na­tu­ral, sin con­ser­van­tes, ni sul­fi­tos ni otros aña­di­dos quí­mi­cos. «Uva pi­sa­da, vi­ño fei­to e a be­ber», con­ta­ba su hi­jo. Ro­zan­do el si­glo de vi­da tam­bién man­tu­vo la cos­tum­bre de to­mar­se un chu­pi- to de aguar­dien­te en el desa­yuno. Ma­nuel re­cuer­da que con 60 años su pa­dre «es­ta­ba he­cho un cha­val» y no ha­bía co­mi­da en la que no ca­ye­ran un li­tro y me­dio, y otro a la ce­na. Es­te hom­bre, que lu­chó en la Gue­rra Ci­vil y que se crio pi­can­do pie­dra pa­ra la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras, go­za­ba ade­más de un gran sen­ti­do del hu­mor. Des­pués de co- mer acos­tum­bra­ba a de­cir: «Sír­ve­me ou­tra ta­za de vi­ño pa­ra ron­car des­pois de mor­to».

An­to­nio pa­só en Vi­go los úl­ti­mos 12 años de su vi­da. Tras que­dar viu­do, su hi­ja se hi­zo car­go de él, pe­ro lle­gó un mo­men­to en el que «era tan ve­lla a fi­lla co­ma el». Por eso Ma­nuel, un hi­jo tar­dío que tu­vo con 40 años, hoy ju­bi­la­do de Ci­troën, de­ci­dió lle­var­lo pa­ra su ca­sa y dis­fru­tar de su com­pa­ñía du­ran­te los úl­ti­mos años de su vi­da.

No le ha­cía as­cos a un buen tra­go pe­ro, sin em­bar­go, siem­pre fue rea­cio a to­mar me­di­ca­men­tos. Ma­nuel cuen­ta que su pa­dre to­mó su pri­mer an­ti­bió­ti­co a los 103 años, cuan­do su­frió la pri­me­ra neu­mo­nía. A los 105 años go­za­ba de un buen es­ta­do fí­si­co, pe­ro no pu­do su­pe­rar otra neu­mo­nía que le so­bre­vino a los 107 años por­que se en­con­tra­ba ya muy de­bi­li­ta­do. Don An­to­nio fue en­te­rra­do el pa­sa­do 23 de enero en el ce­men­te­rio de Al­ca­bre, en Vi­go. Tu­vo cua­tro hi­jos, de los que dos fa­lle­cie­ron, sie­te nie­tos, diez bis­nie­tos y un ta­ta­ra­nie­to.

An­to­nio Do­cam­po en la web de un dia­rio de Ca­na­dá.

Ma­tar a una hi­ja adop­ta­da. El pe­rió­di­co de Reino Uni­do publica un ex­ten­so reportaje so­bre el ase­si­na­to de Asun­ta ba­jo el tí­tu­lo: «¿Por qué unos pa­dres ase­si­na­rían a su hi­ja adop­ta­da?»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.