El hom­bre que pu­do go­ber­nar

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Me gus­ta­ría ti­tu­lar El hom­bre que pu­do rei­nar, igual que Ki­pling, pe­ro no me es po­si­ble. Por­que la his­to­ria de Pe­dro Sán­chez aún se es­tá es­cri­bien­do, y no sa­be­mos si va a ser pre­si­den­te o vi­llano. Y por­que estamos en una de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria en la que los ciu­da­da­nos pue­den go­ber­nar, e in­clu­so des­go­ber­nar, pe­ro no rei­nar. Tam­bién me agra­da­ría na­rrar es­ta aven­tu­ra con la bri­llan­tez ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de John Hus­ton, pe­ro me te­mo que la gran­de­za y el co­lo­ri­do no van a ser la crónica de la nue­va Es­pa­ña, y que lo úni­co que nos es­pe­ra es un cha­la­neo en el que, ba­jo el le­ma «no ha­bla­mos de si­llas, sino de so­lu­cio­nes», so­lo se va a ha­blar de si­llas y am­bi­cio­nes.

Fren­te a los que pien­san que Sán­chez es­tá em­bar­ca­do en una mi­sión im­po­si­ble, yo creo que hay po­si­bi­li­da­des de que una coa­li­ción ne­ga­ti­va, ba­sa­da en el re­cha­zo a una go­ber­nan­za ri­gu­ro­sa, lo sien­te en la Mon­cloa. Pe­dro fir­ma­rá lo que sea por- que quie­re ser ex­pre­si­den­te. Pa­blo vo­ta­rá a Pe­dro por­que quie­re co­ci­nar­lo, como si fue­se una lam­prea, en su pro­pia san­gre. Ri­ve­ra se pue­de abs­te­ner por­que va de Ade­nauer y no quie­re fren­tis­mos. El PNV pue­de vo­tar que sí pa­ra ne­go­ciar otro cu­po in­jus­to y pri­vi­le­gia­do. Los so­be­ra­nis­tas van a abs­te­ner­se por­que su úni­ca es­pe­ran­za es un pre­si­den­te pe­lu­che que pi­da ár­ni­ca todos los días. Los ba­ro­nes del PSOE pue­den ha­cer la vis­ta gor­da por­que mu­chos de ellos ya pre­si­den pac­tos pe­li­gro­sos e in­cohe­ren­tes. ERC y De­mo­crà­cia i Lli­ber­tat pue­den vo­tar sí pa­ra que el Es­ta­do se de­bi­li­te y hu­mi­lle a la me­di­da de sus es­tra­te­gias. Y mu­chos ciu­da­da­nos pue­den que­dar en­can­ta­dos con las fin­tas de Sán­chez por­que ya se han ins­ta­la­do en es­ta irre­fle­xi­va ton­te­ría de que vol­ver a las ur­nas se­ría un fra­ca­so co­lec­ti­vo. Así que Pe­dro pue­de pre­si­dir.

Yo creo que no de­be­ría ha­cer­lo, Y que las ur­nas de­be­rían fi­ni­qui­tar es­te te­me­ra­rio via­je ha­cia el abis­mo. Mi idea de la po- lí­ti­ca no se con­ju­ga con el fu­nam­bu­lis­mo y el re­la­ti­vis­mo pro­gra­má­ti­co. Y no me pro­du­ce nin­gu­na ale­gría ni es­pe­ran­za tri­tu­rar cua­tro dé­ca­das de de­mo­cra­cia efi­cien­te y es­ta­ble en un epi­so­dio de jue­go de tro­nos re­suel­to con po­ca ra­cio­na­li­dad y ex­ce­si­vas tri­pas. Pe­ro Sán­chez pue­de pre­si­dir. Por­que va a ren­dir­se a Po­de­mos. Por­que es­tá dis­pues­to a di­sol­ver Es­pa­ña. Por­que no le im­por­ta trai­cio­nar la his­to­ria eu­ro­peís­ta del PSOE pa­ra ser un Tsi­pras sin vo­tos. Y por­que no va a pe­re­cer como un hé­roe, en el puen­te col­gan­te, cuan­do los dio­ses le re­ti­ren su fa­vor y lo mues­tren en car­ne mor­tal al pue­blo de Ka­fi­ris­tán.

Sán­chez ne­ce­si­ta rei­nar a cual­quier pre­cio, con cual­quie­ra, de cual­quier ma­ne­ra, y con cual­quier fi­na­li­dad. Y ya no dis­po­ne de las dos úni­cas ba­zas —la ra­cio­na­li­dad de Car­nehan (Mi­chael Cai­ne) y el he­roís­mo de Dra­vot (Sean Con­nery)— que pue­den im­pe­dir la con­su­ma­ción del dis­pa­ra­te. Por­que cuan­do los dio­ses nos quie­ren des­truir, em­pie­zan por vol­ver­nos lo­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.