En el Día In­ter­na­cio­nal con­tra el Cán­cer

Bea­triz Fi­gue­roa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

«La le­gí­ti­ma sa­tis­fac­ción que nos em­bar­ga no nos im­pi­de de­jar de pen­sar, en la obli­ga­ción que he­mos con­traí­do, es­pe­cial­men­te con aque­llos que se en­cuen­tran en las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les, en­tre ellos, quie­nes su­fren la en­fer­me­dad o cual­quier for­ma de in­for­tu­nio… Les in­vi­to a com­par­tir esa con­fian­za». Así se di­ri­gía a la ciu­da­da­nía el ga­na­dor de las elec­cio­nes del 20 de no­viem­bre del 2011 en su pri­mer dis­cur­so. Me ha­bía da­do por alu­di­da. Ha­cía nue­ve me­ses, me ha­bían diag­nos­ti­ca­do un cán­cer y es­ta­ba re­ci­bien­do qui­mio­te­ra­pia y a la es­pe­ra de una se­gun­da in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. Des­pués de 20 años co­ti­zan­do, el cán­cer me sor­pren­dió cuan­do es­ta­ba des­em­plea­da, al igual que otros cin­co mi­llo­nes de es­pa­ño­les. El INSS me ha­bía de­ne­ga­do la in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te (re­vi­sa­ble siem­pre) y me abo­ca­ba a la ex­clu­sión so­cial por­que du­ran­te los si­guien­tes 18 me­ses mis úni­cos in­gre­sos se­rían 426 eu­ros y es­ta­ba pa­gan­do el 40 % de mis me­di­ca­men­tos. Aunque cues­te creer­lo, mi en­fer­me­dad ha­bía pa­sa­do a un se­gun­do plano. Mi prio­ri­dad era so­bre­vi­vir y pa­ra lo­grar­lo no es­ta­ba dis­pues­ta a per­der aque­llo que te­nía en abun­dan­cia: mi dig­ni­dad. En ma­yo del 2013 ini­cié una huel­ga de ham­bre y de es­ta ma­ne­ra des­cu­brí que mi­les de en­fer­mos es­ta­ban en mi mis­ma si­tua­ción. Quien es­ta­ba go­ber­nan­do no ha­bía cum­pli­do su pro­me­sa.

An­tes de la ci­ta en las ur­nas del 20D, los candidatos a la pre­si­den­cia del Go­bierno (al­gu­nos aún lo son) res­pon­die­ron com­pi­tien­do por su vo­to a 559.000 ciu­da­da­nos fir­man­tes de mi pe­ti­ción en una pla­ta­for­ma di­gi­tal: «Cam­bien la ley y pro­te­jan a los en­fer­mos de cán­cer». Sus res­pues­tas, en exceso ar­ti­fi­cio­sas y re­tó­ri­cas, te ha­cen sos­pe­char que no tie­nen nin­gu­na in­ten­ción de ha­cer­las reali­dad. Las elec­cio­nes son tiem­pos de de­ma­go­gia y po­pu­lis­mo pa­ra ali­men­tar so­bre to­do a in­sa­tis­fe­chos y de­cep­cio­na­dos con el sis­te­ma ac­tual. Del opor­tu­nis­mo, y en oca­sio­nes fal­se­dad, de las pro­me­sas elec­to­ra­les tam­bién so­mos cóm­pli­ces los ciu­da­da­nos. Los po­lí­ti­cos no de­be­rían tra­tar­nos de idio­tas, pe­ro lo ha­cen en de­ma­sia­das oca­sio­nes ape­lan­do a nues­tros mie­dos, unos, y a nues­tras es­pe­ran­zas, otros. La ca­pa­ci­dad de aguan­te de los es­pa­ño­les pa­re­ce no te­ner lí­mi­te. No hay con­flic­ti­vi­dad en la ca­lle a pe­sar del enor­me dese- qui­li­brio so­cial y de ver vul­ne­ra­dos nues­tros de­re­chos eco­nó­mi­cos y so­cia­les, en­tre otros. ¿So­mos no­so­tros los que nos me­re­ce­mos es­tos po­lí­ti­cos? Si real­men­te estamos can­sa­dos de tan­ta po­lí­ti­ca de cas­que­ría y que­re­mos que no des­apa­rez­can de su agen­da los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos, los ver­da­de­ros pro­ble­mas, de­be­mos vi­gi­lar el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas elec­to­ra­les. Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de ejer­cer una ciu­da­da­nía crí­ti­ca y de ha­cer se­gui­mien­to a aque­llos que he­mos vo­ta­do y sa­ber si lo he­mos he­cho bien.

Las pa­la­bras vue­lan, di­ce el vie­jo ada­gio, por eso de­be­mos re­cor­dar qué se di­jo y quién lo di­jo. Mien­tras el de­ba­te me­diá­ti­co es­tá cen­tra­do en la in­ves­ti­du­ra, pa­ra no­so­tros la vi­da si­gue des­pués del cán­cer, pe­ro no si­gue igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.