Una de mie­dos

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Al mi­nis­tro Jor­ge Fer­nán­dez Díaz le pa­re­ce preo­cu­pan­te que Íñi­go Erre­jón pue­da ser mi­nis­tro del In­te­rior. Le es­cu­ché esa de­cla­ra­ción y me pu­se a pen­sar la can­ti­dad de per­so­nas, sec­to­res e ins­ti­tu­cio­nes que pue­den es­tar preo­cu­pa­das por si al­guien de Po­de­mos ocu­pa el mi­nis­te­rio de su ra­mo: to­do el sec­tor del co­mer­cio, por si les to­ca al­guien de la lí­nea Co­lau, que per­mi­tió que los man­te­ros si­tua­sen sus pun­tos de venta a la puer­ta de los co­mer­cios le­ga­les, que pa­gan im­pues­tos, al­qui­le­res y Se­gu­ri­dad So­cial; gran par­te del sec­tor del tu­ris­mo, por si tie­ne que ac­tuar de re­cau­da­dor del im­pues­to tu­rís­ti­co; la Iglesia, por si cae en Jus­ti­cia un ateo be­li­ge­ran­te con el IVA de los edi­fi­cios re­li­gio­sos. Los cen­tros edu­ca­ti­vos con­cer­ta­dos, por si le to­ca Edu­ca­ción a al­guien que so­lo cree en la es­cue­la pú­bli­ca y lai­ca; los ri­cos de so­lem­ni­dad, por si nom­bran pa­ra Ha­cien­da a al­guien que pien­se cum- plir eso de que pa­gue más quien más tie­ne…

La lis­ta po­dría ser in­fi­ni­ta, por­que Po­de­mos es nue­vo en la pla­za, no se co­no­cen sus for­mas de go­ber­nar más que en los ayun­ta­mien­tos y quie­nes dis­fru­ta­ron de al­gún pri­vi­le­gio es­tán ate­rro­ri­za­dos por el ejem­plo de Ki­chi, el al­cal­de de Cá­diz: les qui­tó los pal­cos del tea­tro a los «de siem­pre» pa­ra que los me­nos fa­vo­re­ci­dos no ten­gan que ver las com­par­sas «des­de el ga­lli­ne­ro» como le ocu­rrió a él. Esas co­sas las en­tien­de y las agra­de­ce el pue­blo. Así que es na­tu­ral que se ex­tien­da la preo­cu­pa­ción en­tre am­plios sec­to­res. Su­pon­go que no se­rá ma­yor que cuan­do lle­gó la de­mo­cra­cia y po­dían ser ele­gi­dos los ro­jos de­mo­ni­za­dos du­ran­te cua­ren­ta años y ha­bía una li­te­ra­tu­ra que de­cía que los per­de­do­res de la Gue­rra Ci­vil la que­rían ga­nar cua­ren­ta años des­pués.

Na­tu­ral­men­te, tam­bién se po­dría ha­cer la lis­ta con­tra­ria: la de de­pen­dien­tes que es­pe- ran la lle­ga­da de la iz­quier­da al po­der pa­ra que se cum­plan las pro­me­sas de ayu­da eco­nó­mi­ca, si lo per­mi­ten los Pre­su­pues­tos; la de quie­nes su­frie­ron los re­cor­tes en edu­ca­ción y sa­ni­dad y pien­san bue­na­men­te que con la caí­da del Par­ti­do Po­pu­lar se abri­ría una épo­ca de abun­dan­cia en los ser­vi­cios pú­bli­cos, si lo per­mi­ten los pre­su­pues­tos; los pa­ra­dos que se que­da­ron sin sub­si­dio, por­que con­fían en que al­guien se da­rá cuen­ta de su si­tua­ción de pre­ca­rie­dad, si lo per­mi­ten los Pre­su­pues­tos…

Como se ve, las in­quie­tu­des van por barrios, por ideo­lo­gías, por ne­ce­si­da­des y se com­bi­nan con las es­pe­ran­zas. Pe­ro, sin­ce­ra­men­te, la que más me preo­cu­pa es la del mi­nis­tro del In­te­rior, Jor­ge Fer­nán­dez Díaz. Es que de ese de­par­ta­men­to de­pen­den las po­li­cías. Me alar­ma que ha­yan si­do, sean o pue­dan ser ob­je­to de uso po­lí­ti­co. Si aho­ra son, con los Ejér­ci­tos, las ins­ti­tu­cio­nes más va­lo­ra­das, lo son por su pro­fe­sio­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.