Nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca

Ja­vier Lo­sa­da de Az­pia­zu

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Exal­cal­de de A Co­ru­ña y ex­se­na­dor del PSOE

Ha­ce me­ses aven­tu­ra­ba que la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la te­nía aún pen­dien­te una prue­ba pa­ra con­fi­gu­rar Go­bierno y que lle­ga­ría. La tan de­nos­ta­da ley elec­to­ral pa­re­ce que ha fun­cio­na­do, pues ha per­mi­ti­do Go­bier­nos de ma­yo­ría ab­so­lu­ta de par­ti­dos di­fe­ren­tes, Go­bier­nos mi­no­ri­ta­rios de am­plia ban­ca­da y Go­bier­nos mi­no­ri­ta­rios de es­ca­sos es­ca­ños. Pe­ro fal­ta­ba sa­ber có­mo los par­ti­dos po­lí­ti­cos ad­mi­nis­tra­ban lo que en otros paí­ses europeos es fre­cuen­te: Go­bier­nos pro­duc­to de la su­ma de es­ca­ños de par­ti­dos muy di­fe­ren­tes que nues­tra ley, ta­cha­da de bi­par­ti­dis­ta, ha pro­pi­cia­do. Y esa es la si­tua­ción ac­tual. Don­de to­das las de­ci­sio­nes son cons­ti­tu­cio­na­les y de­mo­crá­ti­cas, pues ga­na quien su­ma más es­ca­ños pa­ra go­ber­nar. Por ello, fla­co fa­vor le ha­cen a la de­mo­cra­cia y a nues­tra Cons­ti­tu­ción quie­nes, de for­ma pe­yo­ra­ti­va, in­ten­tan de­no­mi­nar «Go­bierno de per­de­do­res» al que se lle­ga por la su­ma de apo­yos par­la­men­ta­rios.

Pe­dro Sán­chez y el PSOE han acep­ta­do la res­pon­sa­bi­li­dad de for­mar Go­bierno an­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer- lo, por de­ja­ción y por fal­ta de apo­yos, del PP. Y lo ha­cen con la to­tal le­gi­ti­mi­dad cons­ti­tu­cio­nal y elec­to­ral que les da nues­tra for­ma de Es­ta­do, que es una mo­nar­quía par­la­men­ta­ria no pre­si­den­cia­lis­ta. Pa­ra ello ten­drán que con­jun­tar dis­tin­tas op­cio­nes po­lí­ti­cas de afron­tar los pro­ble­mas, bus­can­do un pun­to de en­cuen­tro que per­mi­ta ob­te­ner el nú­me­ro pre­ci­so de es­ca­ños fa­vo­ra­bles. Lo po­día ha­ber he­cho el PP, pe­ro de­cli­nó.

Se­rá pre­ci­so ha­blar con todos sin ex­cep­ción y ori­llar las co­sas que se­pa­ran y bus­car con ahín­co las que unen. Des­de la cen­tra­li­dad que re­pre­sen­ta el PSOE se­rá pre­ci­so ten­der la mano a nues­tra iz­quier­da y a nues­tra de­re­cha, a los na­cio­na­lis­tas y a los par­ti­dos cen­tris­tas, bus­can­do un pac­to que per­mi­ta ar­ti­cu­lar un Go­bierno mo­der­ni­za­dor, trans­ver­sal, pro­gre­sis­ta. Un Go­bierno que dé res­pues­tas a los pro­ble­mas que tie­ne plan­tea­dos Es­pa­ña, a las de­man­das sa­li­das de las ur­nas y con los mim­bres que los vo­tos fa­bri­ca­ron. Las ur­nas die­ron un men­sa­je de cam­bio y re­no­va­ción. Así sur­gie­ron nue­vos ac­to­res po­lí­ti­cos, se con­for­ma­ron los gru­pos ajus­tán­do­se los es­ca­ños e in­di­ca­ron que el diá­lo­go era lo que que­rían. Que era me­jor la ne­go­cia­ción que la me­ra im­po­si­ción.

En es­ta fa­se de ne­go­ciar pa­ra acor­dar estamos. Por ello, ne­gar le­gi­ti­mi­dad a Pe­dro Sán­chez cuan­do lo que se de­be­ría es agra­de­cer que un lí­der po­lí­ti­co co­ja el to­ro por los cuer­nos y de­ci­da pre­sen­tar su pro­gra­ma de Go­bierno, sa­bien­do de las di­fi­cul­ta­des en un Par­la­men­to con la ac­tual com­po­si­ción po­lí­ti­ca, es una ac­ti­tud no ajus­ta­da a la reali­dad. Intentar des­pres­ti­giar con so­fla­mas acer­ca del ra­di­ca­lis­mo del PSOE, un par­ti­do que ha go­ber­na­do y es­truc­tu­ra­do es­te país du­ran­te 22 años, y an­tes de co­no­cer las lí­neas pro­gra­má­ti­cas, es una ac­ti­tud irres­pon­sa­ble. O po­ner pa­los en las rue­das pa­ra que no lle­gue a buen fin es no es­tar a la al­tu­ra de lo que han de­ci­di­do los es­pa­ño­les al emi­tir su vo­to, pues si hu­bie­sen que­ri­do una ma­yo­ría cla­ra mo­no­par­ti­dis­ta lo hu­bie­sen expresado con cla­ri­dad. Cues­tión que no han he­cho.

Es­tos días, in­fi­ni­dad de co­men­ta­ris­tas, editoriales, y pe­ti­cio­nes de in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les exi­gían que el in­te­rés ge­ne­ral se pu­sie­se por en­ci­ma del par­ti­dis­ta. La his­to­ria del PSOE es­tá lle­na de esas de­ci­sio­nes. Una his­to­ria lar­ga­men­te cen­te­na­ria —de acier­tos y, por su­pues­to, de erro­res, como to­da obra hu­ma­na— lo de­mues­tra. To­ca aho­ra ne­go­ciar, acor­dar y fa­ci­li­tar un nue­vo Go­bierno. Que Pe­dro Sán­chez ha­ya da­do el pa­so, acep­tan­do la in­di­ca­ción del je­fe del Es­ta­do, en vez de crear­nos in­quie­tu­des, de­be­ría dar se­gu­ri­dad. La se­gu­ri­dad de que nues­tro país fun­cio­na y que ade­más lo ha­ce con nor­ma­li­dad. Es la de­mos­tra­ción, una vez más, de que el PSOE se mue­ve por el in­te­rés ge­ne­ral. La se­gu­ri­dad de que el Go­bierno que pre­si­da Pe­dro Sán­chez se­rá un Go­bierno na­ci­do de la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos. Y sin du­da a es­ta res­pon­sa­bi­li­dad, con la que ha acep­ta­do el re­to nues­tro can­di­da­to, tam­bién le co­rres­pon­de la su­ya al res­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra fa­ci­li­tar­la. Por el in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.