Los dis­cos du­ros de Bár­ce­nas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El ex­te­so­re­ro del PP Luis Bár­ce­nas ha ex­cul­pa­do en su de­cla­ra­ción al pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes, Ma­riano Ra­joy, pe­ro ha apun­ta­do a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PP, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, como res­pon­sa­ble de dar la or­den de bo­rrar los dis­cos du­ros de sus or­de­na­do­res. Y yo me pre­gun­to: y si no ha­bía na­da en esos dis­cos du­ros, ¿por qué se bo­rran? BEN­HA­MAR DÍAZ ECHEZÁ- ta­zos por aquí y por allá in­vi­tan cuan­to me­nos a la reflexión.

La te­rro­rí­fi­ca ima­gen de de­sam­pa­ro sal­ta a la vis­ta ca­si como un in­sul­to al ra­cio­ci­nio, re­le­gan­do al os­tra­cis­mo to­do el es­fuer­zo de nues­tra so­cie­dad mo­der­na por pre­ser­var la in­te­gri­dad de los más pe­que­ños. ¿O aca­so lle­va­ría­mos a un ni­ño sin me­di­das de se­gu­ri­dad en un vehícu­lo? ¿Con­sen­ti­ría­mos que al­guien fu­ma­se en una sa­la re­ple­ta de neo­na­tos? Te­me­ri­dad ma­ni­fies­ta; como si al­guien, pa­ra de­mos­trar la sen­sa­ción de li­ber­tad que pro­cu­ran las mo­tos, su­be a su re­to­ño al ma­ni­llar y sa­le que­man­do rue­da. In­to­le­ra­ble.

Re­sul­ta im­po­si­ble sa­car na­da po­si­ti­vo de se­me­jan­te mues­tra de fal­ta de sen­ti­do co­mún, sal­vo que to­do el re­vue­lo que se ha for­ma­do con di­chas fo­tos se trans­for­ma en un de­te­rio­ro más que apli­car a la tau­ro­ma­quia, agran­dan­do inexo­ra­ble­men­te la bre­cha en­tre sus de­fen­so­res y de­trac­to­res. la Unión Eu­ro­pea, Es­pa­ña ha re­gis­tra­do una de las ma­yo­res caí­das de ren­ta fa­mi­liar dis­po­ni­ble y uno de los ma­yo­res ni­ve­les de de­sigual­dad so­cial de la UE.

El pa­sa­do año eran más de un mi­llón y me­dio los ho­ga­res es­pa­ño­les que te­nían todos los miem­bros en pa­ro. Unos ca­sos cla­ros de ex­clu­sión so­cial, cu­ya con­se­cuen­cia prin­ci­pal es la pri­va­ción ali­men­ta­ria, de ahí el na­ci­mien­to del pro­gra­ma ope­ra­ti­vo del fon­do de ayu­da eu­ro­pea pa­ra las per­so­nas más des­fa­vo­re­ci­das pa­ra el pe­río­do 2014-2020, al que se des­ti­nan más de seis­cien­tos mi­llo­nes de eu­ros, de los cua­les del 85 % lo pa­ga la Unión Eu­ro­pea y el 15 % res­tan­te, Es­pa­ña.

Así, el nú­me­ro de per­so­nas aten­di­das se ha in­cre­men­ta­do des­de al­go me­nos de 900.000 per­so­nas en el 2007 a 2.000.000 en el 2012. Una se­ñal evi­den­te de la ex­ce­si­va de­sigual­dad so­cial que hay, ac­tual­men­te, en nues­tro país.

Tie­ne que que­dar cla­ro que es­ta in­gen­te can­ti­dad de ali­men­tos no pro­ce­den de los ex­ce­den­tes co­mu­ni­ta­rios, sino que tie­nen un cos­te im­por­tan­te, al com­prar­se me­dian­te un pro­ce­so de li­ci­ta­ción pú­bli­ca. Por di­cho mo­ti­vo, ca­da vez es más im­por­tan­te que las me­di­das de acom­pa­ña­mien­to es­tén di­ri­gi­das a fa­vo­re­cer la in­clu­sión so­cial de las per­so­nas más des­fa­vo­re­ci­das des­ti­na­ta­rias de la ayu­da ali­men­ta­ria. JO­SÉ MA-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.