Bár­ce­nas cul­pa a De Cos­pe­dal del bo­rra­do de sus dis­cos du­ros en el PP

Afir­ma que en el or­de­na­dor ha­bía re­ci­bís de pa­gos irre­gu­la­res a di­ri­gen­tes del par­ti­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MA­TEO BA­LÍN

Luis Bár­ce­nas en su má­xi­ma ex­pre­sión. La pe­sa­di­lla del Par­ti­do Po­pu­lar des­de ha­ce tres años, tras des­cu­brir­se su for­tu­na ocul­ta en Sui­za y lue­go con la pu­bli­ca­ción de la con­ta­bi­li­dad se­cre­ta del par­ti­do, si­gue me­llan­do la ima­gen de la for­ma­ción con­ser­va­do­ra ca­da vez que pi­sa un juz­ga­do. El mul­ti­impu­tado en li­ber­tad pro­vi­sio­nal es­tre­nó ayer su con­di­ción de tes­ti­go en una cau­sa. La que in­ves­ti­ga si hu­bo de­li­to en la des­truc­ción de los dis­cos du­ros de los or­de­na­do­res que uti­li­zó en su des­pa­cho de la se­de na­cio­nal del PP has­ta fe­bre­ro del 2013. Los tes­ti­gos tie­nen obli­ga­ción de de­cir ver­dad ba­jo aper­ci­bi­mien­to. Y Bár­ce­nas qui­so con­tar ayer a la juez ins­truc­to­ra de Ma­drid todos los de­ta­lles que ro­dean a un ca­so que ha ex­plo­ta­do en las ma­nos del PP como una bom­ba re­tar­da­da.

Lo que co­men­zó como una de­nun­cia ar­chi­va­da en oc­tu­bre de 2013 ha aca­ba­do con el par­ti­do (como per­so­na jurídica), la ac­tual te­so­re­ra y el que fue­ra res­pon­sa­ble de in­for­má­ti­ca como in­ves­ti­ga­dos (nue­va de­no­mi­na­ción de los impu­tados) dos años y tres me­ses des­pués. Jus­to en ple­nos mo­vi­mien­tos po­se­lec­to­ra­les que po­drían lle­var a la for­ma­ción de Ma­riano Ra­joy de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta a la opo­si­ción. Un as­pec­to que por su tras­cen­den­cia no es me­nor pa­ra la es­tam­pa del PP.

Tras dos ho­ras de de­cla­ra­ción, el ex­te­so­re­ro po­pu­lar hi­zo ga­la de un inusual es­ca­pis­mo pa­ra des­apa­re­cer del juz­ga­do sin pa­sar por de­lan­te de los fo­cos. Sin em­bar­go, los abo­ga­dos pre­sen­tes en la de­cla­ra­ción apun­ta­ron lo que le di­jo al juez, me­nos a la fis­cal («muy po­co ac­ti­va, ape­nas tres pre­gun­tas») y tam­bién a las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res y a las de­fen­sas. Se­gún trans­mi­tie­ron es­tas fuen­tes, Bár­ce­nas re­la­tó que la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­ci­sión de des­truir los dis­cos du­ros fue en ca­de­na. Des­de el de­par­ta­men­to de in­for­má­ti­ca, pa­san­do por la ase­so­ría le­gal has­ta la se­cre­ta­ria ge­ne­ral y la pre­si­den­cia.

Con Ra­joy no se ce­bó y apun­tó di­rec­ta­men­te a su ar­chi­ene­mi­ga Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal como la au­to­ra fi­nal de abrir la puer­ta de su des­pa­cho el 3 de ju­lio del 2013. La pri­me­ra vez fue unos días an­tes, pe­ro lo im­pi­dió el je­fe de se­gu­ri­dad. No obs­tan­te, a la se­gun­da fue la ven­ci­da, apro­ve­chan­do que es­te es­ta­ba de va­ca­cio­nes. Su­pues­ta­men­te en­tra­ron en la ofi­ci­na la se­cre­ta­ria de Cos­pe­dal («una tal Ma­ri­ví»), el ase­sor le­gal del PP Al­ber­to Du­rán y el je­fe de in­for­má­ti­ca, quie­nes se lle­va­ron los or­de­na­do­res y des­tru­ye­ron sus dis­cos du­ros. Uno de ellos lo re­se­tea­ron has­ta en 30 oca­sio­nes.

Muy en­fa­da­da, Cos­pe­dal res­pon­dió ayer que «a lo que di­ga es­ta per­so­na, que es un men­ti­ro­so com­pul­si­vo y un sin­ver­güen­za, le doy muy po­ca cre­di­bi­li­dad, y es­pe­ro que to­do el mundo tam­bién lo ha­ga».

Con­te­ni­do com­pro­me­te­dor

Pe­ro, ¿qué ha­bía den­tro de esos equi­pos?, le pre­gun­tó la ma­gis­tra­da del Juz­ga­do de Ins­truc­ción 32 de Ma­drid a Bár­ce­nas. Es­te de­ta­lló que con­te­nían «re­ci­bís de pa­gos re­gu­la­res e irre­gu­la­res» a di­ri­gen­tes po­pu­la­res, aunque no es­pe­ci­fi­có sus nom­bres; pan­ta­lla­zos de co­rreos elec­tró­ni­cos con ellos; ho­jas de cálcu­lo con da­tos de la «con­ta­bi­li­dad ofi­cial y pa­ra­le­la»; co­rres­pon­den­cia con per­so­nas que ha­cían do­na­cio­nes al par­ti­do; y da­tos «con­fi­den­cia­les, per­so­na- les y del PP», de­cla­ró el tes­ti­go.

Del fa­mo­so pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca al que alu­dió el abo­ga­do del par­ti­do pa­ra jus­ti­fi­car la des­truc­ción, Bar­ce­nas di­jo que en sus ca­si 30 años en el PP «nun­ca su­po de su exis­ten­cia». Una de­cla­ra­ción coin­ci­den­te con la del je­fe de se­gu­ri­dad, An­to­nio de la Fuen­te, o con la pro­pia se­cre­ta­ria del ex­te­so­re­ro en sus años en Gé­no­va 13, quien den­tro de un «es­ta­do co­lec­ti­vo de am­ne­sia» ad­mi­tió que tam­po­co co­no­cía tal pro­to­co­lo.

Es­te do­cu­men­to es vi­tal, por­que fue la jus­ti­fi­ca­ción en pa­pel que en su mo­men­to dio el PP an­te el juez Pa­blo Ruz, y que pe­se a to­do de­ri­vó en la cau­sa que aho­ra se ins­tru­ye por en­cu­bri­mien­to y da­ños in­for­má­ti­cos. Es­tas con­tra­dic­cio­nes lle­va­ron a las acu­sa­cio­nes a pe­dir ayer la sus­pen­sión de la de­cla­ra­ción como tes­ti­go del ase­sor le­gal del PP.

A. CO­MAS REUTERS

Luis Bár­ce­nas de­cla­ró ayer en el juz­ga­do por el ca­so del bo­rra­do de los or­de­na­do­res del PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.