Ca­me­ron no con­si­gue apla­car la fu­ria eu­ro­es­cép­ti­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - RI­TA ÁL­VA­REZ

El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, su­frió ayer un au­tén­ti­co in­te­rro­ga­to­rio du­ran­te su com­pa­re­cen­cia en los Co­mu­nes. Los ata­ques vi­nie­ron di­rec­ta­men­te de los eu­ro­es­cép­ti­cos de su pro­pio par­ti­do, que no es­tán con­ten­tos con los re­sul­ta­dos de su re­ne­go­cia­ción y le pi­den que con­si­ga más au­to­no­mía pa­ra Lon­dres. Ca­me­ron les res­pon­dió que vo­ten en el re­fe­ren­do «con el co­ra­zón», ba­sán­do­se en lo que crean que es me­jor pa­ra el país. Sin em­bar­go, sus pa­la­bras no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra mu­chos, que le pu­sie­ron los pun­tos so­bre las íes en va­rias in­ter­ven­cio­nes. Uno de ellos, el al­cal­de de Lon­dres, Bo­ris John­son, le pre­gun­tó có­mo res­tau­ra­ría la so­be­ra­nía del Reino Uni­do en el pa­que­te anun­cia­do por Tusk, ade­más de acu­sar­le de «ha­cer lo me­jor de un mal tra­ba­jo».

John­son no es el úni­co que quie­re más con­trol so­bre el po­der ju­di­cial de Bru­se­las, la in­mi­gra­ción y las ayu­das so­cia­les. El ex­se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Liam Fox, pre­di­jo que has­ta cin­co miem­bros del ga­bi­ne­te con­ser­va­dor res­pal­da­rán el bre­xit en la pró­xi­ma con­sul­ta y ad­vir­tió al pri­mer mi­nis­tro de que co­rre el ries­go de crear una di­vi­sión du­ra­de­ra en sus pro­pias fi­las.

La pren­sa bri­tá­ni­ca da por se- gu­ro que Ca­me­ron sus­pen­de­rá el prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va a sus mi­nis­tros pa­ra que es­tos pue­dan ha­cer cam­pa­ña a am­bos la­dos del de­ba­te so­bre la re­la­ción con la UE. Sin em­bar­go, ten­drán que es­pe­rar a una reunión del Go­bierno des­pués de que se lle­gue a un acuer­do con Bru­se­las, po­si­ble­men­te en la cum­bre del 18 y 19. A esa reunión se re­fi­rió otro tory eu­ro­es­cép­ti­co, Ja­cob Rees-Mogg, quien le re­cal­có a Ca­me­ron que le que­dan dos se­ma­nas pa­ra «sal­var su repu­tación como ne­go­cia­dor». Mogg si­gue vien­do que per­sis­te una «Unión Eu­ro­pea ca­da vez más es­tre­cha» en la ac­tual pro­pues­ta.

An­te tan­tos ata­ques, Ca­me­ron op­tó por cam­biar el tono de su dis­cur­so triun­fa­lis­ta del mar­tes y ma­ti­zó: «no es­toy di­cien­do que es­to es per­fec­to, no es­toy di­cien­do que la Unión Eu­ro­pea sea per­fec­ta des­pués de es­te acuer­do, pe­ro la po­si­ción bri­tá­ni­ca sí lo se­rá». Uno de los po­cos que ala­ba­ron al pre­mier fue el diputado Ken Clar­ke, re­cal­can­do que son te­mas di­fí­ci­les. El que de­jó cla­ro que ha­rá cam­pa­ña por una Gran Bre­ta­ña den­tro de la UE fue el la­bo­ris­ta Je­remy Corbyn, pa­ra quien las ne­go­cia­cio­nes no son más que un «dra­ma del par­ti­do con­ser­va­dor». Pi­dió a Ca­me­ron que se cen­tre en co­la­bo­rar con Bru­se­las pa­ra so­lu­cio­nar los sa­la­rios ba­jos y con­tro­lar la eva­sión fis­cal. El pri­mer mi­nis­tro ir­lan­dés, En­da Kenny, anun­ció ayer la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas el 26 de fe­bre­ro, una ci­ta en la que el des­con­ten­to con los par­ti­dos tra­di­cio­na­les po­dría desem­bo­car en un es­ce­na­rio como el que vi­ven aho­ra Es­pa­ña o Por­tu­gal.

El par­ti­do de Kenny, el cen­tro­de­re­chis­ta Fi­ne Gael, ha go­ber­na­do Ir­lan­da de for­ma al­ter­na con otro par­ti­do cen­tris­ta, el Fian­na Fail, des­de 1932, pe­ro aho­ra am­bos asis­ten a la apa­ri­ción de di­ver­sas for­ma­cio­nes con­tra­rias a la aus­te­ri­dad que po­nen en pe­li­gro su do­mi­nio del ta­ble­ro. Pe­se a que Ir­lan­da tie­ne la ta­sa de cre­ci­mien­to más ele­va­da de la UE en es­tos mo­men­tos [el 7% en los tres pri­me­ros tri­mes­tres de 2015], mu­chos vo­tan­tes es­tán har­tos de los sa­cri­fi­cios que se les im­pu­sie­ron como par­te del res­ca­te fi­nan­cie­ro.

Los son­deos in­di­can que la coa­li­ción de go­bierno en­tre el Fi­ne Gael y el Par­ti­do La­bo­ris­ta, el so­cio mi­no­ri­ta­rio, tie­ne muy di­fí­cil con­se­guir los 80 es­ca­ños de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Es­to abre la pers­pec­ti­va de que el país se aden­tre en un te­rri­to­rio in­cier­to, en el que se­ría com­pli­ca­do for­mar ma­yo­rías de Go­bierno.

Las elec­cio­nes po­drían ser «un au­tén­ti­co seís­mo», afir­mó Mui­ris Ma­cCart­haigh, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Queen’s de Bel­fast. En su opi­nión, «la plé­to­ra de pe­que­ños par­ti­dos, alian­zas e in­de­pen­dien­tes» que han apa­re­ci­do ten­drán una re­le­van­cia iné­di­ta en el país. «Al­can­zar un acuer­do ba­jo un pro­gra­ma co­mún pa­ra for­mar go­bierno co­rre el ries­go de lle­var más tiem­po que la semana que cos­tó ha­cer­lo en 2011», ase­gu­ró.

Pa­ra tra­tar de in­cli­nar la ba­lan­za en su fa­vor, En­da Kenny y el lí­der la­bo­ris­ta Joan Bur­ton se pre­sen­tan como la úni­ca op­ción de es­ta­bi­li­dad pa­ra pro­te­ger la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Otra po­si­bi­li­dad de go­bierno se­ría una alianza en­tre el Fi­ne Gael y el Fian­na Fail, dos par­ti­dos cu­ya ri­va­li­dad se re­mon­ta a la gue­rra ci­vil ir­lan­de­sa de los años 1920, al po­co de que el país con­si­guie­ra la in­de­pen­den­cia del Reino Uni­do.

En­da Kenny

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.