Ale­ma­nia cuen­ta ca­si 5.000 re­fu­gia­dos me­no­res des­apa­re­ci­dos so­lo en el 2015

El Go­bierno ca­li­fi­ca de «equí­vo­cas» las ci­fras de la ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PATRICIA BAELO

Eu­ro­pol hi­zo sal­tar las alarmas con el dato de que al me­nos 10.000 me­no­res re­fu­gia­dos des­apa­re­cie­ron tras lle­gar al con­ti­nen­te en los úl­ti­mos dos años. Tras con­fir­mar­se los 5.000 ca­sos de Ita­lia y los 1.000 de Sue­cia, ayer le lle­gó el turno a Ale­ma­nia. Se­gún da­tos de la Ofi­ci­na Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­na­li­dad (BKA), el país ce­rró el 2015 con 4.749 ni­ños so­li­ci­tan­tes de asi­lo en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Ci­fra que se ha­bía dis­pa­ra­do en los seis úl­ti­mos me­ses.

«No sig­ni­fi­ca que a todos les ha­ya pa­sa­do al­go ma­lo», ex­pli­có la BKA. En mu­chos ca­sos, los pe­que­ños vuel­ven a apa­re­cer tras ha­ber­se reuni­do con ami­gos o fa­mi­lia­res, y en otros se han re­gis­tra­do dos ve­ces en va­rios cen­tros. Sin em­bar­go, tam­po­co des­car­ta que «una par­te ha­yan caí­do en ma­nos de re­des cri­mi­na­les» de­di­ca­das a la pros­ti­tu­ción, la men­di­ci­dad infantil o el trá­fi­co de ór­ga­nos.

El Go­bierno ale­mán in­sis­te en que no tie­ne in­di­cios de ta­les des­apa­ri­cio­nes. Es más, un por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Fa­mi­lia ta­chó las ci­fras de la BKA de «su­ma­men­te equí­vo­cas y no fia­bles». En la mis­ma lí­nea, In­te­rior de­nun­ció que el in­for­me «so­lo re­fle­ja la su­ma dia­ria de las de­nun­cias de des­apa­ri­ción», pe­ro no las que ya han si­do es­cla­re­ci­das. Es­te ata­que fron­tal del Eje­cu­ti­vo con­tra las au­to­ri­da­des so­lo se ex­pli­ca como un in­ten- to de exi­mir su res­pon­sa­bi­li­dad.

Pre­ci­sa­men­te ayer el Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó el nue­vo en­du­re­ci­mien­to de la ley mi­gra­to­ria, que con­tem­pla la li­mi­ta­ción del de­re­cho de re­agru­pa­ción fa­mi­liar, una me­di­da que ha si­do cri­ti­ca­da por va­rias oe­ne­gés, pues en­tra­ña un ries­go aún ma­yor pa­ra los me­no­res. Más preo­cu­pa­do por fre­nar el flu­jo de lle­ga­das, el Go­bierno de gran coa­li­ción tam­bién dio luz ver­de a que las ex­pul­sio­nes de aque­llos a los que les sea re­cha­za­da la aco­gi­da se tra­mi­ten en una semana. Co- mo con­se­cuen­cia de las agre­sio­nes se­xua­les a mu­je­res co­me­ti­das en No­che­vie­ja pre­sun­ta­men­te por re­fu­gia­dos de Ar­ge­lia, Ma­rrue­cos y Tú­nez, es­tos es­tán en el pun­to de mi­ra.

10.000 ma­rro­quíes

De he­cho, en­tre los me­ses de di­ciem­bre y enero, 10.000 in­mi­gran­tes ma­rro­quíes y «un nú­me­ro aún ma­yor» de ar­ge­li­nos han lle­ga­do ile­gal­men­te a Ale­ma­nia, ha­cién­do­se pa­sar por re­fu­gia­dos, lo que obli­gó a An­ge­la Mer­kel a te­le­fo­near el pa­sa­do 27 de enero al rey Moha­med VI. Ha­ce unos días, el vi­ce­can­ci­ller, Sig­mar Ga­briel, ame­na­zó con re­du­cir los fon­dos de ayu­da eco­nó­mi­ca a Ar­ge­lia y Ma­rrue­cos, si se nie­gan a re­co­ger a sus na­cio­na­les.

Con to­do, la re­pa­tria­ción se pre­sen­ta com­pli­ca­da, y los in­cen­ti­vos de 1.500 eu­ros por per­so­na, ya im­ple­men­ta­dos con éxi­to en otros paí­ses, se per­fi­lan como la úni­ca so­lu­ción pa­ra que los ma­gre­bíes vuel­van a ca­sa. Mien­tras, Ber­lín pla­nea alo­jar a 10.000 re­fu­gia­dos en 22 ho­te­les por el mó­di­co pre­cio de diez eu­ros dia­rios.

SAKIS MITROLIDIS AFP

Re­fu­gia­dos es­pe­ran en un apar­ca­mien­to a pa­sar la fron­te­ra de Gre­cia con Ma­ce­do­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.