La opo­si­ción de Ve­ne­zue­la avi­sa a la UE so­bre un es­ta­lli­do so­cial

Mitzy Capriles «im­plo­ró» el apo­yo de Bru­se­las con­tra Ma­du­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - C. PORTEIRO

«La si­tua­ción en Ve­ne­zue­la es­tá a pun­to de es­ta­llar. Es un her­vi­de­ro», ad­vir­tió ayer en el Par­la­men­to Eu­ro­peo Mitzy Capriles, mu­jer del al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma, de­te­ni­do ha­ce más de on­ce me­ses por or­den del Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro. La lla­ma­da de aler­ta la lan­zó so­lo un día an­tes de que se pre­sen­te an­te el Par­la­men­to ve­ne­zo­lano un pro­yec­to de ley de am­nis­tía pa­ra los pre­sos po­lí­ti­cos, ini­cia­ti­va que el pre­si­den­te Ma­du­ro anun­ció que ve­ta­ría pa­ra evi­tar la ex­car­ce­la­ción de opo­si­to­res acu­sa­dos de pro­mo­ver la vio­len­cia en las ca­lles del país du­ran­te las pro­tes­tas del 2014.

La preo­cu­pa­ción de la opo­si­ción va más allá. Ve­ne­zue­la es­tá in­mer­sa en una enor­me cri­sis eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca que pue­de em­peo­rar si cha­vis­tas y opo­si­to­res no abren las puer­tas al diá­lo­go: «Estamos ca­si al bor­de de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria. Im­plo­ra­mos su apo­yo», cla­mó Capriles an­tes del co­mien­zo del de­ba­te que se man­tu­vo en el he­mi­ci­clo de Es­tras­bur­go so­bre los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos en el país sud­ame­ri­cano.

La Eu­ro­cá­ma­ra vi­gi­la de for­ma es­tre­cha la si­tua­ción, ca­da vez más de­li­ca­da so­bre el te­rreno. Ma­du­ro si­gue em­pe­ña­do en arre­ba­tar com­pe­ten­cias a la Asam­blea Na­cio­nal, don­de la opo­si­ción do­mi­na con una ma­yo­ría aplas­tan­te tras las elec­cio­nes del pa­sa­do di­ciem­bre. El pre­si­den­te socialista de la Asam­blea Par­la­men­ta­ria Eu­ro-La­ti­noa­me­ri­ca­na, Ra­món Jáu­re­gui, exi­gió ayer a Ma­du­ro «res­pe­to» a los po­de­res le­gí­ti­mos y le ins­tó a fre­nar la pues­ta en mar­cha de asam­bleas pa­ra­le­las: «Se­ría un in­ten­to de di­luir la vo­lun­tad po­pu­lar y usur­par po­de­res», in­di­có an­tes de des­car­tar la im­po­si­ción de san­cio­nes al país por­que per­ju­di­ca­rían a to­do el pue­blo ve­ne­zo­lano.

La­ta de ga­so­li­na

Exis­te con­sen­so en que el úni­co ca­mino pa­ra la re­con­ci­lia­ción en Ve­ne­zue­la es el diá­lo­go: «En su au­sen­cia, exis­te el pe­li­gro de que pa­sen co­sas muy pe­li­gro­sas», aler­tó el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ho­lan­dés, Bert Koen­ders, en nom­bre de la UE. Pe­ro las con­di­cio­nes pa­ra sen­tar­se a de­ba­tir no se dan. Capriles re­cor­dó que no pue­de ha­ber re­con­ci­lia­ción sin am­nis­tía: «No es po­si­ble dia­lo­gar cuan­do te lla­man con una la­ta de ga­so­li­na en una mano y un fós­fo­ro en­cen­di­do en otra», ase­gu­ró.

La preo­cu­pa­ción es má­xi­ma y el mar­gen de ma­nio­bra pa­ra ac- tuar li­mi­ta­do: «No es la UE quien de­ci­de qué va a pa­sar en Ve­ne­zue­la pe­ro de­fen­de­mos los de­re­chos hu­ma­nos y la de­mo­cra­cia», re­cor­dó el vi­ce­pre­si­den­te del PE, An­to­nio Ta­ja­ni. La de­le­ga­ción po­pu­lar es­pa­ño­la en la Eu­ro­cá­ma­ra lan­zó dar­dos con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro, al que el eu­ro­dipu­tado Car­los Itur­gáiz ca­li­fi­có de «nar­co­dic­ta­dor». Acu­sa­ron a su par­ti­do de no acep­tar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes. «Eu­ro­pa ja­más de­ja­rá so­lo al bra­vo pue­blo ve­ne­zo­lano», ad­vir­tió el je­fe de la de­le­ga­ción, Gon­zá­lez Pons.

El diputado de IU, Ja­vier Cou­so, re­pro­chó a los gran­des par­ti­dos el ha­ber avi­va­do el «in­cen­dio» y pi­dió a la UE «no apo­yar a los que bus­can un cam­bio vio­len­to».

P. SEE­GER EFE

Mitzy Capriles, esposa del de­te­ni­do al­cal­de de Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.