Un «hac­ker» exi­ge 1.500 eu­ros al pó­si­to de Ce­san­tes tras lan­zar un ci­be­ra­ta­que

La co­fra­día ha te­ni­do du­ran­te 8 días blo­quea­das sus cuen­tas y el pro­gra­ma in­for­má­ti­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Marítima - LUIS CAR­LOS LLE­RA

Un pi­ra­ta in­for­má­ti­co ha man­te­ni­do en ja­que du­ran­te una semana a la Co­fra­día de Pes­ca­do­res San Juan de Ce­san­tes, si­tua­da en el mu­ni­ci­pio de Re­don­de­la. El hac­ker, que ha uti­li­za­do pre­sun­ta­men­te un ser­vi­dor alo­ja­do en Ru­sia, ha lan­za­do un ci­be­ra­ta­que que ha im­pe­di­do que el tra­ba­jo de la co­fra­día se desa­rro­lla­se con nor­ma­li­dad y que el pó­si­to pu­die­se pa­gar sus fac­tu­ras y co­brar a tra­vés del ban­co. «Ha­ce ocho días se fun­dió de re­pen­te la pan­ta­lla de los or­de­na­do­res, que se vol­vió com­ple­ta­men­te azul», ex­pli­ca el pa­trón ma­yor de Ce­san­tes, Cle­men­te Bas­tos.

Una fun­cio­na­ria del pó­si­to re­la­ta que el pi­ra­ta con­si­guió un en­crip­ta­do de todos los ar­chi­vos y del pro­gra­ma de ges­tión de la co­fra­día. A raíz de eso, «que­dó to­do inu­ti­li­za­do y tu­vi­mos que vol­ver a rea­li­zar las subas­tas a vi­va voz», cuen­ta Bas­tos. «He­mos te­ni­do blo­quea­das las cuen­tas y no he­mos po­di­do pa­gar ni co­brar», aña­de el pa­trón ma­yor.

Bas­tos in­di­ca que el pi­ra­ta ha con­se­gui­do sal­tar­se todos los cor­ta­fue­gos de se­gu­ri­dad y se han in­tro­du­ci­do en el sis­te­ma. La in­ten­ción del hac­ker era cla­ra, como se pu­so de re­lie­ve al ca­bo de va­rios días en los que la co­fra­día no con­si­guió arre­glar la si- tua­ción. El pa­sa­do miér­co­les re­ci­bie­ron un men­sa­je del pre­sun­to sa­bo­tea­dor exi­gien­do 1.500 eu­ros pa­ra res­tau­rar to­do el sis­te­ma. «No le he­mos pa­ga­do y he­mos de­nun­cia­do el ca­so an­te el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía», ase­gu­ra el pa­trón ma­yor.

La de­man­da se pre­sen­tó ya el pri­mer día en que los in­for­má­ti­cos con­tra­ta­dos por la co­fra­día con­fir­ma­ron que se tra­ta­ba de un ci­be­ra­ta­que en to­da re­gla. «Vamos a am­pliar la de­nun­cia ini­cial for­mu­la­da a la po­li­cía con la del chan­ta­je re­ci­bi­do. En nin­gún mo­men­to he­mos creí­do que fué­se­mos a re­cu­pe­rar la in­for­ma­ción si pa­gá­se­mos, por­que hay gen­te que su­fre ata­que de es­te ti­po y pa­ga y lue­go nun­ca re­cu­pe­ran sus ar­chi­vos», ma­ni­fies­ta el pa­trón ma­yor.

Tra­ba­jo in­gen­te

Los téc­ni­cos han con­se­gui­do vol­ver a po­ner en fun­cio­na­mien­to el pro­gra­ma y a par­tir de aho­ra que­dan unos me­ses de in­gen­te tra­ba­jo pa­ra vol­ver a in­tro­du­cir los da­tos per­di­dos, de los que tie­nen copia en pa­pel.

Una fun­cio­na­ria de la co­fra­día tam­bién su­frió otro ata­que in­for­má­ti­co en oc­tu­bre. «Usa­ron mi co­rreo pa­ra en­viar una or­den de trans­fe­ren­cia a mi ban­co por im­por­te de 4.800 eu­ros. En esa or­den or­de­na­ban a mi en­ti­dad a que en­via­sen el di­ne­ro a una cuen­ta do­mi­ci­lia­da en Chi­na. En mi ban­co des­con­fia­ron y me aler­ta­ron de lo que pa­sa­ba».

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.