El pú­bli­co acla­ma a los can­tan­tes que pi­den que si­ga la Tem­po­ra­da Lí­ri­ca

El con­cier­to aca­bó con todos los in­tér­pre­tes en­to­nan­do el «Va, pen­sie­ro», de Ver­di

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - RO­DRI GAR­CÍA

Un co­ro de es­cla­vos de la lí­ri­ca to­mó ano­che el es­ce­na­rio del tea­tro Rosalía de A Co­ru­ña. Es­ta vez no eran los he­breos re­cla­man­do su li­be­ra­ción, como en Na­buc­co, sino un gru­po de can­tan­tes ga­lle­gos que in­ter­pre­tan­do el Va, pen­sie­ro mos­tra­ban los re­sul­ta­dos de 63 años de ac­ti­vi­dad lí­ri­ca en la ciu­dad y pe­dían que se ga­ran­ti­za­se la con­ti­nui­dad de es­ta tra­di­ción. Des­de el anun­cio del con­cier­to, de­ja­ron cla­ro que es­ta ini­cia­ti­va «no va con­tra na­die» sino que es un lla­ma­mien­to a la res­ti­tu­ción de la aho­ra mis­mo sus­pen­di­da Tem­po­ra­da Lí­ri­ca de A Co­ru­ña. Con es­te co­ro clá­si­co de Ver­di con­clu­yó un re­ci­tal de más de dos ho­ras.

«¡Qué vuel­va ya la ópe­ra a La Co­ru­ña!, ¡ya!». Es­ta era la pe­ti­ción de Ai­noha Arte­ta con la que arran­ca­ba la ve­la­da. En un tea­tro Rosalía aba­rro­ta­do (has­ta al­gún po­lí­ti­co tu­vo pro­ble­mas pa­ra en­con­trar si­tio por un bai­le de en­tra­das) so­na­ron otros men­sa­jes de apo­yo. Des­de el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, Juan Je­sús Rodríguez de­cía so­bre la ac­ti­vi­dad lí­ri­ca en A Co­ru­ña: «Ha­cer una de las me­jo­res tem­po­ra­das de la ópe­ra con po­co di­ne­ro es ya un mi­la­gro». Y pe­día su con­ti­nui­dad, acom­pa­ña­do por Celso Al­be­lo.

«A ver si nos ha­cen ca­so»

Al aca­bar los di­fe­ren­tes men­sa­jes so­nó el pri­mer lar­go aplau­so de un pú­bli­co en­tre el que es­ta­ba el con­ce­jal de cul­tu­ras del Ayun­ta­mien­to co­ru­ñés, Jo­sé Ma­nuel San­de, la socialista Mar Bar­cón y el po­pu­lar Miguel Lo­ren­zo, en­tre otros. «Aquí estamos los de siem­pre, a ver si nos ha­cen ca­so», apun­ta­ba an­tes de en­trar una de las per­so­nas que in­te­gra­ban el pú­bli­co. Era una con­cu­rren­cia muy va­rio­pin­ta, tan­to en eda­des, des­de abue­las has­ta ado­les­cen­tes, como en ves­ti­men­ta, del abri­go de piel a los pan­ta­lo­nes va­que­ros.

Bor­ja Qui­za, uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de es­te con­cier­to, abrió la no­che con Lar­go al factotum, de Il Bar­bie­re di Si­vi­glia, de Ros­si­ni. Otro de los que ac­tuó fue el jo­ven con­tra­te­nor Al­ber­to Mi­gué­lez-Rou­co, de 21 años, y que se lle­vó el ma­yor aplau­so de la pri­me­ra par­te del pro­gra­ma: «Yo es­tu­dio en Ba­si­lea y cuan­do les cuen­to a mis ami­gos la gen­te que ac­túa en Co­ru­ña se sor­pren­den mu­cho y di­cen que allí no ha can­ta­do nun­ca gen­te como Leo Nuc­ci». Tras re­cor­dar que ya ac­tuó en La flau­ta má­gi­ca de Mo­zart den­tro de la Tem­po­ra­da Lí­ri­ca co­ru­ñe­sa, re­cuer­da sus quin­ce años acu­dien­do a la ópe­ra en la ciu­dad y vien­do «a los me­jo­res».

En el des­can­so, Qui­za ha­bla­ba de «una ener­gía po­si­ti­ví­si­ma en­tre los can­tan­tes; una ener­gía que se no­ta en el am­bien­te y que el pú­bli­co de­vuel­ve [a los ar­tis­tas], es­tá muy proac­ti­vo». Y la­men­ta­ba un par de ba­jas de úl­ti­ma ho­ra por pro­ble­mas de sa­lud. En cuan­to al re­sul­ta­do del con­cier­to, es­pe­ra­ba al­go muy con­cre­to: «Que es­ta ener­gía se fil­tre y todos en­tien­dan que hay que bus­car una so­lu­ción lo an­tes po­si­ble por­que cuan­to más tiem­po pa­sa más gra­ve es la si­tua­ción».

«Al pa­de­cer vir­tud»

La se­gun­da par­te arran­có con Vic­to­ria Ál­va­rez in­ter­pre­tan­do la Rosa de abril, de An­drés Gaos, y con­clu­yó con todos los can­tan­tes, y los dos pia­nis­tas, Lud­mi­la Or­lo­va y Ma­nuel Bur­gue­ras, in­ter­pre­tan­do el Va, pen­sie­ro, con su pe­ti­ción: «Oja­lá te in­fun­da el Se­ñor una me­lo­día, que in­fun­da al pa­de­cer vir­tud». Al tér­mino, el pú­bli­co res­pon­dió, pues­to en pie, todos a una, con una lar­guí­si­ma acla­ma­ción: «¡Ópe­ra, sí! ¡Ópe­ra, sí!», gri­to que se acom­pa­ñó de un so­no­ro, rít­mi­co e in­ter­mi­na­ble pa­ta­leo. Que­dó cla­ro que los asis­ten­tes no al­ber­ga­ban du­das so­bre la ne­ce­si­dad de man­te­ner el ci­clo lírico, a to­da cos­ta.

FO­TOS MAR­COS MÍGUEZ

Los mú­si­cos ofre­cie­ron una emo­ti­va in­ter­pre­ta­ción del «Va, pen­sie­ro», de Ver­di, con la que ce­rra­ron la ve­la­da.

El ba­rí­tono na­ci­do en Or­ti­guei­ra Bor­ja Qui­za, ayer, en pleno dúo de vo­ces con la so­prano Al­ba Ló­pez, acom­pa­ña­dos am­bos al piano por Ma­nuel Bur­gue­ras. Qui­za fue el gran pro­mo­tor de es­ta exi­to­sa ve­la­da en de­fen­sa de la lí­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.