Da­vid Cal, un se­ñor de Mur­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - A. BRU­QUE­TAS

Al me­da­llis­ta olím­pi­co es­pa­ñol más lau­rea­do de todos los tiem­pos se le apa­ga­ron las ga­nas de com­pe­tir a mi­les de ki­ló­me­tros de su ca­sa. Des­pués de re­ti­rar­se de la al­ta com­pe­ti­ción, Da­vid Cal se re­en­con­tró con esa vi­da ale­ja­da de las ata­du­ras del cro­nó­me­tro, de una ru­ti­na as­fi­xian­te que, des­de ha­ce más de una dé­ca­da, lo lle­va­ba ca­da cua­tro años a su­bir­se al po­dio de los Jue­gos. Des­de el pa­sa­do ve­rano es­tu­vo acos­tum­brán­do­se a ese día a día sin en­tre­na­mien­tos, sin es­tar pen­dien­te de la ho­ra y el des­can­so. Ayu­dó a su equi­po en Can­gas y se subió a una bi­ci de mon­ta­ña pa­ra re­co­rrer ca­mi­nos como an­tes te­nía prohi­bi­do. Pe­ro Cal anun­ció ayer que vuel­ve al tra­ba­jo. Se mar­cha a Mur­cia a apor­tar su sa­bi­du­ría en­ci­ma de la ca­noa a las tri­pu­la­cio­nes de la UCAM, ocu­pa­rá un pues­to en el ser­vi­cio de deportes de la uni­ver­si­dad y tam­bién es­tu­dia­rá una ca­rre­ra. «La UCAM es una fa­mi­lia que me ha tra­ta­do siem­pre muy bien y creo que allí voy a es­tar arro­pa­do, voy a es­tar bien. Tie­nen un pro­yec­to muy bo­ni­to, creo que es un mo­de­lo re­fe­ren­te a otras uni­ver­si­da­des, que de­be­rían co­piar ese apo­yo que dan al de­por­te», in­di­có el de­por­tis­ta.

Por su par­te, el pre­si­den­te de la UCAM, Jo­sé Luis Men­do­za, le ani­mó a «vol­ver a com­pe­tir». «Es jo­ven, tie­ne gran­des con­di­cio­nes y a mí me pa­re­ce que tie­ne esa po­si­bi­li­dad, no­so­tros vamos a ani­mar­le a ello. Lo im­por­tan­te es que sea fe­liz, él se me­re­ce to­do, lo que ha he­cho en el de­por­te es­pa­ñol no lo ha he­cho na­die», ase­gu­ró. El di­ri­gen­te de la uni­ver­si­dad mur­cia­na des­cri­bió la pre­sen­cia de Da­vid Cal como «un lu­jo» y ex­pli­có qué ha­rá en Mur­cia a par­tir de aho­ra. «Se va a en­car­gar del cen­tro de pi­ra­güis­mo, de los clu­bes que te­ne­mos. Po­drá es­tu­diar tran­qui­la­men­te una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, for­mar­se y co­la­bo­rar con no­so­tros en la uni­ver­si­dad, con la es­pe­ran­za de po­der re­to­mar la com­pe­ti­ción», con­fir­mó Men- doza, al­go que el ex­ca­noís­ta ve le­jos. «Me ayu­da­rán en la com­pe­ti­ción de la vi­da, la otra par­te ya es­tá más aban­do­na­da», ase­gu­ró Cal.

El de Hío con­fir­mó que re­ci­bió ofer­tas en Ga­li­cia pa­ra rea­li­zar un tra­ba­jo re­la­cio­na­do con el mundo del de­por­te, pe­ro que has­ta aho­ra «no ha­bía en­con­tra­do na- da» que le «lle­na­ra tan­to como lo que ha­cía an­tes». «Des­pués de es­tar to­da una vi­da ha­cien­do lo mis­mo, de­di­cán­do­me al de­por­te y a la com­pe­ti­ción ne­ce­si­ta­ba un tiem­po de pa­rón, de reflexión, un tiem­po pa­ra mí», di­jo.

Po­ner­se en for­ma

Da­vid Cal re­co­no­ció que ha se­gui­do vin­cu­la­do a su «club de pi­ra­güis­mo» y ha vuel­to a dar pa­la­das por afi­ción. «He in­ten­ta­do ha­cer al­go más de de­por­te por­que es al­go que me gus­ta­ba, pe­ro al fi­nal fui per­dien­do la ru­ti­na. Aho­ra en Mur­cia voy a intentar em­pe­zar una, si no me voy a po­ner muy gran­de, in­ten­ta­ré lle­var una vi­da sa­lu­da­ble», di­jo son­rien­do.

Así se abre una nue­va eta­pa en una de las le­yen­das del de­por­te ga­lle­go, del hom­bre que con­quis­tó el pri­mer oro y que lue­go fue ca­paz, jun­to a Su­so Mor­lán, su som­bra du­ran­te años y con la que no ha­bla des­de ha­ce me­ses, de man­te­ner­se en la cima has­ta lo inima­gi­na­ble, has­ta ga­nar­se la eter­ni­dad.

EFE

El ca­noís­ta ga­lle­go Da­vid Cal, ayer en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.