Tri­ples de Utah y Ari­zo­na en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - M. G. R., C. G. B.

Ima­gi­nen a un jo­ven abo­ga­do re­cién li­cen­cia­do por la Uni­ver­si­dad de Brig­ham Young, en Utah, y otro por la de Ari­zo­na, en Te­xas. O un mé­di­co. O un ma­te­má­ti­co. Ima­gi­nen que pa­ra es­tre­nar­se en un bu­fe­te, un hospital o en las au­las se tras­la­dan al otro la­do del Atlán­ti­co, uno a Com­pos­te­la y el otro a Ma­rín. Ty­ler Haws (ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas), y Ga­be Ro­gers (cri­mi­no­lo­gía), am­bos ju­ga­do­res de ba­lon­ces­to, es­col­tas con bue­na mano, han da­do ese sal­to en el ma­pa. En su día fue­ron ri­va­les en la li­ga uni­ver­si­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra vi­ven a se­sen­ta ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra por la AP-9, en­ro­la­do uno en el Rio Na­tu­ra Mon­bus Obra­doi­ro y el otro en el Ma­rín Ence Peixe Ga­le­go. Los dos se con­fie­san con­ten­tos en Ga­li­cia, aunque los cam­bios son no­ta­bles. So­bre el parqué, es­tán com­ple­tan­do un más­ter en ba­lon­ces­to tác­ti­co.

Se sa­lu­dan como si fue­sen ami­gos, aunque ape­nas coin­ci­die­ron en un par­ti­do de la li­ga uni­ver­si­ta­ria norteamericana ha­ce tres años. La pri­me­ra pre­gun­ta de Ro­gers a Haws sor­pren­de: «Te ca­sas­te, ¿no? ¿Vi­ve tu mu­jer con­ti­go?». «Sí, era par­te del acuer­do», res­pon­de el de Utah, y el es­col­ta del Peixe Ga­le­go asien­te con re­sig­na­ción. Él tam­bién tie­ne esposa, pe­ro vi­ve en Phoe­nix. Pa- ra so­bre­lle­var­lo se pasan co­nec­ta­dos por Fa­ce­ti­me las 24 ho­ras del día. Así pue­den ver­se mien­tras duer­men, di­ce. El si­guien­te te­ma que to­can en se­gun­dos es el si­tio que le ha to­ca­do a ca­da uno. «Es­ta, por lo me­nos, es una ciu­dad gran­de y es más fá­cil; el lu­gar en el que vi­vo yo, Ma­rín, es pe­que­ño», le con­fie­sa Ro­gers. Más tar­de, du­ran­te la en­tre­vis­ta, el te­jano ase­gu­ra­rá que es­tá en­can­ta­do por­que la gen­te es muy abier­ta y ama­ble. Pe­ro tam­bién que es­tar so­lo en Ga­li­cia le per- mi­te cen­trar­se so­lo en el ba­lon­ces­to, sin dis­trac­cio­nes.

Cuan­do se le pi­de que dé un con­se­jo a Haws, le mi­ra: «Con­gra­tú­la­te con la cul­tu­ra, ve a lu­ga­res con tus com­pa­ñe­ros, ha­bla con ellos, jue­ga a vi­deo­jue­gos con ellos si te gus­tan, in­ten­ta en­con­trar al­go en co­mún, es lo que ha­ce mi equi­po».

Más­ter en bás­quet tác­ti­co

«Es una pre­gun­ta di­fí­cil», re­co­no­ce Ro­gers cuan­do se le pre­gun­ta si pre­fie­re el ba­lon­ces­to ame- ri­cano, ba­sa­do en el es­pec­tácu­lo pu­ro, o el eu­ro­peo, más cen­tra­do en la es­tra­te­gia. «Am­bos tie­nen ven­ta­jas. Me gus­ta el es­ti­lo eu­ro­peo por­que no es to­do so­bre ti, tie­nes a tus com­pa­ñe­ros pa­ra ayu­dar­te y el en­tre­na­dor no es­tá ba­san­do to­do el jue­go so­bre tus hom­bros. En la uni­ver­si­dad, si eres el ju­ga­dor es­tre­lla, el jue­go va don­de va­yas tú. Aquí no es así, es un sis­te­ma y jue­gas den­tro de él. Si tu­vie­ra un hi­jo y qui­sie­ra que apren­die­se ba­lon­ces­to, pro­ba­ble­men­te le di­ría que vie­se más jue­go eu­ro­peo que ame­ri­cano», sen­ten­cia el te­jano.

«Los ju­ga­do­res de aquí son muy in­te­li­gen­tes, y siem­pre ha­cen la ac­ción co­rrec­ta. Y, si co­me­tes un error en de­fen­sa, cual­quier pe­que­ña co­sa, te lo van a ha­cer pa­gar. He te­ni­do que adap­tar­me a eso y sen­tir­me có­mo­do con ello. Pe­ro es di­ver­ti­do for­mar par­te de un equi­po muy bueno», ad­mi­te Haws.

Se tur­nan con la pa­la­bra y co­ge el re­le­vo nue­va­men­te el del Peixe: «Cuan­do es­ta­ba en Amé­ri­ca pen­sa­ba que ju­ga­ba du­ro, y cuan­do vi­ne aquí vi que no lo ha­cía en ab­so­lu­to. Fue un gran ajus­te que tu­ve que ha­cer en ba­lon­ces­to, in­ten­tan­do ser más du­ro, y me lle­vó tal vez tres o cua­tro me­ses real­men­te asi­mi­lar que no pue­do des­mar­car­me y lan­zar». «Tie­nes que sa­lir co­rrien­do pa­ra en­con­trar una opor­tu­ni­dad de ti­rar», sen­ten­cia Ro­gers.

offs

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.