«Los sa­ni­ta­rios des­co­no­ce­mos mu­chos as­pec­tos so­bre las ins­truc­cio­nes pre­vias»

Pro­ta­go­nis­tas El co­mi­té de éti­ca asis­ten­cial ini­ció un plan di­vul­ga­ti­vo so­bre el do­cu­men­to vi­tal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - FINA ULLOA

Carmen Hernández di­ri­gió la pri­me­ra se­sión for­ma­ti­va ex­tra­or­di­na­ria pa­ra los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios del CHUO so­bre el co­no­ci­do como Do­cu­men­to de Ins­truc­cio­nes Pre­vias. La ini­cia­ti­va for­ma par­te de un plan del co­mi­té de éti­ca asis­ten­cial del cen­tro pa­ra di­vul­gar lo que im­pli­ca, tan­to pa­ra el pa­cien­te como pa­ra los tra­ba­ja­do­res sa­ni­ta­rios, es­te re­la­to­rio en el que ca­da per­so­na in­di­ca có­mo desea que dis­cu­rra la úl­ti­ma fa­se de su vi­da des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co y asis­ten­cial.

—¿Los pro­fe­sio­na­les de­man­dan in­for­ma­ción al res­pec­to?

—Los pro­fe­sio­na­les des­co­no­ce­mos, en ge­ne­ral, mu­chos as­pec­tos so­bre las ins­truc­cio­nes pre­vias. Te­ne­mos mu­chas le­yes, un am­plio des­plie­gue le­gis­la­ti­vo en torno a es­te te­ma, que da­tan ya del año 2000 pe­ro a día de hoy hay que de­cir que in­clu­so den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes sa­ni­ta­rias no se sa­be to­do lo que es es­ta pla­ni­fi­ca­ción de la asis­ten­cia al fi­nal de la vi­da. Ha­ce un tiem­po que des­de el co­mi­té de bio­éti­ca nos plan­tea­mos que era ne­ce­sa­rio que se co­noz­ca más so­bre las ins­truc­cio­nes pre­vias, tan­to los pro­fe­sio­na­les como la po­bla­ción.

—¿Cuál es el prin­ci­pal problema que exis­te con es­te do­cu­men­to?

—Em­pe­zan­do por­que pa­ra mí no tie­ne sen­ti­do que ha­ble­mos de un do­cu­men­to. Eso su­po­ne que lo ve­mos como un pa­pel más de los mu­chí­si­mos que vie­nen a en­gro­sar las his­to­rias clí­ni­cas. Es­to ne­ce­si­ta un preám­bu­lo y tie­ne un pro­ce­so. La fi­na­li­dad de las ins­truc­cio­nes pre­vias es que a no­so­tros nos ayu­den a to­mar de­ci­sio­nes y que res­pe­te­mos los va­lo­res y los de­seos del pa­cien­te pa­ra cuan­do no pue­da ex­pre- sar­los. Pe­ro se re­quie­re reflexión. Si no la hay aca­ba­re­mos ca­yen­do en el mis­mo problema que con el con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do, que da­mos el pa­pel sin más ex­pli­ca­ción, como si fue­se un trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co más. No po­de­mos caer en el error de te­ner pa­pe­les por te­ner pa­pe­les. Hay que ha­cer una pre­pa­ra­ción pre­via por­que el pa­cien­te tie­ne que ha­ber si­do in­for­ma­do y lo que fir­ma es que en­tien­de lo que se le ha ex­pli­ca­do. Pues en es­te ca­so, igual.

—En la prác­ti­ca ¿el pro­fe­sio­nal se sien­te con au­to­ri­dad pa­ra im­po­ner­se in­clu­so a la fa­mi­lia si va en con­tra de lo que ma­ni­fes­tó el pa­cien­te?

—Se tie­ne que sen­tir con to­da la au­to­ri­dad del mundo pa­ra po­der lle­var a ca­bo lo que di­cen esas ins­truc­cio­nes pre­vias, pe­ro pa­ra que eso sea po­si­ble hay que afi­nar en una se­rie de cues­tio­nes que van más allá de los de­seos co­mu­nes. Cuan­do a al­guien se le plan­tea có­mo le gus­ta­ría afron- tar esa par­te fi­nal de la vi­da todos coin­ci­di­mos y sa­be­mos que que­re­mos que sea sin do­lor y en paz. Pe­ro hay mu­chas más co­sas que se pue­den per­fi­lar. Por eso es tan im­por­tan­te que se ha­ga bien, que la per­so­na ten­ga to­da la in­for­ma­ción. Cuan­do uno tie­ne un diag­nós­ti­co con­cre­to y se pre­vé có­mo pue­de ser el pro­ce­so de la en­fer­me­dad es más fá­cil afi­nar en los de­ta­lles, so­bre to­do si hay una bue­na co­mu­ni­ca­ción con su mé­di­co que le ex­pli­que qué sig­ni­fi­ca ca­da co­sa. Pe­ro cuan­do uno de­ci­de ha­cer ese do­cu­men­to sin te­ner una pa­to­lo­gía pre­via, en una si­tua­ción de sa­lud, sue­le ser di­fí­cil ir a lo con­cre­to.

—Y en­ton­ces ¿có­mo se sol­ven­ta?

—Pa­ra eso en el do­cu­men­to se cuen­ta con el nom­bra­mien­to de un re­pre­sen­tan­te. Es una fi­gu­ra que pa­re­ce ba­nal pe­ro que sig­ni­fi­ca mu­cho en el pro­ce­so: es el ga­ran­te de lo que ahí se di­ce y, más im­por­tan­te to­da­vía, quien va a ayu­dar en la to­ma de de­ci­sio- nes si no es­tán bien de­fi­ni­das en las ins­truc­cio­nes. A ve­ces tam­bién to­ma­mos esa fi­gu­ra como un trá­mi­te, como los tes­ti­gos que fir­man en la bo­da, pe­ro es muy im­por­tan­te. Ser re­pre­sen­tan­te en las ins­truc­cio­nes pre­vias su­po­ne que co­no­ce muy bien al pa­cien­te has­ta el pun­to de sa­ber in­ter­pre­tar lo que esa per­so­na que­rría si es­tu­vie­se en con­di­cio­nes de co­mu­ni­car­lo.

—¿Pue­de ser fa­mi­liar?

—Pue­de ser­lo, no hay nin­gún problema, pe­ro tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que a la fa­mi­lia en un mo­men­to con tan­ta car­ga emo­ti­va le pue­de re­sul­tar más com­ple­jo to­mar dis­tan­cia pa­ra asu­mir cier­tas co­sas. De to­das for­mas cuan­do el pa­cien­te eli­ge esa fi­gu­ra se su­po­ne que ha de co­no­cer que ese nom­bra­mien­to, que pa­re­ce ahí po­ca co­sa, es esen­cial y por tan­to la ele­gi­rá cons­cien­te de que sa­brá in­ter­pre­tar su vo­lun­tad en esa co­sas que no es­tán cla­ras.

MIGUEL VI­LLAR

Sal­man­ti­na de na­ci­mien­to, Carmen Hernández ejer­ce des­de ha­ce tres dé­ca­das en el CHUO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.