Bru­se­las es­pe­ra en vi­lo al nue­vo Go­bierno es­pa­ñol

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

La in­quie­tud es el de­no­mi­na­dor co­mún de Ma­drid y Bru­se­las. No se pue­de ne­gar. Las ecua­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno en Es­pa­ña son tre­men­da­men­te com­ple­jas y las op­cio­nes que hay so­bre el ta­pe­te no son na­da tran­qui­li­za­do­ras pa­ra la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ti­món po­lí­ti­co de la UE. Las pers­pec­ti­vas de que se tar­de en or­ga­ni­zar un Eje­cu­ti­vo y el co­lor que fi­nal­men­te pue­da te­ner preo­cu­pan por igual a su pre­si­den­te, Jean Clau­de Junc­ker, quien lla­ma una y otra vez a for­mar un Go­bierno «es­ta­ble» y «com­pro­me­ti­do» con los pac­tos vi­gen­tes. La au­sen­cia de un nue­vo pre­si­den­te y de un re­no­va­do equi­po de mi­nis­tros en Es­pa­ña es­tá re­tra­san­do cues­tio­nes de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea. Ayer se plan­teó uno de los di­le­mas que se pre­sen­ta­rá a cor­to pla­zo. ¿Pue­de el Go­bierno en fun­cio­nes apro­bar un even­tual acuer­do con el Reino Uni­do pa­ra evi­tar el bre­xit? (sa­li­da del Reino Uni­do de la UE) Los equi­pos ju­rí­di­cos es­tu­dian esa po­si­bi­li­dad, ase­gu­ran fuen­tes di­plo­má­ti­cas. De no ha­cer­lo, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, po­dría ver­se obli­ga­do a retrasar la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do a la es­pe­ra de que se for­ma­se un Eje­cu­ti­vo en Es­pa­ña que ra­ti­fi­ca­se el tex­to.

La es­pe­ra pa­ra sa­ber el co­lor del nue­vo Go­bierno se ha­ce eter­na. A pe­sar de la de­li­ca­de­za de la que ha he­cho ga­la Junc­ker pa­ra no in­ter­fe­rir en las ne­go­cia­cio­nes en cur­so, lo cier­to es que el lu­xem­bur­gués ya ha de­ja­do cla­ro por quién se de­can­ta. An­te un es­ce­na­rio de coa­li­ción de iz­quier­das «a la por­tu­gue­sa», ase­gu­ró que «es­tá por de­mos­trar que eso sea una fór­mu­la es­ta­ble». Hoy mis­mo es­tá pre­vis­to que Bru­se­las vuel­va a des­acre­di­tar al re­cién for­ma­do Eje­cu­ti­vo por­tu­gués des­de­ñan­do sus pre­su­pues­tos, ca­li­fi­ca­dos de «in­cohe­ren­tes». Una ma­nio­bra que bien pue­de en­ten­der­se como un aviso a na­ve­gan­tes.

El tiem­po co­rre y la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­pe­ra im­pa­cien­te al fi­nal del ca­mino. El nue­vo Go­bierno es­pa­ñol no po­drá apla­zar su ci­ta con las ti­je­ras y las re­for­mas. So­lo es­te año, el ajus­te as­cien­de a 8.600 mi­llo­nes. Ber­lín cru­za los de­dos pa­ra que las ne­go­cia­cio­nes de Pe­dro Sán­chez fra­ca­sen. A la can­ci­ller Mer­kel ya no le que­dan más so­cios que Ma­riano Ra­joy pa­ra en­sal­zar las bon­da­des de la aus­te­ri­dad en el sur de Eu­ro­pa. Un vuel­co del Go­bierno es­pa­ñol a la iz­quier­da pue­de con­di­cio­nar en el fu­tu­ro in­me­dia­to las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de la UE. La quin­ta po­ten­cia de la zo­na eu­ro se su­ma­ría así a Ita­lia, Por­tu­gal, Gre­cia y Fran­cia pa­ra cam­biar el rum­bo.

Junc­ker quie­re evi­tar a to­da cos­ta abrir las puer­tas a la re­ne­go­cia­ción con Es­pa­ña. Con la economía en­ca­rri­la­da, se re­sis­te a ha­cer un al­to en el ca­mino. Bru­se­las te­me que el blo­queo a su hoja de ru­ta pro­vo­que «des­con­fian­za» in­ter­na­cio­nal. «Es­pa­ña ne­ce­si­ta es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Es­pe­ro que es­té a la al­tu­ra», ad­vir­tió. Su co­mi­sa­rio de Economía, Pie­rre Mos­co­vi­ci, in­sis­tió ayer en los pe­li­gros de ne­go­ciar a con­tra re­loj: «La es­pe­ra po­lí­ti­ca es es­pe­ra pa­ra los agen­tes eco­nó­mi­cos y es un ries­go».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.