Los nue­vos tre­nes per­mi­ten co­nec­tar con el AVE y lle­gar a Ali­can­te o Má­la­ga a co­mer

A fi­nal de año se me­jo­ra­rán los ho­ra­rios, al re­cor­tar­se otros 45 mi­nu­tos el via­je a Ma­drid

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

Aho­ra hay mu­chas op­cio­nes pa­ra via­jar a Ma­drid en tren, pe­ro no siem­pre fue así. La an­te­rior po­lí­ti­ca co­mer­cial de Ren­fe era un pez que se mor­día la co­la. No apos­ta­ban por la co­ne­xión ga­lle­ga por la ba­ja de­man­da, pe­ro, con un úni­co tren pa­sa­do el me­dio­día has­ta ju­nio del 2013, era nor­mal que el fe­rro­ca­rril no tu­vie­ra éxi­to. Tam­po­co era un ser­vi­cio com­pe­ti­ti­vo con el co­che en tiem­pos de via­je. Así que era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble co­nec­tar con los ser­vi­cios de al­ta ve­lo­ci­dad que ya dis­fru­tan en An­da­lu­cía y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, ni tam­po­co con mu­chos vue­los que par­ten de Ba­ra­jas. Como mu­cho se po­día co­ger el úl­ti­mo AVE que par­tía a las 22.00 ho­ras ha­cia la ca­pi­tal an­da­lu­za.

Las co­sas han cam­bia­do des­de que se ins­tau­ró la fre­cuen­cia ma­ti­nal ha­ce más de dos años y me­dio, y mu­cho más des­de que la aper­tu­ra del tra­mo de 99 ki­ló­me­tros en­tre Ol­me­do (Va­lla­do­lid) y Za­mo­ra ani­mó a Ren­fe a ins­tau­rar a par­tir de es­te mes más co­ne­xio­nes y eli­mi­nar la do­ble com­po­si­ción que se se­pa­ra­ba en Ou­ren­se con un tren en di­rec­ción nor­te y otro ha­cia el sur. El más no­ve­do­so es sin du­da el tren que par­te de San­tia­go a las 5.15 ho­ras de la ma­dru­ga­da y lle­ga a Ma­drid so­bre las 10.23 ho­ras. Es­te con­voy ma­dru­ga­dor, que Ren­fe se plan­tea ex­ten­der a otras ciu­da­des, per­mi­te co­ne­xio­nes muy có­mo­das con los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad que par­ten ha­cia Le­van­te (Va­len­cia y Ali­can­te) y An­da­lu­cía (Cór­do­ba, Se­vi­lla y Má­la­ga), de for­ma que se pue­de sa­lir de Ga­li­cia y en el mis­mo día lle­gar a co­mer a las ciu­da­des an­da­lu­zas y de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

En el ca­so de Va­len­cia se po­dría co­ger un AVE a las 11.10 ho­ras pa­ra lle­gar a la una de la tar­de. Pa­ra

5:55 Ali­can­te, hay al­go más de es­pe­ra. Par­ti­ría a las 12.15 ho­ras y lle­ga­ría a las 15.04. En el pri­me­ro de los ca­sos, con bi­lle­tes pa­ra el 11 de fe­bre­ro, el via­je sal­dría por 58,3 eu­ros. Pa­ra la ca­pi­tal ali­can­ti­na el pre­cio es li­ge­ra­men­te su­pe­rior: 69,05 eu­ros. Siem­pre te­nien­do en cuen­ta que las ta­ri­fas de los ser­vi­cios de lar­ga dis­tan­cia son va­ria­bles.

Trans­bor­do de cer­ca­nías

Pa­ra es­tas co­ne­xio­nes es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un trans­bor­do en un cer­ca­nías has­ta la es­ta­ción de Ato­cha, de don­de par­ten los ser­vi­cios de al­ta ve­lo­ci­dad. Como mí­ni­mo es ne­ce­sa­rio te­ner un col­chón de 40 mi­nu­tos, aunque el tra­yec­to du­ra al­go más de quin­ce. Si no se co­no­ce la es­ta­ción se­ría pre­fe­ri­ble au­men­tar el mar­gen de tiem­po.

Las fre­cuen­cias ma­ti­na­les de ciu­da­des como Pon­te­ve­dra, Vi­go, Fe­rrol y A Co­ru­ña tam­bién pro­por­cio­nan com­bi­na­cio­nes có­mo­das con los AVE de las ciu­da­des me­di­te­rrá­neas y an­da­lu­zas. No es el ca­so de Lu­go que, al sa­lir a las 11.10 ho­ras, en­la­za con tre­nes con ho­ra­rios más tar­díos, más in­có­mo­dos, por ejem­plo, pa­ra alo­jar­se en un ho­tel en el des­tino. En el ca­so de A Co­ru­ña y Fe­rrol se pue­de lle­gar a pri­me­ra ho­ra de la tar­de. Los via­je­ros que par­ten de Pon­te­ve­dra y Vi­go es­ta­rían en esas ciu­da­des a me­dia tar­de.

Es­ta si­tua­ción me­jo­ra­rá a fi­na­les de año, cuan­do se abra el tra­mo en­tre Za­mo­ra y Pe­dral­ba de la Pra­de­ría y es­té fun­cio­nan­do el ERTMS des­de Ol­me­do. En­ton­ces se po­drá arran­car 45 mi­nu­tos más al via­je a Ma­drid y po­dría me­jo­rar­se la ho­ra de sa­li­da de los tre­nes ma­dru­ga­do­res, pues las cin­co de la ma­ña­na es una ho­ra de­ma­sia­do in­tem­pes­ti­va.

Más ade­lan­te, cuan­do Ga­li­cia cuen­te con tre­nes AVE, ya no se­rá ne­ce­sa­rio rea­li­zar trans­bor­do en Cha­mar­tín. El tú­nel con vías de an­cho in­ter­na­cio­nal que co­nec­ta con la es­ta­ción de Ato­cha es­ta­rá en ser­vi­cio es­te año y con­vier­te a am­bas es­ta­cio­nes en pa­san­tes. Su per­fo­ra­ción aca­bó el 11 de fe­bre­ro de 2011, pe­ro su pues­ta en ser­vi­cio se re­tra­só por los re­cor­tes. Es la tra­ma de fal­si­fi­ca­ción de ar­te más gran­de de la his­to­ria. Así se ex­pre­san es­pe­cia­lis­tas en pin­tu­ra en re­la­ción con la venta de nu­me­ro­sos cua­dros que lle­va­ban la fir­ma de co­no­ci­dos ar­tis­tas, pe­ro que eran fal­sos. Quien real­men­te los ha­cía era un ciu­da­dano chino en un ga­ra­je de Queens, en Nue­va York. Y uno de los que su­pues­ta­men­te es­ta­ba de­trás del asun­to era un mar­chan­te lu­cen­se, de Par­ga, Jo­sé Car­los Ber­gan­ti­ños.

Ha­ce unos días co­men­zó en la Cor­te de Man­hat­tan un ma­cro­jui­cio, que se pre­vé du­re más de un mes y que mo­vi­li­za­rá a gran­des ex­per­tos en ar­te y nu­me­ro­sos abo­ga­dos, y que po­si­ble­men­te mo­ti­ve la de­cla­ra­ción de per­so­na­jes cla­ve en es­te en­tra­ma­do. Y uno de ellos es Gla­fi­ra Ro­sa­les, una me­xi­ca­na que fue pa­re­ja del lu­cen­se Jo­sé Car­los Ber­gan­ti­ños que, se­gún el fis­cal, fue la que ven­dió nu­me­ro­sas obras de ar­te fal­sas a al­gu­nas ga­le­rías. Tam­bién de­be­ría es­tar en ese jui­cio el mar­chan­te lu­cen­se, pe­ro Es­pa­ña no ac­ce­dió a la pe­ti­ción ame­ri­ca­na de ex­tra­di­ción. Ber­gan­ti­ños per­ma­ne­ce en Lu­go ajeno al jui­cio.

Es­te jui­cio no es ni con­tra Gla­fi­ra ni con­tra Ber­gan­ti­ños, aunque los dos su­pues­ta­men­te es­ta­rían de­trás del asun­to. Es con­se­cuen­cia de una de­nun­cia pre­sen­ta­da por el acau­da­la­do em­pre­sa­rio Do­me­ni­co de So­le, que es el pre­si­den­te de Shot­hebys, una mul­ti­na­cio­nal de las subas­tas. Y la de­man­da es con­tra la ga­le­ría Knoed­ler & Co, la más ve­te­ra­na de Nue­va York y su ex di­rec­to­ra, Ann Fred­man, por­que fue ella y su ga­le­ría la que ven­die­ron a Do­me­ni­co, ha­ce unos años, un cua­dro de Mark Roth­ko, uno de los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes de la abs­trac­ción ame­ri­ca­na. El mul­ti­mi­llo­na­rio em­pre­sa­rio pa­gó 8,3 mi­llo­nes de dó­la­res por un cua­dro que su­pues­ta­men­te ha­bía si­do pin­ta­do por el ar­tis­ta en 1956, pe­ro lo ha­bía pin­ta­do en un ga­ra­je de Man­hat­tan un chino que aho­ra es­tá fu­ga­do.

Quin­ce años de fal­si­fi­ca­cio­nes

La Fis­ca­lía sos­pe­cha que de­trás de esa fal­si­fi­ca­ción se en­cuen­tra Ber­gan­ti­ños y la que ha­ce años fue su pa­re­ja, Gla­fi­ra Ro­sa­les. Fue ella la que ven­dió el cua­dro a la ga­le­ría cre­yen­do que el pre­sun­to frau­de ja­más se des­cu­bri­ría. Pe­ro no fue así y, con el pa­so del tiem­po se su­po que lle­va­ba unos quin­ce años co­mer­cian­do con cua­dros que no eran ori­gi­na­les.

P. G.

En la ima­gen, el sub­te­rrá­neo en obras que co­nec­ta­rá las es­ta­cio­nes de Cha­mar­tín y Ato­cha me­dian­te vías de an­cho in­ter­na­cio­nal. Es­te tú­nel per­mi­ti­rá en tres o cua­tro años via­jes di­rec­tos en­tre Ga­li­cia y el sur y es­te de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.