El fis­cal del ca­so Bal­tar des­car­ta el se­xo como «ac­to sos­pe­cho­so de cohe­cho»

Pi­de que se anu­le la con­di­ción de in­ves­ti­ga­do del po­lí­ti­co tras la de­nun­cia de una mu­jer

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El fis­cal je­fe de Ou­ren­se, Flo­ren­tino Del­ga­do, man­tie­ne su cri­te­rio en el lla­ma­do ca­so Bal­tar. No ve in­di­cios de de­li­to, que sí ha en­con­tra­do la ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción 3 de Ou­ren­se, ni mo­ti­vos pa­ra que se cite como in­ves­ti­ga­dos al pre­si­den­te de la Dipu­tación, Jo­sé Ma­nuel Bal­tar, o a la mu­jer que lo de­nun­ció y di­ce ha­ber man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les con él por­que le pro­me­tió un pues­to de tra­ba­jo. So­li­ci­ta el fis­cal la re­vo­ca­ción del au­to que da a los dos la mis­ma con­si­de­ra­ción, aunque de­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad de que se lla­me a la de­nun­cian­te como tes­ti­go pa­ra la apor­ta­ción de nue­vas prue­bas que pue­da te­ner «y no pu­do o no qui­so po­ner de ma­ni­fies­to an­te el mi­nis­te­rio fis­cal». Jo­sé Ma­nuel Bal­tar, que tam­po­co fue con­vo­ca­do pa­ra de­cla­rar en la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción del fis­cal, evi­ta­ría así el pa­so por el juz­ga­do.

La sos­pe­cha de cohe­cho, di­ce el re­cur­so, «no se re­fle­ja en ac­to al­guno (por par­te de Bal­tar) sal­vo que man­te­ner una re­la­ción se­xual sea un ac­to sos­pe­cho­so de cohe­cho y que la me­ra ma­ni­fes­ta­ción de la de­nun­cian­te-in­ves­ti­ga­da de —en ter­mi­no­lo­gía po­pu­lar— qué hay de lo mío, sea un in­di­cio de un mí­ni­mo pe­so fren­te a la ab­so­lu­ta inac­ti­vi­dad de la ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va pre­ten­di­da des­de an­tes de 2007».

La ac­tua­ción de la de­nun­cian­te es, se­gún el fis­cal, «cla­ra­men­te sos­pe­cho­sa de una ven­gan­za por no ha­ber lo­gra­do su ilí­ci­to e ile­gal ob­je­ti­vo, y ade­más lo ha­ce en la per­so­na de quien os­ten­ta en la ac­tua­li­dad el car­go pú­bli­co, lle­gan­do al ex­tre­mo de la au­toin­cul­pa­ción de­lic­ti­va pa­ra lo­grar el avie­so fin pro­ce­sal de ins­tru­men­ta­li­zar un pro­ce­di­mien­to pe­nal».

La pro­pia de­nun­cian­te, se­gún en­fa­ti­za el re­pre­sen­tan­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co, se­ña­la que se sien­te «bur­la­da» por Jo­sé Ma­nuel Bal­tar «por­que, en esen­cia, ni él ni an­te­rior­men­te su pa­dre rea­li­za­ron un ac­to con­cre­to, por mí­ni­mo que sea, que evi­den­cia­ra la in­ten­ción de dar la pla­za que le­gal­men­te pre­ten­día la de­nun­cian­te-in­ves­ti­ga­da». Cree el fis­cal que ella «en­tien­de que Bal­tar Blan­co es una suer­te de he­re­de­ro de ese su­pues­to pac­to, nun­ca re­co­no­ci­do, que tu­vo con su pa­dre, el se­ñor Bal­tar Pu­mar», pa­ra lo­grar un pues­to de tra­ba­jo.

Sin de­jar de re­sal­tar que las con­ser­va­cio­nes «son for­za­das por quien las apor­ta», cree el fis­cal que la jue­za «no ha po­di­do es­ta­ble­cer un mí­ni­mo ac­to de ex­te­rio­ri­za­ción de la vo­lun­tad de­lic­ti­va» de Bal­tar. Si des­de el 2007 al 2015 no se han con­cre­ta­do ac­tos que evi­den­cien vo­lun­tad del cohe­cho, me­nos aún se pue­de «in­fe­rir ese dato de unas gra­ba­cio­nes apor­ta­das por la par­te in­tere­sa­da».

El fis­cal ve como «me­ras con­je­tu­ras» los in­di­cios de de­li­to apre­cia­dos por la jue­za pa­ra ci­tar a Jo­sé Ma­nuel Bal­tar como in­ves­ti­ga­do por los de­li­tos de cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias.

SANTI M. AMIL

Bal­tar, es­ta semana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.