La su­pe­rio­ra de las mer­ce­da­rias nie­ga an­te el juez que re­tu­vie­se a las mon­jas in­dias con­tra su vo­lun­tad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - XURXO MEL­CHOR

La ma­dre su­pe­rio­ra del con­ven­to de las mer­ce­da­rias de San­tia­go de­cla­ró ayer por la tar­de an­te el juez que in­ves­ti­ga la de­nun­cia de una ex­re­li­gio­sa in­dia de la con­gre­ga­ción, que ase­gu­ró que com­pa­trio­tas su­yas es­ta­ban allí re­te­ni­das en con­tra de su vo­lun­tad.

Su de­cla­ra­ción se pro­du­jo en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­da —la fi­gu­ra que sus­ti­tu­ye a la impu­tación— y en ella la mon­ja ne­gó ro­tun­da­men­te to­das las acu­sa­cio­nes ver­ti­das con­tra ella. En pri­mer lu­gar, ex­pli­có que las cin­co re­li­gio­sas in­dias que ha­bía en el con­ven­to com­pos­te­lano lle­ga­ron a San­tia­go por pro­pia vo­lun­tad ha­ce en­tre 15 y 17 años y que so­lo el pa­sa­do ve­rano dos de ellas ma­ni­fes­ta­ron su in­ten­ción de de­jar la co­mu­ni­dad. En di­ciem­bre hi­cie­ron ofi­cial su pe­ti­ción y ella la tra­mi­tó an­te el Ar­zo­bis­pa­do pa­ra que la en­via­se a la Santa Se­de, como es pre­cep­ti­vo. El trá­mi­te, se­ña­ló, es­ta­ría ter­mi­na­do es­te mis­mo mes.

Tam­bién ne­gó que la documentación de las mon­jas in­dias es­tu­vie­se re­te­ni­da pa­ra im­pe­dir que se mar­cha­sen. Al igual que han re­la­ta­do tan­to otras dos re­li­gio­sas in­dias que aún re­si­den en el con­ven­to como las otras dos me­xi­ca­nas que ayer tam­bién de­cla­ra­ron en ca­li­dad de tes­ti­gos, la su­pe­rio­ra le di­jo al juez que los pa­sa­por­tes y los DNI es­tán en el ar­chi­vo, don­de ca­da una de ellas tie­ne una car­pe­ta per­so­nal a la que tie­nen ac­ce­so siem­pre que lo ne­ce­si­tan.

En cuan­to a los tra­ba­jos desem­pe­ña­dos en el con­ven­to de las mer­ce­da­rias, ase­gu­ró que son los pro­pios de to­das las co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas de clau­su­ra y que las ta­reas se di­vi­den en­tre to­das ellas, te­nien­do evi­den­te­men­te en cuen­ta las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas de ca­da una.

La ver­sión de los he­chos que ofre­ció la ma­dre su­pe­rio­ra coin­ci­de con la de las otras dos mon­jas me­xi­ca­nas que tam­bién re­si­den en el con­ven­to san­tia­gués y que ayer de­cla­ra­ron como tes­ti­gos. Tras los in­te­rro­ga­to­rios, la fis­ca­la asig­na­da al ca­so, Aran­cha San Jo­sé, no so­li­ci­tó nin­gu­na me­di­da. El ma­gis­tra­do que ins­tru­ye la cau­sa, An­drés La­go Lou­ro, de­be­rá aho­ra de­ci­dir si en­car­ga al­gu­na diligencia a ma­yo­res de la to­ma de de­cla­ra­cio­nes. Con to­da pro­ba­bi­li­dad lo ha­rá y con­sis­ti­rá en la vi­si­ta de una co­mi­sión ju­di­cial al mo­nas­te­rio pa­ra com­pro­bar in si­tu que los do­cu­men­tos per­so­na­les de las mon­jas es­tán, como ellas han afir­ma­do, en el ar­chi­vo en car­pe­tas y ac­ce­si­bles.

Como las tres mon­jas in­dias que de­ci­die­ron aban­do­nar el con­ven­to tras de­cla­rar en los juz­ga­dos el sá­ba­do 23 de enero no han que­ri­do for­mu­lar de­nun­cia, la Fis­ca­lía de­be­rá de­ci­dir si ac­túa de ofi­cio en es­te ca­so, al­go que a día de hoy pa­re­ce que no ha­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.