Los ocho de Air­bus

Ma­nuel La­go

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El pró­xi­mo mar­tes van a juz­gar en Ma­drid a ocho tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa Air­bus, una de las úl­ti­mas gran­des fá­bri­cas que que­dan en el cin­tu­rón de la ca­pi­tal y que es un bas­tión del mo­vi­mien­to sin­di­cal des­de los tiem­pos en que la em­pre­sa se lla­ma­ba Cons­truc­cio­nes Ae­ro­náu­ti­cas (CA­SA). Po­dría pa­re­cer una bro­ma o una his­to­ria traí­da de nues­tro peor pa­sa­do, pe­ro no lo es: si el juez acep­ta la pe­ti­ción de la fis­ca­lía, ca­da una de es­tas per­so­nas se­ría con­de­na­da a ocho años de cár­cel. ¿Cuál es el de­li­to del que se les acu­sa pa­ra jus­ti­fi­car se­me­jan­te pe­na? ¿A quién ma­ta­ron? ¿Qué es lo que ro­ba­ron?

Pues na­da de eso, por­que estamos ha­blan­do de ciu­da­da­nos ejem­pla­res: son tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­dos que par­ti­ci­pa­ron en un pi­que­te en la puer­ta de su pro­pia fá­bri­ca en la huel­ga ge­ne­ral del 29 de sep­tiem­bre del 2010, con­vo­ca­da por los sin­di­ca­tos con­tra la pri­me­ra re­for­ma la­bo­ral. El per­fil de los acu­sa­dos nos ayu­da a en­ten­der que estamos de­lan­te de una tro­pe­lía jurídica que so­lo bus­ca ame­dren­tar a los que quie­ren lu­char pa­ra de­fen­der sus de­re­chos uti­li­zan­do el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de la huel­ga.

Se acu­sa, se juz­ga y se pi­den ocho años de cár­cel a Jo­sé Al­cá­zar, un tra­ba­ja­dor de 63 años con más de 45 en la fá­bri­ca y que era, en ese mo­men­to, el pre­si­den­te del co­mi­té de em­pre­sa. Es­to es, el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te le­gal de los tra­ba­ja­do­res de Air­bus, que lo eli­gie­ron con su vo­to en las elec­cio­nes sin­di­ca­les.

Es­te pro­ce­so ju­di­cial es el más co­no­ci­do, pe­ro so­lo es uno más de los pro­ce­di­mien­tos abier­tos con­tra tra­ba­ja­do­res por acu­sa­cio­nes re­la­cio­na­das con el ejer­ci­cio del de­re­cho de huel­ga. Estamos, por lo tan­to, an­te una cau­sa ge­ne­ral que pre­ten­de cri­mi­na­li­zar la ac­ción sin­di­cal con el ob­je­ti­vo de trans­for­mar lo que es un de­re­cho en un de­li­to. Ob­via­men­te no pue­de ser una ca­sua­li­dad que la fis­ca­lía, uti­li­zan­do el ar­tícu­lo 315 del Có­di­go Pe­nal, acu­se a más de 300 per­so­nas re­par­ti­das por to­do el país (en Ga­li­cia, Car­los y Serafín, dos tra­ba­ja­do­res del trans­por­te de Vi­go, tie­nen en sen­ten­cia fir­me una condena de tres años de pri­sión por he­chos si­mi­la­res). Por el con­tra­rio, estamos an­te una or­den del Go­bierno que pre­ten­de aca­bar con las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les (ahí es­tá tam­bién la ley mor­da­za) con­tra sus re­cor­tes con la re­pre­sión.

La Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la con­fi­gu­ra la huel­ga como uno de los de­re­chos fun­da­men­ta­les, que por lo tan­to tie­ne que po­der ejer­cer­se con el má­xi­mo ni­vel de ga­ran­tías. Un de­re­cho que re­co­ge como tal la Carta de de­re­chos fun­da­men­ta­les de la Unión Eu­ro­pea o el Pac­to in­ter­na­cio­nal de de­re­chos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les de las Na­cio­nes Uni­das.

La huel­ga no es un de­li­to, es un de­re­cho fun­da­men­tal y el pa­pel de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes tie­ne que ser el ase­gu­rar el ejer­ci­cio de es­te de­re­cho como cual­quier otro. Por eso, el jui­cio a los 8 de Air­bus y el de todos los de­más, es una bo­fe­ta­da al Es­ta­do de de­re­cho, un ata­que in­jus­ti­fi­ca­do a la li­ber­tad sin­di­cal, un opro­bio en cual­quier país de­mo­crá­ti­co y que ha co­lo­ca­do a Es­pa­ña en la lis­ta de las de­nun­cias que ha­cen las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les in­ter­na­cio­na­les de los es­ta­dos que vul­ne­ran los de­re­chos la­bo­ra­les, una omi­no­sa cla­si­fi­ca­ción com­par­ti­da con los re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les.

Es­pe­re­mos que el po­der ju­di­cial, con su sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria, aca­be con es­ta in­dig­ni­dad y pon­ga lí­mi­tes a la de­ri­va au­to­ri­ta­ria del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.