La in­ves­ti­du­ra como pa­so pre­vio a la em­bes­ti­du­ra

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El tí­tu­lo de es­ta co­lum­na no cons­ti­tu­ye un jue­go de pa­la­bras fa­ci­lón. Y es que, des­oyen­do el sa­bio con­se­jo de que uno ha de cui­dar­se de lo que se desea por­que pue­de aca­bar por ha­cer­se reali­dad, Pe­dro Sán­chez, hoy con más op­cio­nes de lo­grar su in­ves­ti­du­ra de las que ja­más pu­do ima­gi­nar, co­rre el gra­ve ries­go de que su ob­se­sión por ser pre­si­den­te del Go­bierno a cual­quier pre­cio aca­be por lle­var­lo a la Mon­cloa, de don­de sus po­si­bi­li­da­des de sa­lir po­lí­ti­ca­men­te vi­vo se­rían las mis­mas que te­nían de con­ser­var en su si­tio la ca­be­za quie­nes du­ran­te el Te­rror en Fran­cia subían al pa­tí­bu­lo.

De he­cho, in­com­pren­si­ble­men­te en­tre­ga­do el PSOE a al­guien dis­pues­to a cul­mi­nar su de­ba­cle del 20 de di­ciem­bre («el peor re­sul­ta­do de la his­to­ria», en pa­la­bras de Su­sa­na Díaz), so­lo Po­de­mos tie­ne ya en sus ma­nos de­ci­dir si Sán­chez lo­gra­rá con­ver­tir su en­fer­mi­zo de­seo en reali­dad. Igle­sias lo ha­rá tras ca­li­brar cuál es la al­ter­na­ti­va (in­ves­ti­du­ra o elec­cio­nes) que más le acer­ca­ría a la con­se­cu­ción de su au­tén­ti­co ob­je­ti­vo: aca­bar con el PSOE. Si, con­tra­di­cien­do su ac­tual com­por­ta­mien­to, Igle­sias op­ta­se por la in­ves­ti­du­ra, es­ta­ría­mos —se­gún le ha ad­ver­ti­do a Sán­chez mu­cha gen­te— an­te el co­mien­zo de una ver­da­de­ra em­bes­ti­du­ra. Pues, des­de el mis­mo día en que se cons­ti­tu­ye­ra ese Go­bierno de coa­li­ción en­tre PSOE, Po­de­mos e IU al que Igle­sias ha con­di­cio­na­do ha­cer pre­si­den­te al lí­der socialista, co­men­za­ría la em­bes­ti­da con­tra Sán­chez: Po­de­mos se lan­za­ría so­bre él pa­ra apo­de­rar­se de sus vo­tos y des­tro­zar a un pre­si­den­te al que ten­dría co­gi­do li­te­ral­men­te por el cue­llo.

¿Có­mo ha­cer­lo? Es evi­den­te: po­nien­do un día sí y otro tam­bién al fla­man­te pre­si­den­te en­tre la es­pa­da de in­cum­plir todos los com­pro­mi­sos que Es­pa­ña tie­ne ad­qui­ri­dos con la UE y la pa­red de con­ti­nuar con el pro­gra­ma de ajus­tes que nos ha per­mi­ti­do em­pe­zar a cre­cer y crear em­pleo. Si Sán­chez, por evi­tar­se pro­ble­mas con sus so­cios de Go­bierno, ac­tua­se como si no exis­tie­sen la po­lí­ti­ca y las ins­ti­tu­cio­nes de la UE, el desas­tre pa­ra Es­pa­ña se­ría de una en­ver­ga­du­ra so­lo com­pa­ra­ble al que su­fri­ría el PSOE por ha­ber hun­di­do la re­cu­pe­ra­ción que tan­tos es­fuer­zos ha cos­ta­do con­se­guir. Si, por el con­tra­rio, y como han he­cho Tsi­pras y Ho­llan­de an­tes que él, Sán­chez pa­sa­se de ser el más du­ro crí­ti­co de los re­cor­tes a prac­ti­car­los con si­mi­lar con­tun­den­cia que el grie­go y el fran­cés, Po­de­mos de­ja­ría ti­ra­do sin pen­sár­se­lo dos ve­ces al pre­si­den­te socialista, que se ve­ría obli­ga­do a con­vo­car elec­cio­nes, de las que el PSOE sal­dría igual­men­te he­cho unos zo­rros. Di­cho cla­ra­men­te: en cual­quie­ra de las dos hi­pó­te­sis el PSOE pierde siem­pre y Po­de­mos siem­pre ga­na.

Por­que lo trá­gi­co es que la úni­ca fór­mu­la de Go­bierno que pue­de con­ver­tir en pre­si­den­te a Pe­dro Sán­chez, le ce­rra­rá cual­quier po­si­bi­li­dad de go­ber­nar. Me pa­re­ce re­cor­dar que fue nues­tro ge­nial Jar­diel Pon­ce­la quien de­jó es­cri­to que sui­ci­dar­se es su­bir­se en mar­cha a un co­che fú­ne­bre. Eso, un co­che fú­ne­bre, se­rá, me te­mo, pa­ra Sán­chez, si lle­ga a ella, la Mon­cloa. Lo se­rá tam­bién pa­ra el PSOE y, lo que re­sul­ta­ría mu­chí­si­mo peor, pa­ra el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.