Si pue­den, evi­ten elec­cio­nes

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Pa­blo Mo­tos pre­gun­tó la otra no­che al pú­bli­co de su pro­gra­ma cuán­tas per­so­nas es­ta­rían dis­pues­tas a cam­biar su vo­to del 20 de di­ciem­bre si hu­bie­ra que re­pe­tir elec­cio­nes. Y, se­gún me cuen­tan, de unos tres­cien­tos asis­ten­tes, so­lo cin­co le­van­ta­ron la mano: me­nos de un 1,5 %. No tie­ne nin­gún va­lor de­mos­có­pi­co, so­lo es un jue­go, pe­ro es una dis­po­si­ción po­pu­lar de áni­mo. Ayer se hi­zo pú­bli­ca la en­cues­ta del CIS, y da unos re­sul­ta­dos muy pa­re­ci­dos: el vo­to de di­ciem­bre se man­tie­ne muy es­ta­ble; el PP su­be una dé­ci­ma; Po­de­mos ade­lan­ta al PSOE y el otro par­ti­do que su­be es Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na. Los so­ció­lo­gos le res­tan im­por­tan­cia por lo vo­lá­til de la si­tua­ción po­lí­ti­ca. Un tra­ba­jo de cam­po efec­tua­do en la pri­me­ra de­ce­na de enero tie­ne que ha­ber­se que­da­do vie­jo un mes des­pués por la sen­sa­ción so­cial de des­ba­ra­jus­te po­lí­ti­co. Aún así, se con­fir­ma lo tan­tas ve­ces men­cio­na­do: unas elec­cio­nes re­pe­ti­das dan un re­sul­ta­do re­pe­ti­do. Si la gen­te vo­tó en con­cien­cia en di­ciem­bre, no tie­ne por qué cam­biar su vo­to tres me­ses des­pués.

Creo que se ha­ce ur­gen­te en­viar es­te re­ca­do a los par­ti­dos que mon­tan su es­tra­te­gia en vol­ver a las ur­nas. En con­cre­to, al PP, que pien­sa que los ciu­da­da­nos se arre­pen­ti­rán de ha­ber­le re­ti­ra­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta por un ca­breo pa­sa­je­ro y se la de­vol­ve­rán con cre­ces a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad; Po­de­mos, que si­gue so­ñan­do que con un par de de­ba­tes y otra semana de cam­pa­ña no so­lo aven­ta­ja al PSOE, sino que se con­vier­te en al­ter­na­ti­va de Go­bierno; y Pe­dro Sán­chez, que ha­ce un mi­tin dia­rio y se po­ne au­reo­la de pre­si­den­te pa­ra ga­nar dos elec­cio­nes: las pri­ma­rias de su par­ti­do, y las de je­fe del Go­bierno es­pa­ñol. Por tan­to, las elec­cio­nes pue­den ser inevi­ta­bles, pe­ro no re­suel­ven na­da del lío ac­tual. Úni­ca­men­te lo pro­lon­gan. Y echen us­te­des cuen­tas: dos me­ses pa­ra ce­le­brar elec­cio­nes a par­tir del na­da im­pro­ba­ble fra­ca­so de Pe­dro Sán­chez; otros dos me­ses y pi­co si se le ocu­rre a Ra­joy de­jar de de­cli­nar, por­que él ase­gu­ra que no se re­ti­ra de na­da… y des­pués, las ur­nas. En el ca­so más fa­vo­ra­ble y sen­ci­llo, en me­nos de tres me­ses no pue­de ha­ber elec­cio­nes. Y fí­jen­se lo que vie­ne des­pués: por lo me­nos, los 45 días que se con­su­men ha­bi­tual­men­te en los trá­mi­tes de re­le­vo. Y qui­zá la mis­ma si­tua­ción que aho­ra, sin un par­ti­do in­dis­cu­ti­ble y con una so­cie­dad que so­lo au­men­ta el vo­to de los ex­tre­mos.

Se­ño­res de los par­ti­dos Socialista y Po­pu­lar: dé­jen­se de per­so­na­lis­mos y «gue­rra fría», como di­ce Al­bert Ri­ve­ra. En­cuen­tren una for­ma de en­ten­di­mien­to, más ne­ce­sa­ria que nun­ca aho­ra que el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán pi­sa el ace­le­ra­dor apro­ve­chan­do la de­bi­li­dad de Ma­drid. No con­de­nen a es­te país a la peor ines­ta­bi­li­dad, que es no sa­ber cuán­do ha­brá al­go de es­ta­bi­li­dad.

La caí­da de afi­lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial en enero ha su­pe­ra­do en ci­fras ab­so­lu­tas, tan­to en el con­jun­to de Es­pa­ña como en Ga­li­cia, a la re­gis­tra­da el pa­sa­do año por es­tas fe­chas. Los des­cen­sos son ge­ne­ra­li­za­dos, pe­ro es­pe­cial­men­te acu­sa­dos en las ac­ti­vi­da­des más es­ta­cio­na­les y de em­pleo más pre­ca­rio (co­mer­cio, hos­te­le­ría, cons­truc­ción, au­tó­no­mos, et­cé­te­ra). El mer­ca­do la­bo­ral ha­bría ab­sor­bi­do en di­ciem­bre, como una es­pon­ja, a mi­les de des­em­plea­dos que, tam­bién como una es­pon­ja, ha­bría ex­pul­sa­do un mes des­pués.

Fi­na­li­zó el pa­sa­do enero con un 91 % de con­tra­tos tem­po­ra­les y con 215.000 con­tra­tos tem­po­ra­les me­nos y, aunque es­to no quie­ra de­cir ni mu­cho me­nos que los con­tra­tos ha­yan si­do de un mes, la caí­da ha si­do ma­yor en­tre los que lo eran a tiem­po com­ple­to (124.000) que los que lo eran a tiem­po par­cial (90.000).

Con 200.000 afi­lia­dos me­nos en el pri­mer mes del año, lla­ma la aten­ción que el pa­ro re­gis­tra­do au­men­te so­lo en 57.000 per­so­nas. Me­nos de la ter­ce­ra par­te. Al­go que su­ce­de aún con ma­yor in­ten­si­dad en Ga­li­cia. Sin du­da por­que las ofi­ci­nas de em­pleo y las pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas que ges­tio­nan son ca­da día que pa­sa más aje­nas a la ace­le­ra­da es­pon­ja de nues­tro mer­ca­do la­bo­ral.

Pa­ra en­ten­der­lo so­lo te­ne­mos que com­bi­nar esa tem­po­ra­li­dad ex­tre­ma de la con­tra­ta­ción con la caí­da per­ma­nen­te de la co­ber­tu­ra de pres­ta­cio­nes a los pa­ra­dos (de di­ciem­bre del 2014 a di­ciem­bre del 2015 pa­só del 57,6 % al 55,1 %). A lo que hay que aña­dir, en pa­la­bras del Mi­nis­te­rio de Em­pleo, una caí­da en la ca­li­dad de la co­ber­tu­ra de­bi­do al des­plo­me de la pres­ta­ción con­tri­bu­ti­va.

Es así como, con la ma­yor ta­sa de pa­ro de Eu­ro­pa, he­mos pa­sa­do de gas­tar en pres­ta­cio­nes 2.382 mi­llo­nes en enero del 2014 a gas­tar ape­nas 1.664 mi­llo­nes en di­ciem­bre del 2015. Y eso su­ce­de mien­tras dos mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas des­em­plea­das no re­ci­ben nin­gu­na pres­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.