Un can­di­da­to con in­su­fi­cien­te ca­pi­tal elec­to­ral

Be­nigno Va­re­la Au­trán

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ju­ris­ta y ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo ju­bi­la­do

Re­sul­ta in­cues­tio­na­ble que el re­sul­ta­do de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en Es­pa­ña no ha do­ta­do a nin­guno de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que en ellas ob­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria del cau­dal de vo­tos su­fi­cien­te pa­ra os­ten­tar una ma­yo­ría ne­ce­sa­ria que per­mi­ta con­for­mar un Go­bierno de la na­ción. Po­drán dis­cu­tir en­tre ellos so­bre la ma­yor o me­nor cap­ta­ción del vo­to ciu­da­dano, pe­ro lo cier­to es que ni el PP con sus 123 es­ca­ños —que pue­den que­dar en 119— ni el PSOE con sus 90 —tam­bién re­du­ci­bles a 89— tie­nen ca­pi­tal elec­to­ral su­fi­cien­te pa­ra po­der con­for­mar un Go­bierno que ga­ran­ti­ce la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca del país. Tam­po­co la irrup­ción de los dos nue­vos par­ti­dos, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, ha su­pues­to, más allá de la des­apa­ri­ción del tra­di­cio­nal bi­par­ti­dis­mo, una eclo­sión de la vo­lun­tad ciu­da­da­na que apues­te, de for­ma ma­yo­ri­ta­ria y de­ci­di­da, por nue­vas for­mas de ac­ción po­lí­ti­ca que tan in­sis­ten­te­men­te se es­tán pro­pug­nan­do como re­sul­ta­do de la vo­lun­tad po­pu­lar ex­pre­sa­da en las ur­nas. En de­fi­ni­ti­va, la su­ma de vo­to ciu­da­dano que re­pre­sen­tan esas dos nue­vas si­glas po­lí­ti­cas no al­can­za a cu­brir un ter­cio de los es­ca­ños del Con­gre­so de los Dipu­tados.

An­te un pa­no­ra­ma elec­to­ral como el de re­fe­ren­cia re­sul­ta ma­ni­fies­to que a la ho­ra de con­for­mar el fu­tu­ro Go­bierno de Es­pa­ña de­bie­ra adop­tar­se una ac­ti­tud de cau­te­la por los par­ti­dos po­lí­ti­cos que han ob­te­ni­do re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria sin pre­ten­der im­po­ner so­lu­cio­nes que des­bor­den el sen­ti­do y la orien­ta­ción ciu­da­da­na ma­ni­fes­ta­dos en la ur­nas. Na­die de­be po­ner en du­da que lo que­ri­do por el pue­blo es­pa­ñol es la ins­tau­ra­ción de una nue­va for­ma de go­ber­nar, ca­rac­te­ri­za­da por la trans­pa­ren­cia de­mo­crá­ti­ca a todos los ni­ve­les, la au­sen­cia de au­to­ri­ta­ris­mo en el seno de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, la ac­tua­li­za­ción de la nor­ma­ti­va le­gal y de las ins­ti­tu­cio­nes que de­ri­van de la Cons­ti­tu­ción de 1978 y, de mo­do muy sin­gu­lar, la erra­di­ca­ción to­tal y ab­so­lu­ta de la corrupción que vino man­chan­do —y des­gra­cia­da­men­te si­gue ha­cién­do­lo to­da­vía— a al­gu­nas de las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que con­cu­rrie­ron a las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en es­te país. A es­to de­bie­ra ha­llar­se re­fe­ri­do ese cam­bio pro­gre­sis­ta por al­gu­nos in­sis­ten­te­men­te pre­go­na­do sin in­cu­rrir en des­via­cio­nes no coin­ci­den­tes con la ver­da­de­ra vo­lun­tad del pue­blo so­be­rano ex­pre­sa­da en el úl­ti­mo re­sul­ta­do elec­to­ral.

No pue­de ni de­be ig­no­rar­se el im­por­tan­te por­cen­ta­je de vo­to re­pre­sen­ta­do por na­da me­nos que 253 es­ca­ños en un Con­gre­so de 350 dipu­tados —al mar­gen de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta re­gis­tra­da en el Se­na­do— que, des­de evi­den­tes di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas y de pro­yec­to de Go­bierno, sin em­bar­go coin­ci­de en el man­te­ni­mien­to de los pre­su­pues­tos bá­si­cos del Es­ta­do de De­re­cho exis­ten­te en Es­pa­ña, cu­ya ac­tual con­fi­gu­ra­ción, en cam­bio, se po­ne en en­tre­di­cho por al­gu­nas mi­no­rías par­la­men­ta­rias.

Tras dos su­ce­si­vas ron­das de con­sul­tas con los re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que ob­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, el rey Fe­li­pe VI ha pro­pues­to como can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno al lí­der del Par­ti­do Socialista, Pe­dro Sán­chez, con lo que en prin­ci­pio y cuan­do me­nos pa­re­ce des­blo­quear­se el trá­mi­te de in­ves­ti­du­ra en el Par­la­men­to de la na­ción, pro­pi­cián­do­se que de no lle­gar a al­can­zar la con­fian­za de esa ins­ti­tu­ción re­pre­sen­ta­ti­va del pue­blo es­pa­ñol se abra el pla­zo pa­ra unas nue­vas elec­cio­nes.

Al can­di­da­to pro­pues­to co­rres­pon­de asu­mir el pro­ta­go­nis­mo y el ries­go de de­fen­der an­te el Con­gre­so de los Dipu­tados su pro­gra­ma de Go­bierno, en el bien en­ten­di­do su­pues­to de que ha­brá de ha­cer­lo des­de la res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y cons­ti­tu­cio­nal que le es exi­gi­ble. Y pues­to que el Par­ti­do Socialista, a cu­yo lí­der por de­ci­sión re­gia co­rres­pon­de aho­ra con­se­guir la in­ves­ti­du­ra par­la­men­ta­ria, so­lo cuen­ta con 89 de los 350 dipu­tados que com­po­nen el Par­la­men­to es­pa­ñol, tie­ne que exi­gír­se­le que sea su­ma­men­te res­pe­tuo­so con la vo­lun­tad ciu­da­da­na ma­ni­fes­ta­da en las ur­nas, de­bien­do cui­dar con es­me­ro las inevi­ta­bles alian­zas con otros par­ti­dos po­lí­ti­cos a las que es­tá ne­ce­sa­ria­men­te obli­ga­do si pre­ten­de asu­mir el Go­bierno de Es­pa­ña. Es­pe­re­mos que así sea.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.