Un buen co­mien­zo y un gran fi­nal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Mi que­ri­do pro­fe­sor de his­to­ria so­lía re­pe­tir has­ta la sa­cie­dad que su­bir­se al ca­rro del po­der es re­la­ti­va­men­te fá­cil, sa­ber lle­var las rien­das ya no es tan fá­cil, pe­ro ba­jar­se vo­lun­ta­ria­men­te del ca­rro es muy di­fí­cil por­que los car­gos se ape­gan de tal for­ma a la piel que uno no sa­be vi­vir sin que los de­más le mi­ren des­de aba­jo. Y se­guía: «La ver­dad es que el po­der co­rrom­pe, pe­ro mu­cho más que­rer es­ca­lar sin es­fuer­zo».

Un buen co­mien­zo, en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, se­ría de­jar de la­do to­do lo re­la­ti­vo a la corrupción y des­te­rrar pa­ra siem­pre el «y tú más». Y plan­tear­se co­no­cer, como en un par­ti­do de fút­bol, quién y có­mo es el con­trin­can­te a ga­nar y di­bu­jar las es­tra­te­gias po­si­bles pa­ra el par­ti­do.

Co­men­zan­do de ese mo­do, con­se­gui­ría­mos una co­sa muy im­por­tan­te: ser hom­bres de Es­ta­do y tra­ba­jar como ta­les, sa­bien­do de las di­fi­cul­ta­des y de los re­ve­ses que ven­drán. De ese mo­do ten­dría­mos un gran fi­nal: paz, uni­dad y pros­pe­ri­dad.

Se­ño­res po­lí­ti­cos: el que no ha­ya pe­ca­do, que ti­re la pri­me­ra pie­dra; y los que ha­yan pe­ca­do, que le­van­ten la vis­ta y con hon­ra­dez pi­dan dis­cul­pas. ÁNGEL ALON­SO PA­CHÓN. Sea­mos, pues, hu­mil­de­men­te am­bi­cio­sos e in­ten­te­mos usar el sen­ti­do co­mún pa­ra ra­zo­nar por qué Pe­dro Sán­chez con­se­gui­rá go­ber­nar, en es­ta co­yun­tu­ra que ha des­car­ta­do la po­si­bi­li­dad de la gran coa­li­ción y en la que a los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos no les in­tere­sa re­pe­tir unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das que ya asu­men que no les re­por­ta­rían más es­ca­ños.

La con­se­cu­ción de un acuer­do no de­pen­de tan­to de la co­rre­la­ción de fuer­zas de par­ti­da —as­pec­to en el que pa­re­cen cen­trar­se los análisis de los ex­per­tos— como de la vi­sua­li­za­ción an­ti­ci­pa­da de in­tere­ses co­mu­nes. De­je­mos de la­do los no­bles in­tere­ses aso­cia­dos a con­si­de­ra­cio­nes ideo­ló­gi­cas y pro­gra­má­ti­cas y cen­tré­mo­nos en los in­tere­ses in­me­dia­tos. El PSOE, al me­nos gran par­te del PSOE, quie­re go­ber­nar. A Po­de­mos le con­vie­ne apo­yar la in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez pa­ra que for­me un Go­bierno, in­clu­so mo­no­co­lor; se­gui­da­men­te, du­ran­te una le­gis­la­tu­ra pre­vi­si­ble­men­te cor­ta, po­drá vi­sua­li­zar­se como el adalid de las esen­cias so­cial­de­mó­cra­tas mien­tras ero­sio­na par­la­men­ta­ria­men­te a un PSOE en ines­ta­ble po­si­ción. Me­jor eso que ser uno más en la opo­si­ción a un Go­bierno del PP, lo que le obli­ga­ría a di­fe­ren­ciar­se del PSOE es­co­ran­do ha­cia po­si­cio­nes más ra­di­ca­les, de po­ca ren­ta­bi­li­dad elec­to­ral fue­ra de un es­ce­na­rio de cri­sis que pa­re­ce ya que se di­si­pa a me­dio pla­zo.

Por mo­ti­vos si­mi­la­res, IU ten­drá más vi­si­bi­li­dad como apo­yo ne­ce­sa­rio del PSOE que como fur­gón de co­la, po­co me­nos que irre­le­van­te, en la opo­si­ción de todos con­tra el PP. Ciu­da­da­nos po­drá se­guir mos­trán­do­se como par­ti­do del cam­bio y es­ta­rá ideo­ló­gi­ca­men­te más có­mo­do en la opo­si­ción al PSOE que al PP. Y en me­nos de un par de años nos ve­mos en las ur­nas... Si a todos con­vie­ne que Pe­dro Sán­chez se zam­bu­lla en la pis­ci­na y sal­ga bra­cean­do, ¿por qué im­pe­dír­se­lo? ¡Es de sen­ti­do co­mún! como un ser­vi­cio pú­bli­co que va más allá de la ex­ce­len­cia en la diag­no­sis y el tra­ta­mien­to, con­si­de­ran­do la en­fer­me­dad como un fe­nó­meno que de­be ser con­tem­pla­do en to­das sus fa­ce­tas, in­clui­da la ca­li­dad de la in­for­ma­ción a pro­por­cio­nar y la ges­tión del mundo emo­cio­nal que con­cier­ne al pa­cien­te y su en­torno.

En es­tos mo­men­tos de due­lo nos re­con­for­ta com­pro­bar que un pun­tal bá­si­co de nues­tro mo­de­lo de con­vi­ven­cia, como es la sa­ni­dad pú­bli­ca, aún con re­cor­tes y ajus­tes, fun­cio­na bien. Por ex­pe­rien­cia per­so­nal di­rec­ta, es nues­tro de­ber tes­ti­mo­niar que así su­ce­de en A Co­ru­ña. VIU­DA E HI­JOS DE JU­LIO GAR­CÍA RO­SEN­DE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.