Miguel Te­jei­ro era se­cre­ta­rio del Ins­ti­tu­to Nóos y ha­cía las de­cla­ra­cio­nes de la ren­ta de Ur­dan­ga­rin y de Cris­ti­na de Bor­bón

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

El fu­tu­ro pro­ce­sal de Cris­ti­na de Bor­bón se nu­bla por mo­men­tos a cuen­ta de los pac­tos de úl­ti­ma ho­ra an­tes de que el mar­tes se reanu­de el jui­cio del ca­so Nóos con ella en el ban­qui­llo. La in­fan­ta se ten­drá que enfrentar a un tes­ti­go de car­go que de­cla­ra­rá con­tra ella pa­ra sal­var­se de una po­si­ble lar­ga es­tan­cia en la cár­cel. Se tra­ta de Miguel Te­jei­ro, el ce­re­bro fis­cal del en­tra­ma­do Nóos, que ha con­se­gui­do que la acu­sa­ción po­pu­lar de Ma­nos Lim­pias re­ti­re los car­gos con­tra él a cam­bio de que pon­ga con­tra las cuer­das a la esposa de Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Y lo ha­rá gra­cias a los su­pues­tos ama­ños que él mis­mo con­fe­sa­rá que hi­zo, a pe­ti­ción de la impu­tada y su es­po­so, en sus de­cla­ra­cio­nes de Ha­cien­da pa­ra tra­tar de ca­mu­flar los pre­sun­tos frau­des a tra­vés de Ai­zoon, la so­cie­dad del ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin-Bor­bón.

Te­jei­ro, ex­se­cre­ta­rio del ins­ti­tu­to que di­ri­gían Ur­dan­ga­rin y Die­go To­rres, se li­bra­rá del ban­qui­llo de los acu­sa­dos por­que era Ma­nos Lim­pias la úni­ca par­te que lo acu­sa­ba, y re­cla­ma­ba pa­ra es­te abo­ga­do, cu­ña­do de To- El pa­sa­do miér­co­les, Ma­nos Lim­pias so­li­ci­tó en la Au­dien­cia de Pal­ma el so­bre­sei­mien­to pro­vi­sio­nal de la cau­sa res­pec­to a Te­jei­ro sin dar más ex­pli­ca­cio­nes. Era el fi­nal de una ne­go­cia­ción que se ace­le­ró des­pués de que el pa­sa­do vier­nes el tri­bu­nal con­fir­ma­ra la le­gi­ti­mi­dad de Ma­nos Lim­pias pa­ra pe­dir­le cár­cel. El acuer­do es sim­ple. El ase­sor se li­bra de la acu­sa­ción y a cam­bio, ya como tes­ti­go, ti­ra de la man­ta pa­ra apun­ta­lar la te­sis de que la in­fan­ta co­la­bo­ró de for­ma ac­ti­va en los dos frau­des que se impu­tan a su ma­ri­do, 337.138 eu­ros. Y que lo hi­zo dan­do ins­truc­cio­nes, jun­to a él, pa­ra que se ela­bo­ra­ran de­cla­ra­cio­nes ad hoc a fin de que ca­sa­ran los números de Ai­zoon.

La in­ves­ti­ga­ción le si­tuó como ce­re­bro de la tác­ti­ca de co­ti­zar como im­pues­tos de so­cie­da­des de Ai­zoon y no de IRPF los tra­ba­jos de ase­so­ría de Ur­dan­ga­rin, los frau­des en los que ha­bría co­la­bo­ra­do la in­fan­ta. Miguel es el se­gun­do Te­jei­ro que se con­vier­te en arre­pen­ti­do. Su her­mano, Marco An­to­nio, con­ta­ble de Nóos, lo­gró que la Fis­ca­lía re­du­je­se su pe­ti­ción de cár­cel a dos años tras re­ve­lar que par­ti­ci­pó en el ar­did que Ur­dan­ga­rin y To­rres or­ques­ta­ron pa­ra lo­grar con­tra­tos pú­bli­cos usan­do la ima­gen de la Ca­sa Real y mon­tan­do fal­sas em­pre­sas pa­ra lle­var­se mi­llo­nes de eu­ros.

S. PÉ­REZ REUTERS

Una vez eva­cua­dos los 97 pa­sa­je­ros y 15 tri­pu­lan­tes del avión sau­dí en el que apa­re­ció una carta en in­glés cla­va­da con un cu­chi­llo y con la ame­na­za de bom­ba, se re­vi­sa­ron el apa­ra­to y los equi­pa­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.