La ba­ta­lla por Ale­po pro­vo­ca un nue­vo éxo­do de ci­vi­les ha­cia la fron­te­ra tur­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - Los ci­vi­les de la lo­ca­li­dad chií de Nu­bul, en la pro­vin­cia de Ale­po, ce­le­bra­ron ayer la en­tra­da del Ejér­ci­to si­rio y sus alia­dos ira­níes y li­ba­ne­ses, tras más de tres años si­tia­dos por mi­li­cias su­níes li­de­ra­das por el Fren­te al Nus­ra.

Mien­tras el mundo se reunía en Lon­dres pa­ra pro­me­ter mi­llo­nes de eu­ros en ayu­da, mi­les de si­rios mar­cha­ban ha­cia la fron­te­ra tur­ca. Hu­yen de la ofen­si­va del ré­gi­men, que tra­ta de ro­dear Ale­po. El Ejér­ci­to, con co­ber­tu­ra aérea de Ru­sia y apo­yo te­rres­tre de Hez­bo­lá y fuer­zas ira­níes, avan­za por el nor­te, sur y es­te, y ha lo­gra­do cor­tar la vía de co­mu­ni­ca­ción de los opo­si­to­res con Tur­quía, cu­ya fron­te­ra es­tá a 50 ki­ló­me­tros. El si­guien­te gol­pe po­dría lle­gar des­de el oes­te y pa­re­ce in­mi­nen­te. Es­ta ofen­si­va cam­bia el ma­pa en un lu­gar muy sim­bó­li­co, di­vi­di­do en dos en­tre ré­gi­men y opo­si­ción ar­ma­da des­de el ve­rano del 2012.

«En­tre 60.000 y 70.000 per­so­nas se des­pla­zan a sue­lo tur­co. Mi men­te no es­tá en Lon­dres, sino en nues­tra fron­te­ra y en có­mo dar co­bi­jo a todos es­tos nue­vos re­fu­gia­dos», de­cla­ró el pri­mer mi­nis­tro tur­co, Ah­med Da­vu­to­glu, quien re­cor­dó que en Ale­po vi­ven 300.000 per­so­nas e in­sis­tió en que «la ver­da­de­ra cau­sa del problema son los crí­me­nes de gue­rra del ré­gi­men si­rio y los del Es­ta­do Is­lá­mi­co». Tur­quía da co­bi­jo a dos mi­llo­nes y me­dio de si­rios y es­ta ci­fra cre­ce a me­di­da que se re­cru­de­ce la gue­rra en su fron­te­ra. Las con­ver­sa­cio­nes de Ginebra lo­gran has­ta el mo­men­to lo con­tra­rio de lo que bus­ca­ban. No hay al­to el fue­go y la cri­sis de re­fu­gia­dos em­peo­ra mi­nu­to a mi­nu­to con la reac­ti­va­ción del fren­te de Ale­po.

Gue­rra de de­cla­ra­cio­nes

Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués del «ce­se tem­po­ral» de las con­ver­sa­cio­nes de paz en Ginebra con­ti­nua­ron los re­pro­ches en­tre las po­ten­cias que apo­yan a uno y otro ban­do. Fuen­tes di­plo­má­ti­cas re­ve­la­ron a Reuters que Staf­fan de Mis­tu­ra, en­via­do de la ONU a Si­ria, de­ci­dió sus­pen­der el pro­ce­so ape­nas dos días des­pués de su co­mien­zo ofi­cial por­que «la or­ga­ni­za­ción no que­ría que se le vin­cu­la­ra con la ofen­si­va ru­sa».

«Ru­sia con­ti­núa ma­tan­do a gen­te. ¿Se pue­de ha­blar así de paz?», se pre­gun­ta­ba el pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan. Mos­cú con­tra­ata­có a tra­vés del por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, Igor Ko­nas­hen­kov, quien ase­gu­ró te­ner in­di­cios de que «Tur­quía pre­pa­ra una in­va­sión mi­li­tar del te­rri­to­rio so­be­rano de Si­ria».

El Ob­ser­va­to­rio Si­rio de los De­re­chos Hu­ma­nos in­for­mó de la muer­te de 21 ci­vi­les más, va­rios de ellos ni­ños, en un bom­bar­deo ru­so con­tra barrios opo­si­to­res de Ale­po. El OSDH ele­va a más de 1.400 el nú­me­ro de ci­vi­les muer­tos en cua­tro me­ses de ata­ques ru­sos. La te­le­vi­sión si­ria y de Hez­bo­lá mos­tró imá­ge­nes de los ha­bi­tan­tes chiíes de Nu­bul y Zah­rá lan­zan­do flo­res y arroz a los sol­da­dos y sus alia­dos que en­tra­ron ayer en esas ciu­da­des un día des­pués de rom­per el miér­co­les el cer­co de más de tres años im­pues­to por el Fren­te al Nus­ra a es­tas dos po­bla­cio­nes de la pro­vin­cia de Ale­po.

M. HAMED REUTERS

Una mu­jer es­pe­ra en un dis­pen­sa­rio mé­di­co, den­tro de un cam­po de re­fu­gia­dos de Jor­da­nia.

Fin del cer­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.