De­jar de fu­mar me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo y re­du­ce la de­pre­sión

Un es­tu­dio cons­ta­ta la me­jo­ría en pa­cien­tes ga­lle­gos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. ROMAR

In­som­nio, ba­jo es­ta­do de áni­mo, an­sie­dad, exa­ge­ra­das ga­nas de co­mer, irri­ta­bi­li­dad, sin­to­ma­to­lo­gía de­pre­si­va... Es­te es el par­ti­cu­lar via crucis que atra­vie­san las per­so­nas que em­pie­zan a de­jar de fu­mar, una fa­se crí­ti­ca que no todos su­pe­ran. Y no lo ha­cen por­que, ade­más de la de­pen­den­cia fi­sio­ló­gi­ca, psicológica y so­cial que ge­ne­ra el tabaco, la ni­co­ti­na ac­túa como un po­ten­te an­ti­de­pre­si­vo. Pe­ro con­tro­lar es­tos sín­to­mas es al­go que pue­de ha­cer­se, en es­pe­cial pa­ra aque­llos a los que les cues­ta más, me­dian­te una te­ra­pia psicológica que ayu­da al pa­cien­te a ha­cer­les fren­te.

Y el re­sul­ta­do es más que sa­tis­fac­to­rio: los que lo­gran man­te­ner la abs­ti­nen­cia al ca­bo de un año no so­lo su­pe­ran la sin­to­ma­to­lo­gía de­pre­si­va de las pri­me­ras fa­ses del tra­ta­mien­to, sino que me­jo­ran su es­ta­do de áni­mo y se sien­ten mu­cho me­jor in­clu­so que an­tes de de­jar de fu­mar. No so­lo des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co, sino tam­bién psi­co­ló­gi­co.

Es lo que re­ve­la un es­tu­dio di­ri­gi­do por la Uni­da­de de Ta­ba­quis­mo e Tras­tor­nos Adi­ti­vos de la Fa­cul­tad de Psi­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go que aca­ba de ser pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Jour­nal os Af­fec­ti­ve Di­sor­ders. El tra­ba­jo se rea- li­zó en 242 pa­cien­tes, de una me­dia de edad de 41,7 años, que par­ti­ci­pan en la te­ra­pia psicológica que or­ga­ni­za el gru­po y que fu­ma­ban una me­dia de 20,57 ci­ga­rri­llos al día.

Fu­ma­do­res irre­den­tos

«Son fu­ma­do­res a tra­ta­mien­to que no eran ca­pa­ces de de­jar­lo por su cuen­ta, pe­ro en los que si con­si­gues con­tro­lar los pro­ble­mas del es­ta­do de áni­mo ge­ne­ra­dos por la de­pen­den­cia aca­bas te­nien­do unos re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res», ex­pli­ca el ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía Eli­sar­do Be­co­ña, el res­pon­sa­ble del es­tu­dio. «Me­dian­te una te­ra­pia psicológica — aña­de—, lo­gra­mos que no ten­gan el síndrome de abs­ti­nen­cia de las fa­ses ini­cia­les. No su­fren na­da por­que no tie­nen abs­ti­nen­cia». A par­tir de los seis me­ses ya se no­tan im­por­tan­tes be­ne­fi­cios, aunque es al ca­bo de un año de abs­ti­nen­cia cuan­do se lo­gra una im­por­tan­te re­duc­ción de la sin­to­ma­to­lo­gía de­pre­si­va pro­vo­ca­da por la au­sen­cia de ni­co­ti­na.

PA­CO RODRÍGUEZ

Los fu­ma­do­res pue­den pe­dir ayu­da psicológica.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.