Y sin em­bar­go, al­go se mue­ve

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - Cé­sar Rodríguez

Galileo, el as­tró­no­mo re­pre­sa­lia­do por la Iglesia, de­jó pa­ra la his­to­ria una gran fra­se: obli­ga­do a ab­ju­rar pú­bli­ca­men­te de su cien­cia y a pro­cla­mar que el Sol gi­ra­ba al­re­de­dor de la Tie­rra, tu­vo arres­tos pa­ra, di­ce la leyenda, en­men­dar su ren­di­ción con un desafian­te «ep­pur si muo­ve» («y sin em­bar­go se mue­ve»).

Vol­ve­re­mos a oír en­mien­das si­mi­la­res las pró­xi­mas se­ma­nas. Las ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno da­rán lu­gar a so­na­dos cam­bios de pos­tu­ra, a un sin­fín de «di­go­die­gos» y a es­ce­ni­fi­ca­cio­nes de qui­mé­ri­cos acuer­dos, su­mas im­po­si­bles y cua­dra­tu­ras de círcu­los.

Es­tá en jue­go el po­der. To­do va­le pa­ra con­se­guir­lo. Y la ex­pec­ta­ción es má­xi­ma. Pe­ro na­die tie­ne ga­ran­tías de éxi­to. Los números no dan. Y aún no hay una ur­gen­cia his­tó­ri­ca que jus­ti­fi­que alian­zas an­ti­na­tu­ra­les y pac­tos ex­tra­ños.

Pro­ba­ble­men­te vamos ha­cia la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes. Pe­ro hay quién cree que aún pue­de lo­grar el ob­je­ti­vo de go­ber­nar, aunque sea en pre­ca­rio y ape­nas unos cuan­tos me­ses. Pa­ra lo­grar­lo ne­ce­si­ta­rá que a su de­re­cha y a su iz­quier­da gran­des lí­de­res bo­rren lí­neas ro­jas y ab­ju­ren, pú­bli­ca­men­te, de sus pro­cla­mas. Al­guno, por aque­llo de la dig­ni­dad, lo ha­rá con la fór­mu­la de Galileo. Pe­ro sus «y sin em­bar­go» no ser­vi­rán de na­da an­te la mal­di­ta he­me­ro­te­ca y la mag­ni­fi­ca me­mo­ria de Twit­ter.

Making a Mur­de­rer,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.