Has­ta el fin del en­troi­do man­dan las pan­ta­llas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Xinzo -

Las pan­ta­llas rea­li­zan su pri­me­ra in­ter­ven­ción en el ci­clo fes­ti­vo del en­troi­do an­te­lano el Do­min­go Co­rre­doi­ro, Su mi­sión es fo­men­tar la al­ga­ra­bía es­ta fies­ta con el son­so­ne­te de las cam­pa­ni­llas que por­tan en la cin­tu­ra. Se abren pa­so en­tre la mul­ti­tud, que de­be res­pe­tar en to­do mo­men­to el pa­pel de las los por­ta­do­res de las ve­ji­gas. Su di­ver­ti­da im­per­ti­nen­cia con to­do aquel que ten­ga la ne­cia idea de no acu­dir dis­fra­za­dos es siem­pre res­pe­tuo­so. Nun­ca de­be ra­yar el aco­so o la im­po­si­ción.

La pan­ta­lla nun­ca de­be da­ñar o me­nos­ca­bar la dig­ni­dad per­so­nal de los que va­yan ves­ti­dos de ca­lle du­ran­te el en­troi­do. Y por su­pues­to, no de­be me­ter­se con ni­ño o an­cia­nos. A su vez, el que quie­ra ir ves­ti­do de do­min­go du­ran­te los días gran­des del car­na­val an­te­lano, es­tá obli­ga­do a pa­gar por su osa­día: Su penitencia se­rá abo­nar una ron­da de vi­nos en el bar más cer­cano al de­li­to de im­pru­den­cia pu­ni­ble que co­me­tió. La pan­ta­lla la­bo­ra en fes­ti­vos y la­bo­ra­bles. Como dia­blo que no en­tien­de de can­san­cio. Vi­va­ra­cha y des­ca­ra­da so­lo rin­de tri­bu­to a su se­ñor, don Car­nal, que la tie­ne apre­cio como aven­ta­ja­da alum­na y dis­cí­pu­la su­ya. Es­tos días en Xin­zo no man­da el se­ñor al­cal­de. Le ha ce­di­do el man­do, so­lo has­ta el miér­co­les de ce­ni­za al más di­ver­ti­do dia­ño ves­ti­do de blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.