La pan­ta­lla no sa­be de arru­gas

Al­gu­nas de las ca­re­tas pasan de pa­dres a hi­jos y aguan­tan en buen es­ta­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Xinzo - SIN­DO MAR­TÍ­NEZ

La arru­ga es be­lla, pe­ro no pa­ra la pan­ta­lla. La rei­na del car­na­val de Xin­zo no es bue­na ami­ga del pa­so del tiem­po. No lo en­tien­de, por­que es in­mor­tal, no na­ce ni mue­re, sim­ple­men­te exis­te. La con­fec­ción de la ca­re­ta le do­ta de una no­ta­ble con­sis­ten­cia que ha­ce que la más­ca­ra, tras ser co­lo­rea­da con mo­ti­vos as­tra­les, sea una pie­za que pue­da per­du­rar en buen es­ta­do du­ran­te mu­chos años.

Hay ejem­plos no­ta­bles no so­lo en el Mu­seo Ga­le­go do En­troi­do de Xin­zo. Tam­bién son vi­si­bles en do­mi­ci­lios y es­ta­ble­ci­mien­tos. Por ejem­plo, la ca­re­ta ex­pues­ta en un cén­tri­co bar li­miano tie­ne 22 años y se con­ser­va in­tac­ta. Su ca­li­dad y vis­to­si­dad re­fle­jan que fue con­fec­cio- na­da como dios man­da.

La cla­ve es que se con­ti­núan ela­bo­ran­do es­tas más­ca­ras de una ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te ar­te­sa­nal. El res­pe­to a la tra­di­ción es bá­si­co. La ca­re­ta del dia­blo más di­ver­ti­do de la pro­vin­cia se ela­bo­ra con car­tón, pa­pel de pe­rió­di­co, fiel­tro, en­gru­do de ha­ri­na, agua y pin­tu­ra. La ca­ra re­fle­ja a un pi­llo. Un dia­blo juer­guis­ta e irre­ve­ren­te. Se ha­cen en una so­la pie­za, de­co­ra­da con mo­ti­vos as­tra­les, que se en­ca­ja en la ca­be­za como si fue­ra un go­rro.

La tra­di­ción man­da que el per­so­na­je vis­ta de for­ma ele­gan­te y tam­bién que no to­que a las per­so­nas, uno de los pe­ca­dos más fre­cuen­tes de los de­no­mi­na­dos es­pan­ta­llos. Tam­bién que las pan­ta­llas so­lo pue­dan sa­lir de día y, por su­pues­to, nun­ca qui­tar­se la más­ca­ra. Lo or­to­do­xo es que tras ellas se ocul­ten úni­ca­men­te hom­bres, nor­mal­men­te jó­ve­nes, pe­ro lo cier­to es que los cam­bios cul­tu­ra­les han in­cor­po­ra­do ya ha­ce años a las mu­je­res.

La pan­ta­lla por­ta ca­mi­sa y cal­zón lar­go blan­cos, ca­pa ro­ja o ne­gra, pa­ño­le­ta ro­ja, po­lai­nas ne­gras, za­pa­tos ne­gros y fa­ja ro­ja a la cin­tu­ra, por en­ci­ma de la que cuel­gan las cam­pa­ni­llas. El bai­le, el tro­tar los mo­vi­mien­tos del dis­fraz, es uno de los ce­re­mo­nia­les que acom­pa­ña a es­te per­so­na­je es un va­lor in­ma­te­rial y úni­co en­tre todos los en­troi­dos ga­lle­gos.

Una de las nor­mas bá­si­cas del com­por­ta­mien­to de es­te tra­je es que nun­ca, ja­más, be­be en la ca­lle. Ver a una pan­ta­lla tro­tan­do con una bo­te­lla de vino en la mano es un sa­cri­le­gio. Aunque, por des­gra­cia, al­gu­nos jó­ve­nes no han si­do co­rrec­ta­men­te ins­trui­dos so­bre la fun­ción, ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­to de la so­be­ra­na del car­na­val de Xin­zo. La co­mer­cia­li­za­ción an­ta­ño ma­si­va de los ya co­mu­nes dis­fra­ces y más­ca­ras de pan­ta­llas ha ve­ni­do al­go a me­nos en los úl­ti­mos años. Aho­ra se per­si­gue más el pu­ris­mo y el res­pe­to a las tra­di­cio­nes. Otro de los pro­ble­mas ha­bi­tua­les que han ve­ni­do acon­te­cien­do en las úl­ti­mas dé­ca­das es la mar­ca de la pan­ta­lla. Ha­ce me­ses, la pa­ten­te de la ca­re­ta y de sus re­pro­duc­cio­nes per­te­ne­ce al Concello, el re­pre­sen­tan­te del pue­blo de Xin­zo, que alum­bró, ama­man­tó, crio y man­tu­vo a la pan­ta­lla como sím­bo­lo de una co­mu­ni­dad y de una tra­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.