La mu­jer que de­nun­ció a Bal­tar re­cu­rre e in­sis­te en el aco­so se­xual

Re­cu­rre el au­to de la jue­za pa­ra pe­dir que se aña­da el de­li­to de aco­so se­xual, al ser Bal­tar su je­fe en el PP

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - OU­REN­SE / LA VOZ

La mu­jer que de­nun­ció al pre­si­den­te de la Dipu­tación de Ou­ren­se, Jo­sé Ma­nuel Bal­tar, atri­bu­yén­do­le la ofer­ta de un pues­to de tra­ba­jo a cam­bio de una ci­ta en un ho­tel, in­sis­te en la ver­tien­te se­xual del ca­so. Lo ha­ce en el re­cur­so al au­to del juz­ga­do que la ci­ta a ella y al pro­pio Bal­tar como in­ves­ti­ga­dos por cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias. Pi­de que se la de­je fue­ra a ella en esos dos de­li­tos, que se man­ten­ga la si­tua­ción de Bal­tar y se aña­da el aco­so.

La jue­za ha­bía des­car­ta­do la ver­tien­te se­xual, «sin per­jui­cio de ul­te­rior com­pro­ba­ción», al no apre­ciar en­tre am­bos una re­la­ción la­bo­ral, do­cen­te o de pres- ta­ción de ser­vi­cios. La de­nun­cian­te, sin em­bar­go, re­cuer­da que aque­lla si­tua­ción se pro­du­jo cuan­do ella pres­ta­ba asis­ten­cia y ser­vi­cios en una ofi­ci­na del PP. Bal­tar Blan­co, re­cuer­da, era «su je­fe y de quien de­pen­día pa­ra to­das las ac­ti­vi­da­des». En ese ám­bi­to, «que evi­den­te­men­te es de de­pen­den­cia [...] fue el se­ñor Bal­tar quien to­mó la ini­cia­ti­va de acer­ca­mien­to e in­te­rés por la si­tua­ción de la de­nun­cian­te» y lo hi­zo «va­lién­do­se de su no­to­ria po­si­ción po­lí­ti­ca y so­cial».

Fue Bal­tar, aña­de el es­cri­to, «quien se hi­zo con el te­lé­fono mó­vil» de Te­re­sa, que ella no fa­ci­li­tó y «co­men­zó a en­viar­le men­sa­jes SMS y fue él quien, co­no­ce­dor de la pre­ca­ria si­tua­ción la­bo­ral y eco­nó­mi­ca de Te­re­sa, se ofre­ció a po­ner­le so­lu­ción».

Se pre­sen­ta la mu­jer como víc­ti­ma de la si­tua­ción y re­sal­ta que es quien acu­de a dar cuen­ta de los he­chos, pri­me­ro al fis­cal y pos­te­rior­men­te —«an­te la pa­si- vi­dad de es­te»— al juz­ga­do. Fue Bal­tar, en­fa­ti­za la de­nun­cian­te, quien «to­mó la ini­cia­ti­va» en to­do mo­men­to. No es ella, afir­ma, la que so­li­ci­ta «al­te­ra­ción de ca­li­fi­ca­cio­nes ni ac­ce­so a pues­to de ca­rác­ter pú­bli­co sin cum­plir los re­qui­si­tos le­gal­men­te es­ta­ble­ci­dos». Y tam­po­co es ella, sos­tie­ne, quien «‘ofre­ce’ la dá­di­va con­sis­ten­te en la re­la­ción per­so­nal que, muy a su pe­sar, le so­li­ci­ta el fun­cio­na­rio pú­bli­co o au­to­ri­dad». No es, pues, la con­duc­ta pu­ni­ble del par­ti­cu­lar a quien se atri­bu­ye un so­borno.

La po­si­ción de la de­nun­cian­te es ra­di­cal­men­te opues­ta a la del fis­cal, que ha pe­di­do el so­bre­sei­mien­to del ca­so al no ver nin­guno de los tres de­li­tos dis­cu­ti­dos. El fis­cal, que ar­chi­vó su in­ves­ti­ga­ción, no com­par­te la im­pre­sión de la jue­za y pi­de el so­bre­sei­mien­to del ca­so, aunque, sub­si­dia­ria­men­te, plan­tea que so­lo la de­nun­cian­te acu­da como tes­ti­go si tie­ne más da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.