«Ca­fé e Red Bull..., esas cou­sas, pe­ro ou­tro ti­po de dro­gas non co­ñe­zo»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - JO­SÉ MA­NUEL PAN

«La gen­te usa Red Bull o lo que sea, pe­ro es­to no lo ha­bía vis­to nun­ca». Es la reac­ción de sor­pre­sa de un ca­mio­ne­ro al co­no­cer la no­ti­cia de que un co­le­ga ha­bía da­do po­si­ti­vo en con­su­mo de an­fe­ta­mi­nas en un con­trol de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co en Abe­gon­do. Pro­ce­día de Ale­ma­nia y ha­bía co­me­ti­do has­ta cin­co in­frac­cio­nes por in­cum­plir los tiem­pos de des­can­so es­ta­ble­ci­dos en la exi­gen­te nor­ma­ti­va de trans­por­tes. Lo peor de to­do es que las sos­pe­chas de la Guar­dia Ci­vil apun­tan a que es­to no ha si­do una ex­cep­ción y que hay ca­mio­ne­ros de gran­des ru­tas que to­man sus­tan­cias que les per­mi­tan man­te­ner­se des­pier­tos y aguan­tar al vo­lan­te du­ran­te lar­gas jor­na­das en las que re­co­rren de un ti­rón mi­les de ki­ló­me­tros. Un ejem­plo de esas sus­tan­cias son las an­fe­ta­mi­nas, como las de­tec­ta­das en el chó­fer in­ter­cep­ta­do en Abe­gon­do, que per­mi­ten pa­sar lar­gas no­ches sin dor­mir y que pue­den pro­du­cir eu­fo­ria y ener­gía no ha­bi­tual.

Pe­se a esas sos­pe­chas de la Guar­dia Ci­vil, los ca­mio­ne­ros en ge­ne­ral se mues­tran sor­pren­di­dos. «Ca­fé e Red Bull... Esas cou­sas, pe­ro ou­tro ti­po de dro­gas non co­ñe­zo». Así res­pon­dió un ca­mio­ne­ro a Bi­bia­na Fer­nán­dez, de V Te­le­vi­sión, cuan­do le pre­gun­tó si era fre­cuen­te que los pro­fe­sio­na­les con­su­man dro­gas pa­ra so­por­tar las du­ras jor­na­das al vo­lan­te, ca­si siem­pre de no­che. Un po­si­ti­vo en un con­trol de dro­gas o de al­cohol pue­de su­po­ner la pér­di­da del tra­ba­jo, ade­más de las consecuencias le­ga­les por co­me­ter una in­frac­ción muy gra­ve.

1.000 eu­ros y 6 pun­tos

La le­gis­la­ción de trá­fi­co cas­ti­ga el po­si­ti­vo en dro­gas con 1.000 eu­ros de mul­ta y la pér­di­da de 6 pun­tos del car­né, pe­ro si los agen­tes ob­ser­van sig­nos de que el con­duc­tor es­tá ba­jo la in­fluen­cia de una sus­tan­cia prohi­bi­da la in­frac­ción se con­vier­te en de­li­to, pe­na­do con en­tre tres y seis me­ses de cár­cel, o una mul­ta, o la rea­li­za­ción de tra­ba­jos so­cia­les y, en to­do ca­so, con la re­ti­ra­da del car­né de con­du­cir en­tre uno y cua­tro años.

Los ca­mio­ne­ros con­sul­ta­dos son cons­cien­tes de los ries­gos de con­du­cir ba­jo los efec­tos del al­cohol o las dro­gas. «Non é que me mate eu, pe­ro ima­xí­na­te que vou con­tra vos, ou con­tra un au­to­bús car­ga­do de ra­pa­ces». Otro pro­fe­sio­nal del trans­por­te no cree que los ca­mio­ne­ros que dan po­si­ti­vo con­su­man la dro­ga pa­ra po­der aguan­tar más ho­ras al vo­lan­te: «El que lo ha­ce se­rá por­que lo ha­ce tam­bién fue­ra del tra­ba­jo. No creo que sea por las ho­ras».

Pe­ro la Guar­dia Ci­vil tie­ne in­di­cios de to­do lo con­tra­rio. Los agen­tes es­pe­cia­li­za­dos en trans­por­tes creen que hay gru­pos de ca­mio­ne­ros que cu­bren gran­des ru­tas, ge­ne­ral­men­te ex­tran­je­ros, que to­man al­gún ti­po de sus­tan­cia pa­ra po­der aguan­tar nue­ve o diez ho­ras, o más, al vo­lan­te pa­ra cum­plir con los ob­je­ti­vos es­ta­ble­ci­dos en sus en­car­gos. Fuen­tes de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co ya ad­vir­tie­ron de que van a in­cre­men­tar los con­tro­les so­bre los con­duc­to­res de ese ti­po de trans­por­tes. «Ma­ne­jan vehícu­los muy pe­sa­dos, de has­ta 40 to­ne­la­das, y son un ries­go muy se­rio pa­ra los de­más usua­rios si no con­du­cen en bue­nas con­di­cio­nes», ex­pli­ca un agen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.