«Blan­qui­ta so­lo pen­sa­ba en los que se mu­rie­ron e iba se­gui­do al ce­men­te­rio»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - . Pa­dín y todos los que co­no­cían a Blan­ca Bó­ve­da coin­ci­den en dos co­sas; en que era muy gua­pa y en que era «una bue­na chi­ca». Pe­ro ver mo­rir a todos sus ami­gos no le ayu­dó a le­van­tar ca­be­za. «Es­ta­ba can­sa­da y abu­rri­da de vi­vir», ase­gu­ra el arre­pen­ti­do, de

Quie­ren dar­le el úl­ti­mo adiós en el ce­men­te­rio de Vi­la­no­va en el que des­can­san tan­tos ami­gos co­mu­nes, pe­ro el en­tie­rro de Blan­ca Bó­ve­da, la mu­sa de la ge­ne­ra­ción per­di­da de Arou­sa, es­tá a la es­pe­ra de que fi­na­li­ce la au­top­sia que de­ter­mi­na­rá el mo­ti­vo de su muer­te. De mo­men­to, el Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se de Pon­te­ve­dra des­car­ta que ha­ya si­do por cau­sas vio­len­tas, pe­ro to­da­vía es­tá pen­dien­te de los re­sul­ta­dos de las prue­bas de to­xi­co­lo­gía.

Mien­tras, su fa­lle­ci­mien­to obli­ga a quie­nes ron­dan la cin­cuen­te­na y so­bre­vi­vie­ron a la lí­nea ro­ja de la ge­ne­ra­ción mal­di­ta de los 27 a echar la vis­ta atrás pa­ra ren­dir ho­me­na­je a Blan­qui­ta. «Ella y su ami­ga Mon­se eran los bollicaos —re­cuer­da un ve­cino de Ca­rril—; pe­ro como Blan­qui­ta, nin­gu­na. Las dos mon­ta­ron un bar en As Si­nas y Pa­blo Vio­que an­du­vo mu­cho tiem­po de­trás de ella, pe­ro Vio­que era una per­so- na fría sin ami­gos, y cuan­do co­no­ció a la que iba a ser su mu­jer, la de­jó ti­ra­da. Yo creo que Blan­qui­ta nun­ca se re­cu­pe­ró de eso».

Todos coin­ci­den en que era una bue­na per­so­na. Lo re­sal­ta es­pe­cial­men­te Ma­no­lo Fer­nán­dez Pa­dín, que no po­drá des­pe­dir­la por­que si­gue en el des­tie­rro ma­dri­le­ño al que le obli­ga su con­di­ción de arre­pen­ti­do. So­lo po­drá vi­si­tar­la en el ce­men­te­rio cuan­do ven­ga en el ve­rano, por el Carmen, el mis­mo cam­po­san­to al que la acom­pa­ñó mu­chas ve­ces. «Siem­pre que vol­vía a Vi­la­no­va la veía —re­cuer­da—, e iba con ella al ce­men­te­rio, por­que Blan­qui­ta so­lo pen­sa­ba en los que se mu­rie­ron, en su her­mano y en tan­tos ami­gos que ca­ye­ron por cul­pa de las dro­gas, no ha­bla­ba de otra co­sa».

Él la co­no­ció con 13 años, cuan­do los pa­dres de ella te­nían un bar en fren­te de As Si­nas y la jo­ven ba­ja­ba a la pla­ya pa­ra com­par­tir tar­des de de­sidia con los ami­gos. «En­ton­ces to­da­vía es­ta­ba lim­pia, era muy gua­pa y te­nía un fí­si­co es­pec­ta­cu­lar, y ya Vio­que no sa­lía de allí, pe­ro ella to­da­vía no ha­bía caí­do en las dro­gas, an­da­ba con la mú­si­ca, Camilo Sex­to y esas co­sas».

Aunque como di­ce un ami­go de Ca­rril que la re­cuer­da per­fec­ta­men­te, «lue­go lle­gó Tierno Galbán y Miguel Ríos, y de­cían que iban a le­ga­li­zar las dro­gas blan­das, y ella, como todos, em­pe­zó con los po­rros, has­ta que lle­gó la he­roí­na...». Y na­die les ad­vir­tió de los ries­gos. «Ibas a la far­ma­cia y no te da­ban una je­rin­gui­lla, así que las te­nías por ahí es­con­di­das, las in­ter­cam­bia­bas... Lue­go hu­bo un cam­bio de men­ta­li­dad e in­clu­so hu­bo far­ma­céu­ti­cos que pre­pa­ra­ban la me­ta­do­na. ¡Te­nía mu­cho mé­ri­to esa gen­te!».

«No que­ría sa­lir de ahí»

Pa­ra Blan­qui­ta ya era tar­de. «Es­ta­ba can­sa­da y abu­rri­da de vi­vir —sos­tie­ne Pa­dín—. Tu­vo una hi­ja con un chi­co de Vi­la­gar­cía que fue su gran amor, no tu­vo mu­chas re­la­cio­nes más. Ella em­pe­zó con los po­rros, co­que­tean­do, pe­ro pa­sa­dos los vein­te ya ha­bía pro­ba­do de to­do y ya no lo de­jó nun­ca. Es­ta­ba muy des­me­jo­ra­da y yo cuan­do es­ta­ba con ella la ani­ma­ba a que se arre­gla­se, y me de­cía que sí, pe­ro en reali­dad es­ta­ba muy me­ti­da y no que­ría sa­lir de ahí». Él la de­fien­de: «Si no sa­les de Vi­la­no­va, qué vas a ha­cer, si­gues lle­van­do la vi­da de an­tes, sin ha­cer na­da en to­do el día, sin tra­ba­jo... Sa­lir del po­zo en esas con­di­cio­nes es muy com­pli­ca­do».

Con su muer­te, que­dan ca­da vez me­nos. «Es­tá Lu­cía, que deam­bu­la y ha­bla so­la por las ca­lles, y un ami­go mío que en­tra y sa­le de cen­tros de des­in­to­xi­ca­ción. A al­guno no sé có­mo le re­sis­te el cuer­po». Y que­dan tam­bién los que lo­gra­ron sa­lir. «Po­cos, muy po­cos, la ma­yo­ría no lle­gó a los 30 años», cal­cu­la Pa­dín.

«Era una bue­na chi­ca»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.