La in­fi­ni­ta ter­nu­ra de Al­bert Ri­ve­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

Ca­da vez que ob­ser­vo las evo­lu­cio­nes de Al­bert Ri­ve­ra, que con el 11,4 % de la Cá­ma­ra pre­ten­de or­ga­ni­zar la gran coa­li­ción, orien­tar la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y la nue­va ley elec­to­ral, aca­bar con la corrupción, po­ner fin a las tai­fas ca­ta­la­nas, y ha­cer las gran­des re­for­mas edu­ca­ti­vas, fis­ca­les y ad­mi­nis­tra­ti­vas «que pre­ci­sa nues­tro país», no me sor­pren­do, ni me río a car­ca­ja­das, ni sien­to la es­tu­pe­fac­ción que pro­du­cen la inex­pe­rien­cia y la osa­día. So­lo per­ci­bo la in­fi­ni­ta ter­nu­ra de es­te cha­val que, mien­tras es­tá sien­do ma­ni­pu­la­do a des­ta­jo por Sán­chez y Ra­joy, se cree, como don Pe­la­yo, el re­fun­da­dor de Es­pa­ña.

Pro­vis­to de re­gla y car­ta­bón, con los que tra­za de­li­cio­sas rec­tas y per­pen­di­cu­la­res, nos da a en­ten­der que la re­for­ma de Es­pa­ña em­pe­za­rá por ha­cer rec­ti­lí­neas —por­que los en­tran­tes y sa­lien­tes son un ves­ti­gio de los cha­la­neos his­tó­ri­cos— las fron­te­ras con Por­tu­gal y Fran­cia. Tam­bién se van a de­fi­nir nue­vas pro­vin­cias —fu­tu­ras cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les— po­nien­do so­bre el ma­pa de Es­pa­ña un pa­pel ce­bo­lla per­fec­ta­men­te cua­dri­cu­la­do. Y los que no que­pan den­tro de las cua­drí­cu­las —Fi­nis­te­rre, Or­te­gal, el ca­bo de Ga­ta, la pun­ta de Ta­ri­fa y co­sas así— pa­sa­rán a ser re­ser­vas an­tro­po­ló­gi­cas in­com­pa­ti­bles con la Es­pa­ña or­to­go­nal que vamos a cons­truir.

Al­bert Ri­ve­ra, la gran pa­li­llei­ra de es­te tiem­po de cri­sis, no per­ci­be que ha­cer una co­yun­da en­tre Sán­chez, de­rro­ta­do por Ra­joy, y él mis­mo, de­rro­ta­do por Igle­sias, es una coa­li­ción de per­de­do­res. Tam­po­co se da cuen­ta del ridículo que su­po­ne ar­ti­cu­lar en­torno a sí un Go­bierno re­for­mis­ta que en es­ta le­gis­la­tu­ra no po­drá abor­dar nin­gu­na re­for­ma se­ria, o que so­lo po­drá ha­cer, como di­ría una chi­ca cool, «ce­ro re­for­mas». Y tam­po­co pa­re­ce ad­ver­tir que es una gran des­leal­tad con Es­pa­ña ma­rear la per­diz de un gran Go­bierno cuan­do el Par­la­men­to sur­gi­do del 20D so­lo nos per­mi­te ele­gir en­tre una mo­nu­men­tal y caó­ti­ca cha­pu­za —el Go­bierno Sán­chez— o nue­vas elec­cio­nes.

Con su in­fi­ni­ta ter­nu­ra, Al­bert Ri­ve­ra es ca­paz de leer a la per­fec­ción lo que pa­sa­ría si vol­vié­se­mos a vo­tar, aunque es­té ne­ga­do pa­ra ver lo que pa­sa­rá en es­ta le­gis­la­tu­ra si le si­gue ha­cien­do el cal­do gor­do a las am­bi­cio­nes de Sán­chez, o si se cree le­gi­ti­ma­do pa­ra pre­te­rir en la ne­go­cia­ción a quien el pue­blo no des­pre­ció en las ur­nas. De lo cual se de­du­ce, por más que nos pe­se, que el jo­ven Ri­ve­ra se cree más lis­to y me­jor que los de­más, que es lo que pien­san de sí mis­mos los que —como Juana de Ar­co— ha­cen po­lí­ti­ca, o sal­van na­cio­nes, en nom­bre de Dios y su Pro­vi­den­cia.

Tal como yo lo veo, en Es­pa­ña so­lo hay una co­sa más tier­na que Al­bert Ri­ve­ra: la ca­ter­va de ana­lis­tas y po­li­tó­lo­gos que aún se creen que des­de la in­men­sa mi­no­ría se pue­de abor­dar la ta­rea que es im­po­si­ble pa­ra las ma­yo­rías. Por eso me due­le es­te país que, can­sa­do de sí mis­mo, po­ne su ca­pi­tal en Ba­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.