La fá­bu­la de la ra­na y el es­cor­pión

Luís Pou­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Hay ovi­llos que ni si­quie­ra mi as­tu­ta y te­naz ga­ta Co­pi­to lo­gra des­en­re­dar. Cuan­do una de es­tas ma­de­jas se le re­sis­te, Co­pi­to la ol­vi­da y se tum­ba a dor­mi­tar en una raio­la de sol. Pe­ro el ser hu­mano es más obs­ti­na­do que los fe­li­nos, así que cuan­do un nu­do gor­diano se cie­rra en ban­da, o lo par­ti­mos en dos con la es­pa­da, por el ata­jo me­ta­fí­si­co que Ale­jan­dro Magno apren­dió de su maes­tro Aris­tó­te­les, o pa­ra des­en­ma­ra­ñar­lo acu­di­mos a las me­tá­fo­ras y las pa­rá­bo­las, que son las for­mas que la li­te­ra­tu­ra le pres­ta al pen­sa­mien­to pa­ra es­cu­dri­ñar el en­vés de las co­sas.

Por eso, pa­ra intentar des­ha­cer el laberinto de la­na que nos ha de­ja­do el 20D, Pin­to & Chin­to han mon­ta­do aquí la car­pa de su Cir­co Na­cio­nal, y al­gu­nos quie­ren ador­nar es­tas re­frie­gas ca­se­ras con las es­ce­nas de Jue­go de tro­nos o Hou­se of Cards, que tie­nen la épi­ca te­le­vi­si­va que no acier­tan a al­can­zar los guio­nis­tas de nues­tra tos­ca reali­dad.

Otros pre­fe­ri­mos ir al ci­ne en bus­ca del có­di­go que des­en­crip­te es­tos men­sa­jes ci­fra­dos. Ma­ri­luz Fe­rrei­ro si­túa to­do es­to en­tre el hu­mor inago­ta­ble de La vi­da de Brian y el su­rrea­lis­mo cas­ti­zo de Ama­ne­ce que no es po­co, mien­tras que Xo­sé Luís Ba­rrei­ro cree que el asun­to os­ci­la en­tre la alo­ca- da ca­rre­ra fe­rro­via­ria de El ma­qui­nis­ta de la Ge­ne­ral y el he­roís­mo trá­gi­co de El hom­bre que pu­do rei­nar, y Jai­me Mi­quel ya ve el vie­jo bi­par­ti­dis­mo como la mo­mia con­vir­tién­do­se en se­rrín al fi­nal de la pe­lí­cu­la. A mí úl­ti­ma­men­te la po­lí­ti­ca na­cio­nal me so­na­ba a Apo­caly­pse Now, La in­va­sión de los ul­tra­cuer­pos o Atra­pa­do en el tiem­po. Pe­ro ayer se en­con­tra­ron, al fin, Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias, des­pués de mu­chas se­ma­nas de­ján­do­se re­ca­dos a tra­vés de Twit­ter y de las rue­das de pren­sa. El lí­der de Po­de­mos le pi­dió al socialista una alianza mo­nó­ga­ma, de las de to­da la vi­da: no quie­re com­par­tir­lo con Al­bert Ri­ve­ra. El as­pi­ran­te Sán­chez, con ten­den­cia in­na­ta a las re­la­cio­nes abier­tas y a la po­li­ga­mia po­lí­ti­ca, le re­pli­có que no en­tien­de el amor «ex­clu­si­vo y ex­clu­yen­te» que le pro­po­ne Igle­sias, pe­ro que es­tá dis­pues­to a ex­plo­rar el «te­rri­to­rio ig­no­to» jun­to a los mo­ra­dos: —No me cie­rro a na­da. Y en­ton­ces lo vi cla­ro. A lo que se pa­re­ce es­ta ne­go­cia­ción a cie­lo abier­to en­tre el PSOE y Po­de­mos es a una de esas obras de Or­son We­lles que los pro­duc­to­res y sus la­ca­yos se en­car­ga­ban de re­du­cir a es­com­bros en la sa­la de mon­ta­je. Pe­ro el ta­len­to es in­su­mer­gi­ble, así que in­clu­so des­pués de pa­sar­le por en­ci­ma con la api­so­na­do­ra de la me­dio­cri­dad, Mr. Ar­ka­din es un fil­me glo­rio­so en el que We­lles de­ja es­con­di­da una pe­que­ña fá­bu­la que re­la­ta con voz po­de­ro­sa:

«Aho­ra voy a ha­blar­te de un es­cor­pión. Es­te es­cor­pión que­ría pa­sar el río y le pi­dió a la ra­na que lo lle­va­se.

—No —le di­jo la ra­na—, no, gra­cias. Si te de­jo que subas a mi es­pal­da, pue­des pi­car­me y la pi­ca­du­ra del es­cor­pión es mor­tal.

—¡Va­ya! —re­pli­có el es­cor­pión—. ¿Dón­de es­tá la ló­gi­ca de tus pa­la­bras? —Los es­cor­pio­nes siem­pre tra­tan de ser ló­gi­cos—. Si yo te pi­co, tú mue­res y yo me aho­ga­ré.

Al oír es­tas pa­la­bras la ra­na se que­dó con­ven­ci­da y per­mi­tió que el es­cor­pión se subie­se en­ci­ma de ella. Pe­ro cuan­do es­ta­ban en me­dio del río, sin­tió un do­lor te­rri­ble y se dio cuen­ta de que, pe­se a to­do, el es­cor­pión le ha­bía pi­ca­do.

—¡Ló­gi­ca! —gri­tó la ra­na mo­ri­bun­da cuan­do co­men­zó a hun­dir­se, arras­tran­do al es­cor­pión ba­jo las aguas—. ¡No hay ló­gi­ca en es­to!

—Lo sé —res­pon­dió el es­cor­pión—, pe­ro no he po­di­do evi­tar­lo, es mi ca­rác­ter».

Cuan­do eso aca­be por pa­sar y Pa­blo Igle­sias le ases­te a Pe­dro Sán­chez su agui­jo­na­zo le­tal, ha­brá que al­zar la co­pa, como Or­son We­lles en Mr. Ar­ka­din, y ha­cer un brin­dis al sol o al caos (ya tan­to da):

—¡Be­ba­mos por el ca­rác­ter!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.