Ma­ría Sal­me­rón iba a en­trar ayer en la cár­cel por im­pe­dir que su ex­ma­ri­do, con­de­na­do por agre­dir­la, pu­die­se ver a su hi­ja

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

Ma­ría Sal­me­rón es­bo­zó una tí­mi­da son­ri­sa an­te los fa­mi­lia­res y ami­gos que la apo­ya­ban ayer en Se­vi­lla. Aca­ba­ba de ha­cer­se pú­bli­co que el Go­bierno la in­dul­ta­ba y no en­tra­ría en pri­sión pa­ra cum­plir seis me­ses de pe­na. Su de­li­to, ne­gar­le a su ex­ma­ri­do, con­de­na­do por malos tra­tos, ver a su hi­ja. «Es­toy muy con­ten­ta, es el fin de una tor­tu­ra, ya que han mi­ra­do el in­te­rés su­pe­rior del me­nor». La de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes le per­mi­ti­rá elu­dir la condena por in­cum­plir reite­ra­da­men­te el ré­gi­men de vi­si­tas. Pe­ro se tra­ta de un in­dul­to par­cial, que con­lle­va una mul­ta. «No sé de dón­de voy a sa­car el di­ne­ro. Ten­go to­do hi­po­te­ca­do y em­bar­ga­do», re­co­no­ció. «Y como soy tan ma­la, pa­ra que me re­in­ser­te ten­go que rea­li­zar tra­ba­jos en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad», di­jo con iro­nía Sal­me­rón.

Su his­to­ria se re­mon­ta a 1998, cuan­do co­no­ció a su ma­ri­do. Aunque ce­los y las hu­mi­lla­cio­nes se me­tie­ron rá­pi­do en la re­la­ción de la pa­re­ja, en el año 2000 se ca­sa­ron. En un do­cu­men­tal Ma­ría re­la­tó có­mo esos dos años se con­vir­tie­ron en un lar­go his­to­rial de pa­li­zas, ve­ja­cio­nes y agre­sio­nes se­xua­les, por lo que de­ci­dió se­pa­rar­se en el 2001. Le con­ce­die­ron la guar­dia y cus­to­dia del be­bé, y un ré­gi­men de vi­si­tas pa­ra el pro­ge­ni­tor que es­te, se­gún de­nun­cia ella, se em­pe­ñó en com­pli­car pa­ra po­der de­nun­ciar­la, por­que ha-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.