El éxo­do de 30.000 si­rios pro­vo­ca otra cri­sis hu­ma­na en la fron­te­ra tur­ca

Los ci­vi­les hu­yen del in­fierno de Ale­po, bom­bar­dea y ata­ca­da por los alia­dos de Al Asad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - ROSA PAÍNO

El in­fierno en que se ha con­ver­ti­do Ale­po tras la ofen­si­va del ré­gi­men de Ba­char al Asad y sus alia­dos ha pro­vo­ca­do la enési­ma cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en la fron­te­ra con Tur­quía. Unos 30.000 si­rios per­ma­ne­cían ayer blo­quea­dos en dos pa­sos fron­te­ri­zos. So­lo en el de Bab al Sa­la­ma aguar­dan 20.000, se­gún la ofi­ci­na de asun­tos hu­ma­ni­ta­rios de la ONU (OCHA). An­ka­ra man­tie­ne por aho­ra ce­rra­da la fron­te­ra y no ha di­cho si la abri­rá ni cuán­do lo ha­rá. Tur­quía aco­ge ya a 2,5 mi­llo­nes de si­rios.

Creen que en to­tal los des­pla­za­dos lle­ga­rán a los 70.000. Las fuer­zas del or­den tur­cas han si­do pues­tas en es­ta­do de aler­ta, mien­tras oe­ne­gés or­ga­ni­zan có­mo aco­ger a los nue­vos re­fu­gia­dos. La Fun­da­ción Tur­ca pa­ra la Ayu­da Hu­ma­ni­ta­ria (IHH) ya abrió un nue­vo cam­po de re­fu­gia­dos en el la­do si­rio. Un co­man­dan­te del opo­si­tor Ejér­ci­to Si­rio Li­bre (ESL) de­nun­ció que ru­sos y si­rios han ce­rra­do el co­rre­dor hu­ma­ni­ta­rio y pi­dió a Tur­quía que de­je en­trar a los he­ri­dos, mu­je­res y ni­ños.

El pre­si­den­te Re­cep Ta­yip Er­do­gan cri­ti­có que el «mundo ca­lle» an­te los bom­bar­deos ru­sos y si­rios, mien­tras que al mis­mo tiem­po es­pe­ra que fre­ne la ola de re­fu­gia­dos. «Nues­tros ami­gos europeos quie­ren que pa­re­mos a los re­fu­gia­dos. Yo pre­gun­tó, ¿có­mo po­de­mos pa­rar es­te flu­jo cuan­do se es­tá vi­vien­do es­ta tra­ge­dia?», se­ña­ló des­de Qui­to.

La zo­na ru­ral del nor­te de la pro­vin­cia de Ale­po es­tá com­ple­ta­men­te ro­dea­da por fuer­zas del ré­gi­men, en me­dio de in­ten­sos bom­bar­deos ru­sos. La si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria es muy di­fí­cil, se­gún con­tó a Reuters Ha­sán Haj Alí, co­man­dan­te de Li­wa Su­qur al Ja­bal, mi­li­cia in­te­gra­da en el ELS y en­tre­na­da por mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses en Ca­tar y Ara­bia Sau­dí. So­lo ayer los com­ba­tes de­ja­ron 120 muer­tos en los dos ban­dos, en­tre ellos un al­to car­go de la Guar­dia Re­vo­lu­cio­na­ria ira­ní y seis vo­lun­ta­rios de la mi­li­cia Ba­sij.

El miér­co­les ca­ye­ron dos lo­ca­li­da­des chiíes Nu­bul y Zah­ra y la vía de su­mi­nis­tro rebelde. Ayer Hez­bo­lá anun­ció la to­ma de la ve­ci­na Rat­yan. Haj Alí lo des­min­tió: «Ha ha­bi­do un in­ten­to, pe­ro has­ta aho­ra no han si­do ca­pa­ces de en­trar en Rat­yan». Con po­cas es­pe­ran­zas, reite­ró que ne­ce­si­tan mi­si­les an­ti­aé­reos. «Pe­di­mos a dia­rio más apo­yo, pe­ro la cues­tión de las ar­mas an­ti­aé­reas se ha con­ver­ti­do en un sue­ño, un sue­ño que no se ha­rá reali­dad», di­jo. Los mi­si­les an­ti­tan­que es­ta­dou­ni­den­se TOW, el ar­ma más po­ten­te de su ar­se­nal en­tre­ga­do por la CIA, ha ayu­da­do a los re­bel­des a ra­len­ti­zar los avan­ces so­bre el te­rreno, pe­ro son de po­ca ayu­da fren­te a los bom­bar­de­ros.

Si cae Ale­po, la se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te de Si­ria, se­rá una du­ra de­rro­ta y sín­to­ma de que la opo­si­ción es­tá per­dien­do la gue­rra. La en­tra­da de Ru­sia y el re­for­za­do apo­yo de Irán ha si­do un re­vul­si­vo pa­ra el cur­so del con­flic­to, que Al Asad es­ta­ba per­di­do en sep­tiem­bre. Ade­más de Hez­bo­lá, en tie­rra com­ba­ten mi­li­cias chiíes de Irak y Af­ga­nis­tán re­clu­ta­das por Irán

El re­vés ha coin­ci­di­do con la dis­po­si­ción de Ara­bia Sau­dí a des­ple­gar tro­pas te­rres­tres, si así lo re­quie­re la coa­li­ción li­de­ra­da por EE.UU. El ob­je­ti­vo de­cla­ra­do se­ría in­ten­si­fi­car la lu­cha con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co, el mis­mo que adu­jo Pu­tin pa­ra en­trar en el con­flic­to y apo­yar a su alia­do.

AFP

Al pa­so fron­te­ri­zo de Bab al Sa­lam, que per­ma­ne­cía ayer ce­rra­do, lle­ga­ron unos 20.000 ci­vi­les de la zo­na nor­te de Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.