San­ders vuel­ve a aco­rra­lar a Clin­ton

El se­na­dor la vin­cu­la a Wall Street en el pri­mer de­ba­te ca­ra a ca­ra en­tre am­bos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - VIC­TO­RIA TO­RO

Ber­nie San­ders con­si­guió aco­rra­lar de nue­vo a Hi­llary Clin­ton en el pri­mer de­ba­te ca­ra a ca­ra tras la re­ti­ra­da de Mar­tin O´Ma­lley, que man­tu­vie­ron el jue­ves por la no­che. Los dos candidatos de­mó­cra­tas dis­cu­tie­ron con fie­re­za so­bre de dón­de pro­ce­de el di­ne­ro de la po­lí­ti­ca y su in­fluen­cia en ella, la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal y qué es ser pro­gre­sis­ta. Su ca­si em­pa­te en Io­wa, don­de la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do ga­nó por la mí­ni­ma, y las en­cues­tas so­bre la pró­xi­ma vo­ta­ción en Nue­vo Ham­ps­hi­re, que le dan a San­ders trein­ta pun­tos de ven­ta­ja, es­ta­ban de­trás de los ata­ques que se de­di­ca­ron.

LA GUE­RRA DE IRAK Ex­pe­rien­cia o buen jui­cio.

La es­tra­te­gia de la an­ti­gua se­na­do­ra es reivin­di­car su ex­pe­rien­cia de Go­bierno fren­te a la inex­pe­rien­cia de San­ders. «Es­táis vo­tan­do tan­to a un pre­si­den­te como a un co­man­dan­te en je­fe», di­jo di­ri­gién­do­se a los elec­to­res y aña­dió: «No hay ma­ne­ra de sa­ber lo que pue­de lle- gar a la puer­ta de la Ca­sa Blan­ca y su­po­ner un pe­li­gro na­cio­nal». La res­pues­ta de San­ders fue con­tun­den­te: «La ex­pe­rien­cia no es lo úni­co que cuen­ta, tam­bién es im­por­tan­te el buen jui­cio. En 2002 los dos te­nía­mos la mis­ma in­for­ma­ción pa­ra va­li­dar la gue­rra de Irak. Uno de no­so­tros vo­tó lo co­rrec­to y el otro, no», di­jo en alu­sión a que en el Se­na­do él mis­mo se opu­so a aque­lla gue­rra y Clin­ton vo­tó a fa­vor.

La ex pri­me­ra da­ma no se de­jó ami­la­nar y en oca­sio­nes fue real­men­te agre­si­va como cuan­do se re­fi­rió a lo que se en­tien­de por pro­gre­sis­mo: «Un pro­gre­sis­ta es al­guien que ha­ce pro­gre­so, que ha­ce co­sas. Y yo las ha­go. Lo que no ha­go es pro­me­sas que no pue­do cum­plir». «No hay na­da ma­lo en ser mo­de­ra­da», le con­tes­tó San­ders re­cor­dan­do que así es có­mo ella mis­ma se de­fi­nió en el pa­sa­do. «Pe­ro no se pue­de ser mo­de­ra­da y pro­gre­sis­ta a la vez».

EL DI­NE­RO EN LA PO­LÍ­TI­CA La som­bra de las do­na­cio­nes.

La es­tra­te­gia de San­ders es­tá li­mi­ta­da a mos­trar­se como el úni­co aban­de­ra­do de ese pro­gre­sis­mo y a la de­nun­cia de la con­ni­ven­cia en­tre Wall Street y la po­lí­ti­ca. «Los mi­llo­na­rios con­tro­lan el pro­ce­so po­lí­ti­co», di­jo en re­fe­ren­cia a las do­na­cio­nes que des­ti­nan a las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, en­tre ellas la de Clin­ton. Es­ta, cla­ra­men­te en­fu­re­ci­da, le re­cri­mi­nó sus in­si­nua­cio­nes: «No creo que es­te ti­po de ata­ques sean dig­nos de ti. Ya es­tá bien. Si tie­nes al­go que de­cir, di­lo di­rec­ta­men­te».

La con­clu­sión del de­ba­te es que no hu­bo un cla­ro ga­na­dor. El me­jor re­su­men lo hi­zo na­da más aca­bar el de­ba­te un tuit de la ac­triz Mia Fa­rrow: «Es­ta­ría bien si pu­dié­ra­mos di­vi­dir el tra­ba­jo: Ber­nie se en­car­ga­ría de la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca y Hi­llary de la ex­te­rior»

Jour­nal,

JE­WEL SAMAD AFP

Hi­llary Clin­ton ges­ti­cu­la du­ran­te el de­ba­te de­mó­cra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.