Bru­se­las aprue­ba con re­pa­ros el pri­mer pre­su­pues­to de Cos­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

de Cos­ta por efec­tuar­las, el co­le­gio de co­mi­sa­rios mos­tró ayer su preo­cu­pa­ción y re­pa­ros so­bre «los se­rios ries­gos de in­cum­pli­mien­to de las me­tas fi­ja­das pa­ra Por­tu­gal en el pac­to de es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to». Por di­cho mo­ti­vo, el cer­co se ha apre­ta­do de nue­vo so­bre Lis­boa. El país se­rá vi­gi­la­do muy de cer­ca por la Co­mi­sión has­ta el mes de ma­yo, «cuan­do se rea­li­za­rá una nue­va va­lo­ra­ción so­bre los ob­je­ti­vos pre­su­pues­ta­rios fi­ja­dos pa­ra 2016», se­gún con­fir­mó ayer el co­mi­sa­rio Pie­rre Mos­co­vi­ci.

Pe­se a ello, el pri­mer mi­nis­tro se mos­tró «par­ti­cu­lar­men­te sa­tis­fe­cho» por la de­ci­sión de Bru­se­las, que con­si­de­ra «un aval a nues­tra alianza de iz­quier­da». An­to­nio Cos­ta no qui­so ma­ni­fes­tar­se, en cam­bio, so­bre las de­cla­ra­cio­nes ame­na­zan­tes del por­ta­voz par­la­men­ta­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, João Oli­vei­ra, quien ade­lan­tó, tras co­no­cer las nue­vas mo­di­fi­ca­cio­nes, que su for­ma­ción no se com­pro­me­te a apro­bar las cuen­tas en el Par­la­men­to el día 23. El mo­ti­vo prin­ci­pal de las dis­cre­pan­cias ra­di­ca en la subida de im­pues­tos.

Los pro­ble­mas no pa­ran de cre­cer pa­ra el Eje­cu­ti­vo, que ca­da vez es­tá en una po­si­ción más de­li­ca­da y con me­nos mar­gen de ac­tua­ción den­tro y fue­ra de Por­tu­gal. Lo úl­ti­mo, en es­te sen­ti­do, es otro ja­rro de agua fría que aca­ba de arro­jar­le la troi­ka. Las ins­ti­tu­cio­nes que la for­man, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y la Co­mi­sión Eu­ro­pea, han exi­gi­do a Lis­boa «más re­cor­tes y re­for­mas ade­más de los pre­sen­ta­dos a Bru­se­las» pa­ra «al­can­zar en 2016 un dé­fi­cit pú­bli­co in­fe- rior al 3% y con­ti­nuar con la sen­da de cre­ci­mien­to del 1,8%». El FMI pre­vé pa­ra 2016 un dé­fi­cit pú­bli­co en Por­tu­gal del 3,2%, le­jos del 2,2% que apun­ta Lis­boa, tras las me­di­das adop­ta­das por Cos­ta pa­ra ob­te­ner el vo­to fa­vo­ra­ble de co­mu­nis­tas y blo­quis­tas a su in­ves­ti­du­ra. A es­to hay que aña­dir los avi­sos de las agen­cias de ca­li­fi­ca­ción, que ame­na­zan con ba­jar la no­ta de Por­tu­gal, que ya se en­cuen­tra en el bono ba­su­ra.

El pri­mer mi­nis­tro se des­pla­zó ayer a Ber­lín, don­de al­mor­zó con An­ge­la Mer­kel, en un in­ten­to de nor­ma­li­zar las re­la­cio­nes en­tre Por­tu­gal y Ale­ma­nia tras la mo­ción de cen­su­ra que lo lle­vó al po­der. Se en­con­tró con que la can­ci­ller de­cía que «los lo­gros al­can­za­dos por su pre­de­ce­sor, el con­ser­va­dor Pas­sos Coel­ho, han si­do im­pre­sio­nan­tes», y que «el ac­tual con­tex­to po­si­ti­vo de la economía por­tu­gue­sa se de­be a las du­ras e im­po­pu­la­res po­lí­ti­cas apli­ca­das por el Eje­cu­ti­vo de Pas­sos». «Es­pe­ro que Por­tu­gal si­ga man­te­nien­do su rit­mo de cre­ci­mien­to», lo desafió.

TO­BIAS SCH­WARZ AFP

La can­ci­ller ale­ma­na y el pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués pasan re­vis­ta a las tro­pas en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.