Lon­dres se plan­ta an­te la ONU y reite­ra que de­ten­drá a As­san­ge

El ac­ti­vis­ta can­ta vic­to­ria, pe­ro no acla­ra si sal­drá a la ca­lle

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA

Emo­cio­na­do y con lá­gri­mas en los ojos el fun­da­dor de Wi­ki­leaks, Ju­lian As­san­ge, can­tó vic­to­ria. «No pue­de ne­gar­se», di­jo ayer des­de el bal­cón de la em­ba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres, mien­tras aga­rra­ba con fuer­za en su mano iz­quier­da el do­cu­men­to de la ONU que pi­de su pues­ta en li­ber­tad, pe­ro sin de­jar cla­ro qué ha­rá en los pró­xi­mos días.

A su al­re­de­dor, un cen­te­nar de pe­rio­dis­tas, se­gui­do­res y la aten­ta mi­ra­da de la se­gu­ri­dad de Scotland Yard, que si­gue te­nien­do or­den de de­te­ner­le si po­ne un pie fue­ra del sue­lo de la em­ba­ja­da. «Han te­ni­do dos se­ma­nas pa­ra ape­lar y no lo han he­cho por­que sa­bían que per­de­rían», gri­tó el aus­tra­liano, re­cal­can­do que tan­to Reino Uni­do como Sue­cia ha­bían fra­ca­sa­do «al más al­to ni­vel» ya que ayer aca­ba­ba el pla­zo.

As­san­ge des­cri­bió su si­tua­ción la­men­tan­do que lle­va­ba de­te­ni­do ar­bi­tra­ria­men­te cin­co años y me­dio, lo que pro­vo­có la ira de un tran­seún­te que gri­tó en va­rias oca­sio­nes: «¿al­guien pue­de en­ce­rrar a es­ta per­so­na?», en­tre aplau­sos de los se­gui­do­res del aus­tra­liano, que le res­pon­die­ron: «com­pa­ñe­ro, es­te es un país li­bre».

Lo cier­to es que a pri­me­ra ho­ra del día, un gru­po de tra­ba­jo en­car­ga­do de De­ten­cio­nes Ar­bi­tra­rias de la ONU, for­ma­do por cin­co per­so­nas, se que­jó de la fal­ta de li­ber­tad del fun­da­dor de Wi­ki­leaks du­ran­te «una can­ti­dad de tiem­po inacep­ta­ble». Lla­mó a las au­to­ri­da­des sue­cas y bri­tá­ni­cas a po­ner fin a su de­ten­ción y a res­pe­tar su de­re­cho a ser in­dem­ni­za­do.

Re­clu­sión vo­lun­ta­ria

La res­pues­ta del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, Ph­lip Ham­mond, no se hi­zo es­pe­rar. Ca­li­fi­có las con­clu­sio­nes del co­mi­té de la ONU como «ri­dí­cu­las». En la mis­ma lí­nea, pun­tua­li­zó que no per­mi­ti­rán que se «es­ca­pe de la jus­ti­cia», sin en­fren­tar­se a la cau­sa pen­dien­te por una pre­sun­ta vio­la­ción que tie­ne en Sue­cia y que el aus­tra­liano nie­ga. Des­de Es­to­col­mo, tam­po­co ven con bue­nos ojos la re­so­lu­ción apro­ba­da por la ONU y de­ja­ron cla­ro que As­san­ge es li­bre de de­jar la em­ba­ja­da cuan­do le plaz­ca, ya que aho­ra se en­cuen­tra re­clui­do «vo­lun­ta­ria­men­te».

«Echo de me­nos a mi fa­mi­lia, pe­ro es­ta vic­to­ria ha traí­do una son­ri­sa a mi ca­ra», di­jo As­san­ge en una vi­deo­con­fe­ren­cia, en la que re­co­no­ció que ve la de­ci­sión de la ONU como vin­cu­lan­te. Ade­más tu­vo pa­la­bras pa­ra cri­ti­car la ac­tua­ción del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, di­cien­do que no es­ta­ban a la al­tu­ra de su pues­to.

Tras su com­pa­re­cen­cia, si­guió una in­ter­ven­ción de su equi­po de de­fen­sa, en el que se en­cuen­tra el es­pa­ñol Bal­ta­sar Garzón, quien cri­ti­có la «do­ble mo­ral» de Sue­cia por no aca­tar el do­cu­men­to de los ex­per­tos, mien­tras pi­de for­mar par­te del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad. Pa­ra Garzón, nin­gún tri­bu­nal de un país de­mo­crá­ti­co va a con­de­nar a As­san­ge, por lo que «man­te­ner su de­ten­ción ar­bi­tra­ria es­tá fue­ra de lu­gar». Otra de las abo­ga­das, Me­lin­da Tay­lor, re­co­no­ció que su clien­te se en­fren­ta a la pers­pec­ti­va de una de­ten­ción in­de­fi­ni­da, lo que su­po­ne una «tor­tu­ra men­tal».

F. A. EFE

As­san­ge ha­bló des­de el bal­cón de la em­ba­ja­da de Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.